Libros ideales para ser series de televisión

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La sombra del viento

Las series de televisión de calidad han llegado para quedarse. Admitámoslo. Desde que la HBO diera el pistoletazo de salida al comienzo del siglo XXI, a una manera de hacer ficción televisiva, y con lo que supuso para el gremio el estreno de Perdidos, la cantidad de las series (y la calidad de éstas) ha ido in crescendo, muchas veces en contraposición a la calidad del cine, que dicen pasa por uno de sus peores momentos, hablando en términos generales. Desde las cadenas generalistas yankis, las cada vez más presentes ficciones británicas, pasando por el boom del noir nórdico hasta llegar a nuestro país, donde se está dejando atrás la ficción familiar de los 90 para traer más contenido adulto. Por ello he hecho esta lista, de libros leídos que, en mi opinión, darían para una excelente serie de televisión (fancast incluidos):

La sombra del viento

El superventas de Carlos Ruiz Zafón dinamitó el mercado literario en español allá por 2001, así como el internacional, vendiendo en total más de diez millones vendidos en más de 30 idiomas. La novela nos sitúa en la Barcelona de la posguerra y durante los años de la dictadura franquista, donde Daniel Sempere conocerá el Cementerio de los Libros Olvidados y…, no puedo contar más, sería un pecado.

Mágica, deliciosamente sarcástica (“años de profesorado le habían dejado aquel tono firme y didáctico de quien está acostumbrado a ser oído, pero se pregunta si es escuchado”) bella, emotiva (“mientras se trabaja, uno no le mira a la vida a los ojos”) y triste (“le podría decir a usted que es el corazón, pero lo que lo mata es la soledad. Los recuerdos son peores que las balas”), la novela de Zafón es una preciosidad literaria, con momentos dramáticos para el recuerdo, una acción intensa y un trasfondo histórico ideal para una cadena como Antena 3, tan dada últimamente a los dramas de época. Pienso por ejemplo en Imanol Arias como el inefable Fermín Romero de Torres y a una bestia de la interpretación patria como es Antonio de la Torre hacer de inspector Fumero y se me eriza la piel.

Carlos Ruiz Zafón

Lolito

Ben Brooks tiene 23 años y más de media docena de libros publicados. El más aclamado, dentro y fuera del Reino Unido, ha sido este Lolito, una novela breve pero intensa, deliciosamente actual, bellamente triste y cuyo final deja boquiabierto y un punto cabreado. Como dije al principio, las cada vez más aclamadas ficciones británicas, tan dadas a las temporadas cortas y con esa cantera de jóvenes actores que lo están petando dentro y fuera de la pérfida Albión, tienen una oportunidad de oro.

Lolito

Tiempos de arroz y sal

La inmensa ucronía de Kim Stanley Robinson se publicó en 2002 (un año más tarde en nuestro país), y ganó el premio Locus a la Mejor novela de ciencia ficción, estando nominado también al Hugo, perdiendo incomprensiblemente frente a otra ucronía, en mi opinión, más normalita (Homínidos de Robert J. Sawyer). Stanley Robinson nos sitúa en pleno siglo XIV, en un mundo en el que la Peste negra ha exterminado a la práctica totalidad de la sociedad europea, y plantea una línea del tiempo alternativa a la nuestra, donde Dar el-Islam (una Commonwealth con Estados musulmanes) y China se posicionan como las dos únicas superpotencias del mundo.

Mística y exótica, pero también conmovedora y muy inteligente, en mi opinión Netflix (por las libertades que el canal de streaming ofrece a sus producciones y las fuertes inyecciones económicas que da a éstos) debería comprar ya los derechos. Los 13 episodios que siempre encarga Netflix serían tiempo suficiente para explorar y explotar con tiempo y de forma satisfactoria las diferentes tramas que a lo largo de los siglos plantea el autor. Además, serviría como escaparate para actores de orígenes o rasgos orientales y árabes, que en la mayoría de ocasiones estarían encasillados en Hollywood. Y si, estoy pensando en los Wachowski como showrunners después de la maravilla que han hecho con El atlas de las nubes y Sense8.

El juego del ángel

La “precuela” de La sombra del viento se publicó en 2008 con un primera edición de un millón de ejemplares, récord nacional. La historia retrocede varias décadas, hacia los años 20, siempre en Barcelona, y dispone de otro protagonista, David Martín, periodista y escritor, que avanza a trompicones en la vida a la vez que recibe un encargo de un hombre misterioso. Zafón declaró que no entraba dentro de sus planes la venta de los derechos de sus novelas al cine o la televisión española, pero quien sabe, todo es cuestión de reunir un buen equipo técnico, donde yo me imagino a un Daniel Sánchez Arévalo dando un golpe en la mesa, acompañado eso si de Raúl Arévalo como David y (de nuevo) Antonio de la Torre como Andreas Corelli.

El juego del ángel

Victus

Bajo el subtítulo de “Barcelona 1714”, esta novela del autor catalán Albert Sánchez Piñol arrasó en la Fiesta de Sant Jordi de 2013 y casi repite el éxito en 2014. En pleno debate soberanista desde Catalunya (y llevamos ya unos años), la historia de Martín de Zubiría y Olano que desde Viena justo antes de empezar la Revolución Francesa (tranquilos que estos aparece en el libro, nada de spoilers) relata parte de su juventud como aprendiz de ingeniero militar, y el conflicto de la Guerra de Sucesión bajo sus ojos, primero como soldado y luego como ingeniero.

La historia, en pleno debate secesionista, fue criticada hasta la saciedad por fomentar estos sentimientos en Catalunya, pero bajo mi punto de vista es inteligente a la saciedad. No es un alegato contra el Estado español, ni contra la subyugación histórica que el gobierno de Artur Mas asoció al contexto del libro (sí hay que reconocer que la caída de Barcelona supuso el fin de la Generalitat de Catalunya, que no fue recuperada hasta 1931 con la Segunda República), sino que es un texto rebelde, revolucionario, abogando por la destitución de los incompetentes y el librepensamiento del hombre.

Pienso que Movistar+, que ya ha dicho que va a empezar a producir series para tratar de competir con la llegada de Netflix este octubre, y que ya tiene en producción un drama histórico ambientado en siglo XVI en Sevilla de la mano de Alberto Rodríguez (La isla mínima), sería la plataforma ideal; no obstante, y en el momento de escribir esto, el propio escritor tiene en su haber un guión más o menos completo para una adaptación cinematográfica.


Esta es sólo una pequeña selección, y es que por el camino se quedaron Marte rojo de Kim Stanley Robinson, Límite de Frank Schätzing, Memorias de Idhún de Laura Gallego García y American Gods por estar siendo llevaba ya a la pequeña pantalla. Animaos y dejadnos en los comentarios vuestros libros ideales para la televisión.

Archivado en Libros, Literatura
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion