El auge de la lectura móvil

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Smartphone

Desde que se introdujeron los primeros e-readers en el mercado a mediados de los años 90, la revolución lectora digital ha cambiado el mundo de una manera descarada. Ahora cada vez que viajamos somos capaces de llevar centenares de libros en nuestra maleta y sufriendo el peso de uno no muy grueso. Estos aparatos no se salvan de sus detractores, pero hay que reconocer que tienen mucho mérito y han conseguido acercar la lectura a personas que antes no lo hacían por falta de tiempo.

Aunque en un principio parecía que estos dispositivos iban a marcar el rumbo futuro de la lectura, ahora no se está cumpliendo. Es cierto que su papel sigue — y seguirá — siendo muy importante, pero hay que destacar la expansión que han tenido los smartphones en los últimos 5 años. Judith Curr, publisher de Simon & Schuster imprint Atria Books, tiene muy claro que el futuro de la lectura digital se encuentra en nuestro teléfono, como podemos leer en The Wall Street Journal.

kindle

Los lectores de e-books están acostumbrados al móvil

Hasta el momento las tablets como el iPad o el Kindle Fire, son aún las más populares para leer libros digitales. En el primer trimestre de 2015, el porcentaje de personas que leían en tablets era del 41%, frente al 30% del 2012. Las editoriales necesitan adaptar los libros para que puedan ser leídos en pantallas pequeñas, ya que en una entrevista de Nielsen en el pasado diciembre, el 54% de los compradores de e-books afirmaron utilizar sus smartphones para leer sus libros.

Una de las razones por las que la gente decide leer en sus teléfonos es por la conveniencia y la posibilidad de hacerlo en cualquier momento. Aunque estemos esperando al tren o desplazándonos hacia a casa, se puede sacar el móvil y leer, de la misma manera que estaríamos repasando nuestros WhatsApps. Es muy fácil tener un lector de e-books y que nos lo dejemos en casa, pero las probabilidades de llevar nuestro teléfono encima son muy altas.

Otra de las razones por las que la gente se está acostumbrando a los teléfonos es gracias a las pantallas que tienen los nuevos modelos y que hacen que la lectura sea más sencilla. En 2014, una pantalla de smartphone tenía 5,1 pulgadas, comparadas con las 3,9 de 2011. Desde el lanzamiento del iPhone 6 y 6 plus en el último septiembre, Apple ha visto como más gente descargaba libros en su teléfono.

Libro electrónico

Intentar llegar a más gente

Para conseguir que los lectores lean más, las editoriales están empezando a probar maneras de hacer que la lectura mediante el móvil sea mejor. Algunas están ofreciendo acceso gratuito a e-books en aeropuertos, hoteles y trenes para intentar llegar a más gente.

También están pensando en ofrecer recursos como por ejemplo aplicaciones para que se complementen con los libros digitales y ofrezcan contenido adicional de los autores. Todo esto está hecho con la intención de atraer a más usuarios de teléfonos móviles y conseguir retenerlos para que vuelvan a comprar más libros.

Pero aunque las editoriales se esfuercen en hacer llegar la lectura a más personas, hay investigadores que indican que leer en el teléfono no es demasiado adecuado. A parte de la pantalla pequeña, existen alertas y notificaciones que distraen a los usuarios y consiguen que la lectura no sea demasiado profunda. No obstante, leer en el teléfono es siempre mejor que no leer nada.

Smartphone cafe

Para finalizar, pienso que es importante leer independientemente de donde se haga. No es necesario que sean libros, ya que algunas personas no tendrán interés en ellos, pero ahora mismo estamos en la sociedad de la información, así que es importante seguir leyendo noticias para estar alerta de todo lo que ocurre en el mundo. Si los smartphones son los dispositivos a tener en cuenta en el futuro, aún tienen un rol muy importante en el que destacar en este ámbito.

Archivado en Curiosidades, e-book, Internet y redes sociales, Salud, Smartphones, Sociedad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion