Versión original en películas y series emitidas en España, ¿realmente es posible?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Doblador

Un tema polémico entre los aficionados a películas y series es si resulta mejor escucharlas en su versión original subtitulada (V.O.S.) al español o es preferible el doblaje, que ahora mismo representa la opción generalizada en España. En muchos países no existe esta costumbre, y sus ciudadanos que nos visitan suelen sorprenderse negativamente por nuestra opción. Otros puristas reniegan del doblaje por razones artísticas, y lo consideran un gasto innecesario (aunque también es verdad que genera trabajo aquí). Dos posturas difícilmente reconciliables, y sobre las que todo el mundo suele tener opiniones muy claras.

En este artículo repasaremos brevemente la historia del doblaje español, conoceremos las ventajas de las versiones originales y por último veremos que, aunque pudiera ser deseable adoptar las V.O.S. en el futuro, se trata de una idea muy difícil de realizar, con la que resulta improbable que nadie con capacidad de decisión se vaya a comprometer en breve. Empieza nuestro análisis:

Breve historia del doblaje español

El doblaje en España es una costumbre muy arraigada, que tuvo su origen en la Segunda República, aunque realmente se volvió obligatorio en 1941 bajo el gobierno de Franco. Al parecer, y siguiendo el ejemplo de Mussolini en Italia, el dictador tenía dos objetivos: por un lado, defender y exaltar el idioma español, y utilizar el doblaje para eliminar de las películas cualquier idea que no estuviera de acuerdo con la forma de pensar oficial del régimen.

Micrófono de doblaje

Otros historiadores creen que esta obligación no existió, y que los distribuidores decidieron usar voces en español para aumentar la popularidad del cine. El caso es que el doblaje se ha impuesto en España, al igual que en otros países que sufrieron dictaduras como Alemania e Italia. En Francia también se ha generalizado, pero no en Reino Unido, en los países nórdicos ni en Portugal. En general, en Latinoamérica también se dobla, aunque en este caso se suele hacer una versión en español neutro para todos los países.

Las ventajas de la versión original

En mi opinión, está claro que doblar una película equivale a mutilarla. Buena parte del trabajo de los actores se refleja en la voz. No quiero entrar en el debate de si los dobladores españoles son buenos o malos, porque no creo que tenga importancia. En cualquier caso, lo deseable me parece escuchar la voz original, que en ciertos casos cambia por completo a un personaje de una serie o una película. No hay que olvidar que el número de actores de doblaje en España resulta limitado, y eso provoca que muchas veces las voces se repitan, haciendo que Leonardo DiCaprio y Johnny Depp hablen exactamente igual para los españoles, por poner un ejemplo.

Además, también se dice mucho que el contacto con el inglés en películas y series ayuda a aumentar el nivel general del idioma en un país. Es un argumento aceptable, pero creo que las soluciones para mejorar nuestro inglés deberían venir desde el ámbito educativo, no desde el entretenimiento. Los colegios tendrían que otorgarnos un nivel que nos permitiera prescindir del doblaje, no ha de ser Hollywood el que nos ayude con los idiomas.

Fotograma de una película con subtítulos

Por último, también hay quien dice que el uso de los subtítulos tiene sus problemas: al concentrarnos en leer el texto no apreciamos las imágenes como es debido, y esto justificaría el hecho de que nos perdamos las voces originales.

Una idea interesante, pero irrealizable

La propuesta de abandonar el doblaje en España suele venir en muchos casos de extranjeros, y en ese caso sus argumentos no son demasiado válidos, ellos defienden sus costumbres, y nosotros las nuestras. Otros apoyan la versión original subtitulada porque creen que respeta mejor la obra, pero no se dan cuenta de que quieren imponer algo con muchas implicaciones. Suelen tratarse de personas jóvenes, abiertas a la innovación y con un nivel cultural alto.

Pero el cine (y más aun la televisión) es para todos, niños y ancianos, universitarios y personas sin apenas estudios, para mentes inquietas y otras más relajadas. Abandonar el doblaje tendría una contestación social enorme y, dado que sólo parece posible hacerlo por ley, supondría un coste político considerable para el partido que decidiera sacar adelante esta iniciativa. Si nuestros gobernantes se preocuparan por el tema, deberían tomar medidas muy poco a poco: primero incentivar las emisiones duales, luego introducir poco a poco la V.O.S., realizar campañas de concienciación…

Ahora bien, si dejamos el cambio en manos de los espectadores y del mercado, puede tardar muchos años o no realizarse nunca. Es verdad que bastantes aficionados a las series que las descargan de Internet empiezan a aceptar a regañadientes verlas en inglés para no esperar a que lleguen a España, pero pocas de esas personas realmente renunciarían a un doblaje si lo tuvieran disponible.

Doblaje de una película

Así que las cosas están de esta manera: sería positivo, en general eliminar el doblaje en España y en otros países. También resultaría ideal que todo el mundo dominara el inglés y pudiéramos disfrutar las películas anglosajonas con la máxima comodidad. Ninguna de las dos cosas va a suceder de un día para otro, así que me temo que conviviremos con los doblajes muchos años. La demanda de las V.O.S. crece poco a poco: cada vez más cines y plataformas de televisión las ofrecen, pero por ahora se trata de un pedazo muy pequeño del sector audiovisual español. Pesan más de 70 años de tradición y las costumbres de casi 50 millones de habitantes. No es fácil que todo eso cambie de repente.

Así que, respondiendo a la pregunta del título, está claro que a día de hoy no sería posible eliminar el doblaje en España, y que cualquier cambio al respecto (espontáneo o forzado) tardaría años, quizá décadas, en dar resultados. Personalmente, la V.O.S. me gusta (incluso me agradan los subtítulos en inglés), pero creo que las personas que la exigen para los cines y televisiones locales son un poco egoístas, o quizá no tienen claros los grandes trastornos que provocaría.

¿Qué opinas de este tema? ¿Crees que sería factible eliminar el doblaje en España a corto plazo, o te parece que algo así resultaría extremadamente complejo?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion