Los móviles de gama media deben saltar a pantallas 1080p y a 2 GB de memoria

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Smartphone Motorola Moto G 2015

La tecnología no deja de avanzar, eso está claro, pero no todos los segmentos lo hacen al mismo ritmo. Por ejemplo, en los últimos años las tablets y los smartphones han estado de moda, y han mejorado a pasos agigantados. Los ordenadores de sobremesa, que cada vez eligen menos consumidores, han evolucionado bastante menos durante este mismo período. Los fabricantes dan prioridad a un producto u otro dependiendo de las novedades técnicas disponibles, pero también de la demanda del mercado.

A pesar de que los teléfonos móviles inteligentes de gama alta han mejorado en casi todos los aspectos estos dos últimos años, en la gama media se ha vivido un notable estancamiento. Parece que, si un smartphone dispone de 1 GB de RAM y una pantalla HD (1.280 x 720 píxeles), ya se trata de un modelo aceptable, apto para un usuario medio. El problema es que el paso de los meses ha vuelto obsoleta esa configuración, y a día de hoy deberíamos exigir una pantalla 1080p y 2 GB de RAM para calificar un dispositivo como un verdadero “gama media” que valga la pena. Vamos a ver el tema en detalle:

El legendario Motorola Moto G del 2013

El Motorola Moto G de primera generación fue el primer smartphone Android de bajo coste que no sacrificaba apenas ninguna función necesaria para el gran público. Se lanzó en noviembre del 2013 y su propuesta resultaba muy sólida: una amplia pantalla HD de 4,5 pulgadas, un capaz procesador de cuatro núcleos y 1 GB de RAM. Por un precio de 199 ofrecía una experiencia digna, ya no hacía falta gastar cientos de euros en un modelo de gama alta. La cámara era algo floja y no contaba con ranura para microSD (mucho menos 4G), pero… ¿qué se podía pedir en aquel entonces por ese precio?

Motorola Moto G

Nosotros analizamos el primer Motorola Moto G y nos gustaron tanto su gran autonomía como que trajera una versión de Android muy cercana a la que concibió Google, sin apenas modificaciones. El terminal pronto se volvió un superventas por su excelente relación calidad-precio e hizo a la gama media subir de nivel de forma inmediata. No es de extrañar, en ese momento Google era la dueña de Motorola, y le gustaban los terminales asequibles pero con buenas especificaciones. El problema es que algo después vendió la empresa de móviles a Lenovo, y entonces todo cambió.

La tecnología debe avanzar

Desde que salió el Motorola Moto G 2013 muchos han sido los móviles de su rango de precio que han apostado por la combinación de un procesador de 4 núcleos, 1 GB de memoria RAM y una pantalla HD de 1.280 x 720 píxeles. Incluyendo el Motorola Moto G de 2015, que se conformó con llevar el tamaño del panel a las 5 pulgadas y mejorar un poco la cámara. Ahora mismo estas especificaciones se pueden encontrar por menos de 200 euros, pero parece que hay miedo a mejorar lo que ofrece la gama media.

Por el momento los móviles de estos precios con 2 GB de RAM no resultan comunes, y los que llevan una pantalla 1080p (de 1.920 x 1.080 píxeles) son muy pocos. Sin embargo, ya es hora de dar el salto. No podemos mantenernos en especificaciones de hace dos años para siempre. 1 GB de RAM se trata de una cifra baja para una multitarea fluida de las aplicaciones, y la pantalla 720p en 5 pulgadas no se ve todo los nítida que nos gustaría. Hay que seguir avanzado.

Motorola Moto G 2015 contra bq Aquaris M5

Smartphones bq Aquaris m

Ayer se presentó el nuevo Motorola Moto G de 2015, y no se puede decir que haya sorprendido demasiado. Se omite la opción de una pantalla 1080p, y la versión base cuenta con 8 GB de almacenamiento y 1 GB de RAM por 199 euros. Por 30 euros más podemos disfrutar de 16 GB de espacio y 2 GB de RAM, pero se trata de un extra. No nos encontramos ante un dispositivo precisamente competitivo, y el precio ya ha dejado de representar una gran oportunidad.

Esto contrasta mucho con el bq Aquaris M5, un modelo de la firma española que podríamos considerar de “gama media”. Pero bq no creyó que se pueda seguir vendiendo un producto con especificaciones de hace dos años. Así que tomó la difícil decisión de subir el precio, y eso le permitió aumentar las prestaciones. De esta forma ofrece un procesador de 8 núcleos bastante superior, 2 GB de RAM y una pantalla 1080p. Por 269 euros también incluye 16 GB de RAM y una cámara decente, además de una amplia batería. Sin duda, un buen trabajo.

Es hora de avanzar

Tengo claro que la gama media ha de dar un paso adelante. Las pantallas HD y los móviles con 1 GB de RAM tienen que pasar a la gama baja. Si para mejorar la gama media hay que subir un poco los precios durante un tiempo como hizo bq, me parece aceptable. Pero lo que no encuentro de recibo es vender dispositivos ofreciendo casi lo mismo que hace dos años. Al final, los smarphones con especificaciones demasiado bajas acaban suponiendo un problema, porque proporcionan experiencias tan malas que sus dueños llegan a odiarlos… o los sustituyen en pocos meses por un modelo mejor.

Moto G 2015

Así que los móviles de gama media deben saltar a pantallas 1080p y a 2 GB de memoria, lo tengo muy claro. Parte de la culpa es de los fabricantes, que quieren ahorrar costes, pero también de los usuarios, que se dejan guiar por los bajos precios y no se informan de qué es lo que necesitan en realidad.

¿Qué opinas de este tema? ¿Crees que los smartphones de gama media necesitan avanzar urgentemente, o comprendes que estas transiciones siempre tardan un tiempo?

Archivado en Smartphones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion