Smartphones chinos: un precio tentador, pero muchos inconvenientes a tener en cuenta

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Smartphone Meizu MX5

A todos los que nos atrae la tecnología se nos plantea el mismo dilema: nos gustaría comprar el nuevo iPhone 6s que tantas prestaciones geniales ofrece, pero nuestro presupuesto no da para tanto. Al final, tenemos que conformarnos con un modelo de gama media o baja, y ya sabemos que no todos los móviles económicos son capaces de dejarnos satisfechos. Es muy normal que en las tiendas nos recomienden “prestigiosos” Galaxy de 99 euros, pero sus capacidades no tienen absolutamente nada que ver con las que proporcionan los modelos estrella de Samsung.

Para quien desee obtener el máximo rendimiento posible de su dinero, existen los smartphones chinos, que cuentan con características de un nivel alto por cifras irrisorias. Desde luego, las marcas chinas son muy competitivas (y en algunos casos no pagan impuestos españoles), pero tampoco pueden hacer milagros. Sus productos tienen claras ventajas, pero también sufren problemas serios. Así que vamos a analizar qué podemos esperar de uno de estos teléfonos si nos decidimos a ahorrar al máximo en tecnología.

¿Qué es un smartphone chino?

Un smartphone chino, hablando de manera coloquial, no es uno que sencillamente haya fabricando una marca china. Firmas como Huawei o ZTE son de ese país, pero trabajan en España como lo hacen Samsung, LG, HTC o Sony, así que no se suelen incluir en esta definición. Un smartphone chino pertenece a fabricantes sin presencia en España, que apuestan por precios muy ajustados y tienen canales de distribución “peculiares” fuera de China. Hablamos de algunas ya prestigiosas como Xiaomi o Meizu, o de una infinidad de pequeños fabricantes: Oppo, Cubot, Elephone, Zopo, OnePlus, Dooggee, Ulephone… En la nación asiática son fabricantes como cualquier otro, pero su presencia internacional está limitada.

Smartphone OnePlus 2

Resulta muy habitual pedir estos dispositivos a China a través de páginas web de ese país. Pero también hay importadores que los traen a Europa y los venden ofreciendo una mejor garantía, tanto por medio de Internet como en tiendas físicas. Claro que comprarlos a distribuidores locales supone pagar más, ya que soportan mayores costes, como los impuestos, los superiores salarios occidentales y el servicio técnico en caso de averías.

Grandes prestaciones a precios increíbles

No podemos negar que los smartphones chinos tienen una serie de puntos a su favor, por eso se han vuelto tan populares en los últimos tiempos. Aquí puedes encontrar listadas las principales ventajas de estos dispositivos que te pueden convencer a hacerte con uno:

Buenas especificaciones: donde un teléfono de una marca conocida pone una pantalla 720p, una china escoge una 1080p. Por el mismo precio ofrece 2 GB de RAM en vez de 1 GB, y 16 GB de almacenamiento en vez de 8 GB. Si se trata de un aparato de gama alta, los números se disparan, pero siempre ofrece más que la firmas conocidas por el mismo precio. Eso sí, a veces en procesadores y cámaras los chinos se quedan un poco atrás, aunque depende del caso.

Acabados interesantes: lo cierto es que las marcas chinas ya se atreven con todo, incluso los acabados lujosos. Aunque la mayoría opta por los plásticos, algunas ya han saltado al aluminio. ¿Los diseños? Se suelen inspirar en firmas conocidas, y resultan frecuentes los modelos que nos recuerdan fuertemente a los iPhone en su construcción.

Soporte de la comunidad: hay muchos dispositivos en el mercado pero, si escogemos uno popular, podremos encontrarnos con un montón de ROM (o modificaciones del sistema operativo) que nos permitirán sacar mayor partido a nuestro móvil si somos usuarios avanzados.

Precios imbatibles: los smartphones chinos son duros rivales para las gamas medias. Mientras que en España contamos con modelos estrella como el interesante Mototola Moto G 2015 que hace poco analizamos, por precios bastante inferiores encontramos terminales chinos superiores en todos los aspectos técnicos. Está claro que a nivel de precios la diferencia resulta abismal.

Smartphone Cubot X15

Muchos flecos por pulir

Resulta evidente que ciertos motivos invitan a hacerse con un smartphone chino, pero lo cierto es que también hay desventajas muy importantes a tener en cuenta. Al final, no se puede tener lo mejor a un precio de derribo. Aquí tienes algunos argumentos en contra de los smartphones chinos:

Aduanas: si pedimos nuestro teléfono directamente a China, pasará por la aduana española. Buena parte de los paquetes no son examinados pero, si tenemos mala suerte, deberemos pagar los impuestos y tasas correspondientes. Si ocurre esto, al final el negocio puede no ser tan bueno, aunque el problema se puede evitar optando por un importador local (y asumiendo sus mayores precios).

Garantía: antes de comprar el producto debemos comprobar qué ocurrirá si llega defectuoso o sufre un fallo durante su vida útil. La mayoría de las páginas esconde esta información, porque para hacer uso de la garantía nos obligan a enviar el terminal a China (a nuestro cargo) y esperar a que nos lo devuelvan reparado, lo que puede suponer muchas semanas perdidas.

Calidades: datos como una pantalla 1080p o una cámara de 13 megapíxeles quedan muy bien en una ficha técnica, pero con esas especificaciones hay componentes de calidades muy distintas. Así que lo mejor es leer reviews del dispositivo que nos interesa para asegurarnos de que es lo que esperamos. No hay que olvidar que muchas veces los precios bajos se consiguen usando piezas de segunda.

Software: demasiados fabricantes chinos optan por personalizar la versión de Android que incluyen. Si ya las capas de Samsung o HTC desagradan a muchos, las de estos smartphones pueden llegar a ser todo un despropósito, así que debemos enterarnos bien del software que usa el modelo que nos interesa, además de revisar que no se trate de una versión de Android demasiado antigua.

Smartphone Xiaomi Mi4

Nos llevamos lo que pagamos

Al final, es verdad que los smartphones chinos resultan interesantes, debido a la mayor competitividad de esas marcas y a que no pagan los impuestos españoles (algo un tanto inmoral desde el punto de vista del comprador). Pero los milagros no existen, y con estos terminales sufrimos molestias como aduanas, garantías y software. Cada uno debe valorar si el ahorro le compensa enfrentarse a todo esto.

Para quien no le importe arriesgarse un poco, yo recomendaría algún Xiaomi o Meizu con buena relación calidad-precio. Ahora bien, pedirlo a China ya depende de cada uno, hay que valorar si no compensa más optar por un modelo inferior y adquirirlo de un importador. Al final, los smartphones chinos ofrecen un precio tentador, pero sufren muchos inconvenientes a considerar.

¿Qué opinas de los smartphones chinos? ¿Te comprarías uno, o crees que sus problemas superan a las ventajas por ahora?

Archivado en Android, Meizu, Smartphones, Xiaomi
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion