Conclusiones tras probar a fondo un smartwatch

COMPARTIR 0 TWITTEAR

LG G Watch

Hace no mucho escribí acerca de si merecía la pena o no la compra de un wearable, refiriéndome especialmente a los smartwatches. En ese artículo acabé por afirmar que para bolsillos ajustados no era una compra especialmente recomendable, ya que no me parecía que sobre el papel la funcionalidad que da hoy en día un smartwatch necesite un desembolso mínimo de unos 200 euros. Finalmente pude hacerme con un LG G Watch de forma gratuita –sería un poco hipócrita por mi parte comprarlo después de haberlo desaconsejado– gracias a una promoción, y después de unas semanas de uso pude sacar un par de cosas en claro.

Notificaciones

Sin duda, después de ponerme un smartwatch en la muñeca veo muy inferiores a los relojes convencionales por no ser capaces de igualar lo que me ofrece este. La principal ventaja de un smartwatch, (y pensé que la notaría menos) es la administración de las notificaciones. Ver al momento que es lo que te llega al móvil aunque lo tengas en otra parte de la habitación es una gozada, no tener que hacer nada más que bajar la mirada para saber que te han puesto en un WhatsApp o para ver un correo es mucho más útil de lo que pensaba, por no hablar de ahorrarte continuas visitas al móvil por las “vibraciones fantasma”.

Aplicaciones

Y qué decir de las aplicaciones propias del smartwatch: en su mayoría decepcionantes. No son cómodas, están excesivamente limitadas y no merecen la pena, algunas incluso sólo te permiten darle al botón de “abrir desde el móvil”, que es una función totalmente inútil a mi parecer. Algunas se salvan, también hay que decirlo, el poder ver tus notas de Evernote desde el reloj puede ser muy funcional. Pero a decir verdad, los desarrolladores no son todavía capaces –bien por falta de inspiración, o bien por falta de plataforma y medios– de aprovechar lo que te puede ofrecer un smartwatch.

En conclusión

A pesar de que considero que las aplicaciones han decepcionado muchísimo y que no aportan casi valor al producto, las notificaciones y la forma de gestionarlas en algunas aplicaciones como WhatsApp me han gustado mucho más de lo que me imaginaba y son realmente útiles. Pero esto no consigue cambiar mi opinión. ¿Un smartwatch merece la pena? La respuesta es un sí rotundo, te hará olvidarte de cualquier otro reloj, pero a ese precio yo diría que a la gran mayoría no les compensa su compra. Su funcionalidad actual es muy limitada para ser un dispositivo que ronda los 200 euros, y a pesar de que en un futuro puede convertirse en un gadget imprescindible, para nosotros hoy en día no creo que lo sea.

Una promoción o un combo junto a un móvil puede hacerlo una inversión rentable, pero en otras condiciones no lo creo. Aunque para afirmar si se trata de una compra rentable a largo plazo… no tengo el valor para afirmarlo, todo depende de como vaya evolucionando el software del dispositivo, pero también cabe la posibilidad de que el hardware actual no sea capaz de soportar ese software futuro. En cuanto a como envejeceran estos primeros smartwatches. estamos ante una gran incógnita.

¿Qué opinais vosotros? ¿Creéis que futuras actualizaciones pueden hacer aceptables los precios de los dispositivos de hoy en día?

Imagen Maurizio Pesce

Archivado en LG G Watch, Smartwatch
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion