Así logró el almacenamiento en la nube que no importe la capacidad de los dispositivos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Almacenamiento en la nube

En los primeros años de la popularización de Internet todos queríamos discos duros más y más grandes para coleccionar lo que encontrábamos en la red: películas, series, música, juegos, programas… Nos bajábamos todo, aunque nunca lo fuéramos a disfrutar. Así que parecía importante contar con discos enormes, y muchas personas adquirían varios unidades externas para guardar todo tipo de contenidos. Pero la novedad ha ido pasando, Internet ha evolucionado y, ahora mismo, no resulta relevante el almacenamiento local de los gadgets. Que un smartphone o tablet sólo ofrezca 32 GB es perfectamente razonable, que un ordenador disponga de sólo 256 GB tampoco supone un problema.

Esto ha sido posible gracias Internet, porque ahora todo se almacena en la nube, en servidores remotos. Ya sean archivos personales o contenidos, no tiene sentido guardarlo por nosotros mismoa. Así que vamos a echar un ojo a cómo hemos llegado a esta situación. Veremos que los dispositivos de almacenamiento han evolucionado, comprobaremos qué ofrece ahora Internet para sustituirlos y conoceremos las distintas opciones para guardar nuestros archivos. Comienza nuestro análisis:

El cambio del HDD al SSD

Desde hace décadas los datos se almacenan en HDD (Hard Disk Drive), lo que popularmente se conoce como un disco duro. Siempre queremos unidades más grandes, y los fabricantes han ido cumpliendo con nuestras exigencias. Sin embargo, los discos duros tradicionales sufren limitaciones. Se basan en el giro mecánico de una placa circular, en la que una aguja lee y graba datos. Por desgracia, la física impone ciertos límites, y los discos duros ya resultan muy lentos para las necesidades de los dispositivos actuales. Además, el que incluyan partes móviles los vuelve más propensos a roturas y accidentes, especialmente si los montan los gadgets que llevamos con nosotros encima.

Detalle de un disco duro

Así que han surgido los SSD, una alternativa sin partes móviles y mucho más rápida. Se integran en ordenadores de gama alta, ya sean portátiles o sobremesa, pero en unos años todos los modelos los usarán. En móviles y tablets se suele usar memoria flash más lenta, pero basada en los mismos principios, y que poco a poco va mejorando. En ambos casos, estos componentes tienen un precio mucho más alto por gigabyte de datos que los discos duros tradicionales. Así que se plantea una disyuntiva: si queremos que nuestros dispositivos funcionen de forma fluida, debemos renunciar a mucho espacio para guardar nuestros ficheros.

Todo está en la nube

¿Cómo podemos almacenar todo nuestros datos con unidades SSD y memorias flash tan pequeñas? Habrá quien recurra a discos duros HDD externos, pero creo que eso se ha vuelto innecesario a día de hoy. El almacenamiento interno tiene que quedar reservado a aplicaciones y archivos en los que trabajemos, el contenido (personal o de entretenimiento) debe estar en la nube.

Por ejemplo, nuestra música, series y películas las podemos disfrutar en Internet. Obviamente, los piratas no estarán por la labor de pagar para acceder a productos de ocio, pero a estas alturas creo que esa forma de pensar no tiene sentido. Para disfrutar de música casi sin límites existen Spotify o YouTube, y para las series o las películas contamos con YOMVI o Wuaki.tv, a la espera de que Netflix llegue a más mercados. Así que no encuentro necesario descargar y almacenar cientos de gigas de multimedia por medio de clientes de BitTorrent.

Spotify en iPhone

Lo que realmente es imprescindible guardar de alguna forma son nuestros archivos personales: todos tenemos miles y miles de fotografías importantes, decenas de vídeos que no queremos borrar, documentos y otros archivos profesionales que pueden llegar a ser muy numerosos, además de ocupar gran cantidad de espacio… Lo normal es que en un SSD de 256 GB no quepan, e incluso quien tenga un disco duro de 1 TB llegará a sufrir problemas. Pero, gracias a la nube, no importa el espacio libre en los dispositivos. Además, no hemos de olvidar que jamás se debe guardar sólo una copia de nuestros archivos personales, resulta importante tenerlos duplicados por si se estropea el medio de almacenamiento.

Así que lo lógico me parece recurrir al almacenamiento en la nube: es fiable, económico y todo lo privado que podemos esperar después de que Edward Snowden revelase que Estados Unidos espía lo que hacemos en Internet. La verdad es que yo ya he comenzado a migrar todo mi contenido a la nube, así que te voy a presentar las alternativas de las que dispones si quieres seguir mis pasos.

La nube, estos son los precios

La verdad es que, ahora mismo, las tarifas por guardar nuestros archivos en la nube resultan bastante asequibles, especialmente las de Microsoft, que llegó tarde al sector pero ahora destaca mucho. Por 7 euros al mes (o 69 euros al año) ofrece 1 TB de espacio, una licencia de Office 365 (la suite de ofimática con Word incluido) y 60 minutos de llamadas por Skype. Y lo más importante es que la multinacional ha desarrollado buenas aplicaciones para usar estos servicios en todos los sistemas operativos. La verdad, en este campo Microsoft cuida más plataformas como Android o iOS que el propio Windows.

OneDrive, el servicio de almacenamiento en la nube de Microsoft

Pero lo mejor es que decidas por ti mismo conociendo los detalles. Hemos de aclarar que fotos y vídeos no ocupan espacio en Google Drive a no ser que sean de más de 2048 x 2048 píxeles las primeras y de más de 15 minutos los segundos. Aunque existen muchos competidores, vamos a conocer las propuestas de Dropbox, Google Drive y OneDrive, las más atractivas:

Dropbox Google Drive OneDrive
Plan gratuito 2 GB (ampliable hasta 16 GB) 15 GB 15 GB
100 GB 1,99 dólares/mes 1,99 euros/mes
200 GB 3,99 euros/mes
1 TB 9,99 euros/mes 9,99 dólares/mes 7 euros/mes (con Office 365)

Por otro lado, Amazon Cloud Drive se ha sumado a esta guerra en algunos países, con una oferta por sólo 12 dólares al año que incluye 5 GB y almacenamiento ilimitado de fotos. Por sólo 60 dólares podremos guardar todo tipo de archivos, también sin un tope de capacidad. Desde luego, unas tarifas extremadamente competitivas, pero que no se aplican en España ni en Latinoamérica por ahora. Así que, mientras nos mantengan los precios actuales, no hay ningún motivo para contemplar a Amazon como una alternativa interesante.

Por otro lado, Apple dispone de una plataforma propia, llamada iCloud Drive. Los precios no resultan muy llamativos y sus funcionalidades son limitadas, así que sólo lo veo atractiva para los usuarios de Mac y dispositivos iOS… y aun en ese caso, yo echaría un ojo a las otras propuestas, porque también funcionan muy bien en el hardware de Apple.

Servidores de Internet

Ventajas… e inconvenientes

La gran ventaja de subir todo a la nube es tenerlo disponible en cualquier lugar en el que haya Internet… y el gran problema es precisamente esa gran dependencia de la red. En cualquier caso, a día de hoy, casi todo el mundo está conectado las 24 horas del día. Además, se vuelve necesaria una conexión de una cierta velocidad, y la subida inicial de archivos suele tardar días… o semanas. Pero, en general, los archivos estarán más seguros en servidores gestionados por profesionales que en tu hogar o lugar de trabajo. De todas formas, si se tratan de datos extremadamente delicados, no puedes descartar que alguien espíe tu cuenta o acceda a ella sin autorización aprovechando alguna vulnerabilidad.

En cualquier caso, tengo claro que el almacenamiento en la nube ha dejado atrás al local. Ahora, en cualquier dispositivo, sólo quiero espacio para instalar el sistema operativo y las aplicaciones, no importa que sólo cuente con 32 GB libres. Que tampoco es que los programas resulten pequeños, sobre todo en el caso de los juegos. Pero a día de hoy, los contenidos (música, series, películas…) se consumen en streaming, y nuestros archivos personales deben estar en Internet: es lo más práctico, seguro y, en ocasiones, hasta acaba saliendo barato.

¿Qué opinas tú de este tema? ¿Has migrado ya todos tus datos a servicios como Dropbox, Google Drive o OneDrive, o no te fías de que se guarden en la red de redes?

Archivado en Almacenamiento en la nube, Cloud Computing, Dropbox, Google Drive, OneDrive
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs