Qué es y qué supone cambiar a USB Type-C

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Entrada USB Type-C de un ordenador

Mucho se ha hablado del nuevo conector llamado USB Type-C pero, ¿qué cambios nos brinda realmente éste nuevo tipo de conexión? Gracias a Gizmodo tenemos un completo análisis, que ahora yo os acerco, de todo lo que conlleva la implementación de éste nuevo estándar de conexión en el mercado.

Lo primero, ¿por qué ese nombre?

Se puede pensar que la nueva conexión debería haberse llamado USB 4.0. Sin embargo, el número de versión solo se incrementa cuando se amplían la velocidad o funcionalidades de la tecnología USB, mientras que cuando cambia su morfología física es cuando se cambia el tipo de USB –este es el caso que nos ocupa–. Con esto, los USB 2.0 y 3.0 son Type-A, mientras que los MicroUSB y MiniUSB son Type-B. Estás son las bondades del nuevo Type-C:

Transmite más electricidad, y también es muy rápido con los datos

El nuevo estándar transmite 20 voltios y 5 amperios, mientras que el USB 2.0 hace lo propio con 5 voltios y 400-900 amperios, por lo que es evidente que la diferencia es muy notable. Este aumento en la electricidad transmitida nos permitirá, por ejemplo, cargar nuestros teléfonos más rápidos –siempre y cuando su batería lo permita–, además de que es más que suficiente para cargar tanto móviles como tabletas, cámaras e incluso portátiles. Este aumento en la electricidad transmitida conlleva, lógicamente, a una también mayor transmisión de datos, concretamente nos lleva a las cifras del USB 3.1, con una velocidad de transmisión de 10 Gbps. Incluso, otra buena noticia es que el cable es capaz de transmitir esta electricidad en ambos sentidos, lo que significa que se abre una interesante puerta a la carga entre dispositivos, que sin duda afectará a algunos nuevos que salgan al mercado una vez el Type-C esté más instaurado.

Clavija USB Type-C

Su morfología: más pequeño y reversible

Hablemos de su forma, porque está claro que es lo que más llama la atención y posiblemente lo que ha hecho que más gente se fije en él. En cuanto a sus dimensiones físicas, encontramos que mide 8.2mm de ancho y 2.6mm de alto, lo cual es una noticia genial, ya que deja más espacio en la placa base a para que los fabricantes hagan dispositivos más pequeños y más finos. Podría incluso sustituir al minijack de 3.5mm que usamos para conectar los auriculares. Además de ser más pequeño tiene otra característica genial, que hasta ahora no habíamos tenido y que es una tontería que nos ha hecho maldecir a los dioses alguna que otra vez, pero ya es cosa del pasado porque… por fin el estándar USB es reversible. Sí, esto significa que no hay un derecho y un revés a la hora de enchufarlo a nuestro móvil/portátil/cámara, nunca más tendremos que fijarnos en si la forma del extremo del cable encaja con la de la entrada con el USB Type-C.


Por último, también son grandes noticias la posibilidad tanto de conectarlo a nuestro puertos USB 2.0 y 3,0 mediante un adaptador, como la capacidad de transmitir vídeo de resolución 4K. Además de todo ésto, es genial que esté llegando tan rápido al mercado, teniendo en cuenta que Apple lo ha implementado en su nuevo MacBook –cuando siempre habían optado por soluciones propias–, que OnePlus lo ha incluido en su segundo modelo, Google en su ChromeBook Pixel 2, y muy probablemente lo incorporen también los dos nuevos Nexus que saldrán éste año. Y vosotros, ¿qué pensáis del nuevo estándar? ¡Dejad vuestra opinión en los comentarios!

Archivado en Gadgets, Nuevas tecnologías, USB Type-C
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion