¿La música se ha vuelto demasiado asequible? Analizamos el modelo de Spotify

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Spotify en iPhone

Lo cierto es que el desarrollo económico se puede medir en buena medida mirando la facilidad para acceder a ciertos bienes: hace 100 años la carne representaba un lujo para muchos españoles, a día de hoy casi todo el mundo se puede permitir comerla con frecuencia. Podría parecer que eso es bueno, y que si se aplicara a otros sectores los consumidores nos veríamos beneficiados, pero con el de la música tal vez estemos yendo demasiado lejos.

Tengo claro que la industria discográfica se aprovechó de los aficionados durante décadas con precios absurdamente altos, pero a finales de los años 90 la piratería mediante archivos MP3 por Internet supuso que sus beneficios descendieran abruptamente. A pesar de que las reacciones fueron lentas, al final no quedó otro remedio que reconocer que había que bajar el precio de la música de forma enorme para seguir vendiendo algo.

En Spotify (casi) todo es gratis

El resultado es que el servicio de streaming Spotify, a día de hoy, nos ofrece música en unas condiciones muy buenas aunque no paguemos nada. Desde un ordenador o una tablet podemos escuchar canciones sin límites ni ninguna restricción, sólo debemos sufrir publicidad de vez en cuando. Es decir, escogemos la canción que queremos en cada momento, elaboramos listas de reproducción y usamos las apps que mejoran la experiencia.

Imagen parcial de monedas de uno y dos euros

En el móvil sí nos encontramos condiciones especiales: sólo podemos escuchar listas de reproducción en modo aleatorio (o las canciones de un artista concreto) y no podemos saltarnos más que cinco temas que no nos gusten cada hora. Para evitar estos límites hemos de pagar una suscripción mensual de 9,99 euros, que además elimina la publicidad, mejora la calidad del sonido y permite guardar canciones para escucharlas sin conexión.

Yo pagué una suscripción de Spotify en el pasado, una de 4,99 euros que estaba pensada para usuarios de ordenador y que ahora ya no se ofrece. La verdad, me encontraba muy satisfecho, pero tras la última mejora de las condiciones de Spotify, me di cuenta de que no tenía sentido seguir gastando en algo que en su versión gratuita resulta perfectamente disfrutable.

La música en streaming no es rentable

Lo cierto es que tanto Spotify como rivales del estilo de Pandora o Rhapsody no hacen más que acumular pérdidas. Gracias a los datos obtenidos por Xataka podemos ver que los resultados económicos de Spotify no van por el buen camino:

Gráfico con las pérdidas de Spotify

Pero todos sabemos que Spotify no es más que un títere de las discográficas, que en cualquier momento pueden sacar del mercado. No lo hacen porque en el 2013 Spotify abonó 500 millones de dólares a la industria en concepto de derechos, y se estima que durante el 2014 esa cifra subió a los 1.000 millones de dólares. Eso sí, el negocio de la publicidad no sale muy rentable, y la mayor parte de los ingresos vienen de las suscripciones de pago.

Las discográficas se tratan de empresas que quieren maximizar sus beneficios, y ahora creen que la mejor forma de hacerlo es mediante este sistema freemium, con el que Spotify tiene 60 millones de usuarios, pero sólo la cuarta parte paga algo. Pero en cualquier momento pueden querer experimentar con otro modelo de negocio en el que no resulte tan sencillo acceder a la música sin coste. Y parece que una empresa muy influyente desea que eso ocurra cuanto antes.

Apple quiere que paguemos

Apple se ha decidido al fin a lanzar una plataforma de streaming musical, que funcionará con la tecnología que obtuvo con la compra de Beats el año pasado y no tendrá modalidad gratuita. Pero, con tanta facilidad para obtener música sin coste, pocos usuarios estarían dispuestos a pagarle a Apple por este servicio. El usuario medio del iPhone es muy dado a gastar dinero con su móvil, pero tampoco resultaría nada fácil convencerlo para hacerlo sin necesidad.

beats

Y, al parecer, Apple presiona a las discográficas para acabar con el modelo freemium de Spotify e incluso para retirar música de YouTube. Quiere usar su gran influencia para que la industria cancele las licencias que permiten que se acceda a su música sin coste, e imaginamos que el argumento que emplea se centra en que su sistema de suscripción generará más beneficios que el actual de Spotify y sus competidores.

Las autoridades estadounidenses, según los rumores, habrían conocido la intención de Apple, y estarían investigando al respecto. Ya que, por mucho que algunos pensemos que la música debe tener un valor, lo que está haciendo la marca de la manzana es conspirar para alterar la libre competencia y subir los precios de forma artificial. Algo que seguramente será declarado ilegal si se llega a realizar un juicio, y que hace un daño enorme a los consumidores.

¿Debe ser la música gratis?

La pregunta de fondo me parece muy complicada, ¿puede ser la música gratis? Simplificando mucho yo diría que los artistas tienen derecho a intentar ganarse la vida de forma digna sin sufrir el acoso de la piratería. Y, desde luego, muchas veces las discográficas suponen más un impedimento que una ayuda para este objetivo. Pero que la música deba o no deba ser gratis se trata de un tema mucho más complejo.

Dispositivos con Spotify

Quizá la publicidad se vuelva suficiente para sostener a la industria, aunque sería un sector más pequeño que si recibiera otros ingresos. Tal vez no tenga sentido vender canciones, sino que el negocio se deba montar alrededor de los conciertos, el merchandising y la explotación de la imagen de los artistas. O puede que haya que ajustar un poco el modelo freemium: sí que es posible ofrecer música gratis, pero con alguna restricción adicional que anime a los aficionados a rascarse el bolsillo.


Así que hemos visto que hoy vivimos un momento idílico para los que amamos la música. Nunca ha sido tan fácil y económico acceder a un catálogo así de grande. Se trata de una situación que no sabemos si resultará sostenible en el tiempo, porque yo la veo demasiado buena para durar. El caso es que Internet ha cambiado para siempre este sector, y los tiempos de pagar 30 euros por un disco con 10 canciones, por suerte, nunca van a volver.

¿Qué opinas tú de este tema? ¿Crees que Spotify humilla a los artistas al regalar su trabajo, o consideras que el acceso a la cultura debe ser libre?

Archivado en Música, Música en streaming, Spotify
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion