Windows RT, ¿está tan muerto como creemos?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Microsoft Surface con Windows RT

Tras el enorme éxito del iPad en los años anteriores, Microsoft enfocó Windows 8 a las tablets y dispositivos híbridos. Pero los procesadores x86 que soportaba su sistema operativo en ese momento no se trataban de los mejores para dispositivos móviles debido a su escasa eficiencia energética. Así que la empresa decidió lanzar Windows RT, una versión de Windows 8 que funcionaba en chips ARM, aquellos que suelen utilizar los smartphones y las tablets en la mayoría de los casos.

Windows RT a día de hoy está descontinuado, y supuso un fracaso enorme. Vamos a conocer la historia de Windows RT y los motivos por los que no salió adelante. Por otro lado, veremos que la compatibilidad con procesadores ARM no se ha roto por completo, y analizaremos las implicaciones que eso supone. A la vista de todo ello, concluiremos que la posibilidad de que Microsoft vuelva a lanzar Windows RT dentro de unos años no resultan tan remota como podríamos pensar.

La triste historia de Windows RT

Windows RT salió al mercado a finales del 2013, y junto con él también la Microsoft Surface RT, una tablet híbrida. El hardware que soportó este sistema operativo fue poco numeroso, se lanzaron media docena de dispositivos a lo largo de su vida. Aunque Microsoft incluso creó una segunda Surface basada en ARM, en la tercera generación se pasó por completo a x86. Parece obvio que las ventas de las Surface RT no fueron buenas.

Procesador ARM

Windows RT era el mismo sistema operativo que Windows 8, pero con la diferencia clave de que no podía ejecutar los programas de escritorio clásicos. Sólo funcionaban las entonces llamadas aplicaciones Metro, cuyo número era muy bajo. El interés de la industria en estas apps resultó muy limitado, como lo eran las posibilidades de los propios programas, pensados para tareas simples. Microsoft presentó una versión de Office de escritorio para Windows RT como excepción, pero la triste realidad era que este sistema operativo no tenía sentido, porque la cantidad de software que ofrecía resultaba muy escaso.

Windows RT fue actualizado con todas las prestaciones de Windows 8.1, pero la paciencia de Microsoft ya se había terminado cuando llegó el momento de Windows 10. Su nuevo sistema operativo no soporta ARM, y los que posean un dispositivo anterior habrán de conformarse con Windows RT Update 3, que es una especie de actualización de consolación que incluye unas pocas funciones de Windows 10. A día de hoy, Windows RT se encuentra en estado de coma, al igual que las ambiciones de Microsoft con la arquitectura ARM en ordenadores y tablets.

Las aplicaciones ARM se siguen desarrollando

Pero lo cierto es que entre ARM y Windows aún quedan vínculos. Las aplicaciones Metro (ahora “aplicaciones modernas”) se diseñaron para poder ejecutarse tanto en plataformas x86 como ARM, y esto no ha cambiado con Windows 10. Los desarrolladores puede exigir un determinado tipo de procesador para sus apps, pero no tendría mucho sentido que lo hicieran sin un motivo justificado.

En primer lugar porque con Windows 10 se pueden crear aplicaciones universales, que funcionen en ordenadores, tablets y smartphones mediante la adaptación de su interfaz. Dado que los procesadores ARM son los únicos aceptados en móviles, hay un cierto incentivo a soportarlos. Además, determinados terminales con Windows 10 Mobile permitirán conectarlos a un monitor y, por medio de un ratón y teclado, usarlos como un ordenador. De nuevo, existe un motivo para no dar la espalda a ARM.

Función Continuum de Windows 10

La verdad es que Windows 10 nos ha gustado mucho en Xombit, y va a camino de convertirse en un gran éxito. Así que es posible que el desarrollo de aplicaciones modernas se dispare, la mayoría de ellas con soporte ARM.

¿Puede volver Windows RT?

A día de hoy la idea de resucitar Windows RT no tiene sentido, un fracaso comercial que ha decepcionado a tantos usuarios no se olvida en un par de años. Además, ha aparecido procesadores de Intel con eficiencia energética mejorada en los últimos tiempos, así que la necesidad de recurrir a diseños ARM se ha vuelto menor. Pero, ¿de verdad Windows RT está muerto?

La verdad, lo dudo mucho. Los procesadores ARM van a seguir mejorando, y resulta poco probable que Intel los llegue a superar en eficiencia energética. Así que es posible que Microsoft sólo esté esperando a que Windows 10 disponga de muchas aplicaciones modernas compatibles con ARM para realizar un relanzamiento de Windows RT por todo lo alto. Con apps suficientes, el éxito del sistema resultaría probable. Es sabido que los procesadores de Intel no resultan nada baratos, y la competencia de firmas como Qualcomm, Samsung o MediaTek vendría muy bien.

El único riesgo para Microsoft es que las apps modernas que se desarrollen se conciban con la mayor potencia de x86 en mente y funcionen mal en ARM. Aparte de eso, la empresa sólo tiene que dejar pasar el tiempo para que el catálogo aumente.

Portátil con Windows 10

Así que la aventura de Microsoft con los procesadores ARM puede no haber terminado todavía. La competencia es buena para los consumidores, e Intel domina de forma preocupante el mercado x86, con AMD en una posición muy precaria. La llegada de otros fabricantes de chips resultaría muy positiva, sobre todo si consiguen que la autonomía de nuestros portátiles y tablets aumente. Por lo tanto, no debemos dar por muerto a Windows RT por ahora, pero tampoco sería realista pensar que esté preparado para una segundo round en un plazo breve.

¿Qué opinas tú de este tema? ¿Te gustaría que Windows RT volviera al mercado, o crees que representó un fracaso enorme y que no se debería correr el riesgo de repetirlo?

Archivado en Microsoft, Sistemas operativos, Windows, Windows RT
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion