Primer día de la feria de videojuegos E3: secuelas, remasterizaciones y reinicios de sagas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Imagen del videojuego Fallout 4

Podría parecer que el mundo del videojuego, vinculado a la tecnología, favorece la innovación y el riesgo. No siempre es así, mientras el sistema de control diferencial de la Nintendo Wii fue muy bien recibido, las novedades de Kinect para Xbox One y del mando de la Nintendo Wii U representaron un sonado fracaso. Ahora mismo está de moda la realidad virtual, que en el caso de Oculus Rift ofrecerá cierta compatibilidad con Xbox One, y no está claro que vaya a volverse un éxito.

Pero en el campo de los juegos la apuesta por la innovación resulta mínima. En los últimos meses han salido franquicias nuevas para las últimas consolas de Sony y Microsoft como Bloodborne, Sunset Overdrive, The Order: 1886, Titanfall, Watch Dogs… Era el principio de la generación, pero parece que todo ha cambiado. Estos días se celebra en Los Angeles la E3, la gran feria anual del videojuego, y los juegos novedosos han sido escasos.

Las compañías se decantan por lo seguro, las secuelas de títulos que han funcionado en el pasado. Y, cuando el número de entregas se vuelve absurdamente alto, le pegan un lavado de cara total a la franquicia y lo llaman “reinicio” o “reboot“. En ocasiones, sencillamente se coge un juego de PlayStation 3 y Xbox 360, se retocan los gráficos y se vende de nuevo en PlayStation 4 y Xbox One. Así que vamos a repasar lo que hemos visto en este primer día de la E3:

Las secuelas, un mal común

¿Secuelas? Muchas. Empezando por una editora tan prestigiosa como Bethesda, que ha presentado Fallout 4. Aunque al menos el último juego tiene ya cinco años, así que no nos saturaremos. También ha mostrado Dishonored 2, una continuación de una genial aventura de la pasada generación. Las expectativas están altas, pero no sabemos si se perderá la frescura del original.

Por su parte, Microsoft nos ha traído Halo 5: Guardians. No es que cinco juegos sean muchos en casi 15 años de vida, pero Microsoft explota demasiado la saga con capítulos secundarios, así que muchos ya estamos cansados del universo de Halo. Luego tendremos Forza Motorsport 6, y Rise of the Tomb Raider, la secuela de un reinicio, con la que la saga llega a su capítulo número once. Fable Legends es en cierto sentido una secuela, aunque apuesta por un nuevo estilo de juego. Gears of War 4, otra continuación, por mucho que los aficionados la deseemos. Por último, Microsoft enseñó Dark Sould III, aunque saldrá también en PlayStation 4.

¿Más secuelas? En los próximos días veremos docenas, como Uncharted 4: A Thief’s End, Assassin’s Creed Syndicate, Call of Duty: Black Ops 3, Street Fighter V, Batman: Arkham Knight, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, Gran Turismo 7, Titanfall 2… La lista resulta interminable.

Los refritos, de moda en la industria

Imagen del videojuego Gears of War

Desde la versión para nueva generación de Tomb Raider hasta la remasterización de The Last of Us, pasando por Grand Theft Auto V, el refrito está de moda. Es tan fácil como coger un juego antiguo, retocar los gráficos, añadir los contenidos descargables al disco… ¡y a venderlo otra vez! Se trata de un negocio con poco riesgo económico, así que a todas las empresas les gusta. Bethesda ha empezado con el refrito de Dishonored, y Microsoft ha continuado con el de Gears of War. Y algo similar es Rare Replay, una compilación de juegos clásicos de Rare, algunos con décadas a sus espaldas.

En próximos días lo hará Sony con una recopilación de los tres primeros Uncharted, y no podemos descartar que otras empresas la imiten. Desde luego, una forma de actuar que aburre a muchos aficionados.

Los reinicios, otra forma de secuela

La primera en hacer un reinicio fue Bethesda con su nuevo DOOM, pero no la única. Halo 5: Guardians se vende un poco como un reboot, porque cambia bastantes cosas en la saga… que cada uno lo vea como quiera. Lo más sorprendente es cuando los reinicios… ¡tienen sus propias secuelas! Es el caso del mencionado Rise of the Tomb Raider.

Se comenta que Final Fantasy VII va a recibir su tan deseada nueva versión, aunque como se tratará de un juego hecho de cero deberíamos considerarlo más bien un remake. Nintendo presentará un Star Fox, otro candidato a un profundo reboot tras tantos años de espera. Y veremos un nuevo Mirror’s Edge que parece que no será una secuela, a pesar de que sólo ha salido una entrega en el pasado. No sabemos si alguna otra compañía se unirá a la fiesta, pero parece probable.

Una industria aburrida

Sí que veremos juegos nuevos, como The Division o No Man’s Sky, aunque Microsoft reserva para más adelante franquicias novedosas como Quantum Break y Scalebound. Sony puede presentar algo inédito en los próximos días, pero esperar lo mismo de Nintendo resultaría demasiado inocente. La tendencia se resume en apostar por lo que ya funciona, más ahora que la generación de PlayStation 4 y Xbox One se está asentado.

Imagen del videojuego Uncharted 4: A Thief's End

Así que esto es lo que nos toca sufrir a los jugadores en esta E3 2015: secuelas, refritos y reboots. Por supuesto, los juegos independientes siempre nos presentan propuestas frescas, pero las grandes superproducciones apuestan por lo seguro. El primer día de la E3 ha sido muy conservador, y creo que será la norma durante el resto de la feria.

¿Qué opinas de este tema? ¿Te ha decepcionado tan poca originalidad en la E3 2015, o encuentras normal que se continúe lo que funciona?

Archivado en Microsoft, Nintendo, Sony, Videojuegos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion