Por qué Samsung sería un excelente comprador para AMD

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Procesador AMD

Las grandes empresas no dudan en reforzar su posición con la adquisición de otras más pequeñas, y muchas veces las que fueron líderes de su sector hace años acaban compradas por firmas novatas en el campo, como pasó cuando Microsoft se hizo con Nokia. Y parece que ahora Microsoft, la empresa creadora de Windows, quiere hacerse dueña de AMD, el fabricante de procesadores. Pero en mi opinión, Samsung sacaría mejor partido de AMD, a la vista de su experiencia y capacidades.

Así que en este artículo vamos a comprobar cómo de crítica se ha vuelto la situación de AMD, veremos que no tendría demasiado sentido que Microsoft la absorbiese y, por último, descubriremos que Samsung podría conseguir grandes cosas con AMD. Comienza nuestro análisis del futuro de la industria de los procesadores:

La débil posición de AMD

El mercado de los procesadores x86 se encuentra claramente dominado por Intel. Se tratan de los chips que llevan los ordenadores de sobremesa o portátiles, así como las tablets Windows. AMD es el otro gran competidor en este mercado, pero su situación se ha vuelto bastante precaria. En el segundo trimestre de 2015 ha perdido 137 millones de euros, y lleva ya muchos trimestres con malos resultados. Sus cifras de negocio resultan muy pequeñas, ingresó 942 millones de dólares, mientras que Intel en el mismo período obtuvo 13.200 millones de dólares, lo que supuso cuantiosos beneficios.

Intel contra AMD

Sólo hay que acercarse a un tienda para ver que la mayoría de los ordenadores usan procesadores Intel, y AMD sólo consigue un hueco en los sobremesas de gama media y baja. De hecho, AMD ya no ofrece chips avanzados, porque no cuenta con una tecnología competitiva. En el sector de las gráficas la posición de AMD no resulta tan débil, pero NVIDIA se trata de la líder, y vende tres veces más tarjetas que su rival. El resultado de todo esto es que el valor en bolsa de AMD resulta ridículo, de menos de 1.500 millones de dólares.

Microsoft no necesita a AMD

Hace poco tiempo sonaron rumores de que AMD se iba a reestructurar o incluso dividir en dos su negocio, pero también se comentó que empresas como Samsung, Qualcomm o Microsoft la podrían querer comprar. Las tres firmas disponen de dinero para hacerlo, además Samsung y Qualcomm diseñan procesadores, aunque de tipo ARM. La arquitectura ARM es más sencilla y fácil de fabricar, normalmente se usa en dispositivos móviles por su bajo consumo. Pero Microsoft se trata de una empresa de software, cuyos éxitos con el hardware resulta escasos, y que nunca se ha encargado de componentes internos de los equipos.

Aunque Microsoft compra procesadores a AMD (los emplea en su consola Xbox One), lo cierto es que no tengo claro para qué puede querer la empresa. AMD está casi en la ruina y su tecnología se ha quedado atrás. Además, sólo diseña los procesadores y otras empresas se los fabrican, mientras que Intel cuenta con factorías propias, lo que disminuye el valor de AMD. Tal y como se encuentra la compañía, sus procesadores no servirían para productos como la Microsoft Surface o los smartphones Lumia. Microsoft debería gastar muchísimo dinero (que lo tiene) para que AMD pueda competir con Intel, y no se puede decir que los creadores de Windows tengan experiencia en esta industria.

Windows 10 en una Microsoft Surface

Así que la compra de AMD por parte de Microsoft me parece una locura: no está claro para qué va a servir a corto plazo, sus negocios son completamente diferentes y reflotar la empresa puede salir carísimo.

Las sinergias entre AMD y Samsung

Sin embargo, Samsung sí tiene muchas razones para mostrar interés por AMD. En primer lugar porque cuenta con una amplia experiencia en procesadores, pero trabaja con la arquitectura ARM. Así que disponer de una licencia para x86 y el conocimiento de AMD sería muy útil. Además, Samsung tiene algo de lo que AMD carece: fábricas propias para elaborar los procesadores, que están entre las más punteras del mundo. Lo cierto es que se trata de una gran oportunidad para Samsung de entrar en el lucrativo negocio que Intel domina con mano de hierro.

Hace poco se rumoreó que Samsung podría tener procesadores diseñados a un tamaño de 10 nanómetros a principios de 2016, mientras que Intel no lo conseguirá hasta mediados del 2017. El tamaño de los transistores se trata de una ventaja clave, que permite diseñar chips más potentes y que consumen menos. Está claro que fabricar un procesador x86 es más complejo que un ARM, y que Samsung tardaría un tiempo en adaptarse al nuevo segmento. Pero lo cierto es que nos encontramos en un momento idóneo para que Samsung se enfrente a Intel gracias a esta circunstancia.

Una compra muy lógica

Samsung

Samsung no tiene tanto dinero como Microsoft para realizar la compra, pero realmente le sobra para hacerse con una compañía de tan poco valor. Intel se trata de una empresa extremadamente rentable, y a cualquiera le gustaría robarle parte de su cuota de mercado. Desde luego, Microsoft iba a tener difícil transformar a AMD una compañía competitiva, mientras que Samsung parte de una posición ventajosa para lograrlo.

Así que mi apuesta es clara, lo lógico resultaría que Samsung comprara AMD, no le veo ningún sentido a que lo haga Microsoft. Lo que se ha vuelto evidente es que AMD no puede seguir indefinidamente en pérdidas, y no parece capaz de sacar productos interesantes, así que a medio plazo una adquisición por un tercero resulta inevitable.

¿Qué opinas tú de este tema? ¿Crees que Samsung debería comprar AMD, o consideras que Microsoft sacaría más partido de ella?

Archivado en AMD, Procesadores, Samsung
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs