Tesla Model S y conducción autónoma, un paso adelante

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Tesla Model S

Ya casi todos conocemos a la marca de automóviles Tesla, esa que fabrica coches eléctricos y solo coches eléctricos, con el fin de hacerse un hueco en este incipiente mercado que surgió hace relativamente poco y por el que cada vez más marcas se ven interesados, hasta el punto de que hay algunas que ven el 2050 como el año en el que solo habrá coches de este tipo y otras como Apple que parece que meterán sus garras también en éste mercado.

Pues ahora la noticia es que gracias a la última actualización inalámbrica que ha recibido el coche, ahora es capaz de conducir solo. No solo totalmente como otros modelos que sí lo hacen, pero en la mayoría de los casos, sí. Con ésta actualización, el coche recibe mejoras como la asistencia en cambios de carril, en dirección de la marcha o aparcamiento, que si bien son cosas que ya existían antes, que tu coche lo pueda hacer de un día para otro no es algo que todos puedan decir.

En cuanto a la disponibilidad, ya ha llegado a más de 60000 coches en EEUU, y se espera que para dentro de una semana las organizaciones reguladoras hayan hecho los trámites necesarios para que llegue también a Europa y Asia. Para poder gozar de éstas prestaciones, el Model S debe ser relativamente nuevo, y es que debe estar producido del septiembre de 2014 en adelante, por el tema de los sensores que necesita y demás.

Tesla Model S conducción automática

Dirección y cambio de carril automáticos

El automóvil será capaz, gracias a la actualización, de mantenerse en el carril en el que está en autopistas incluso si esta tiene curvas. Para que el sistema funcione de manera óptima, el carril debe estar pintado y llevar el coche una velocidad de más de 30 Km/h –que es cuando se activa el sistema de distancia de seguridad con el coche que tenemos delante automáticamente–, con un máximo de 140 Km/h. En el caso de que ésto no ocurriese, el vehículo se asegurará de notificar que no se encuentra en las condiciones correctas para conducir por su propia cuenta.

Por si las moscas, el sistema requiere una confirmación cada cierto tiempo de que el conductor está ahí –y no está dormido–, poniendo las manos en el volante de vez en cuando. En caso de no ser así, el coche parará automáticamente cuando pueda hacerlo de forma segura.

Respecto al cambio de carril automático, lo único que nos ahorra es girar nosotros el volante, ya que para que se lleve a cabo hace falta una confirmación humana poniendo el intermitente., y hace falta que la dirección automática esté activada. Además, no cambia más de un carril en la misma maniobra y presenta problemas si un coche viene por el lateral de forma repentina al momento de realizar la operación. Conclusión: hay que tener cuidado cuando realizamos esta operación.

Tesla cambio de carril colisiones laterales aparcamiento

Aparcamiento automático, colisiones laterales y asistencia en pendientes.

El aparcamiento automático no es nada novedoso, muchos coches lo hacen, pero vuelvo a repetir que el valor más significativo de ésto en el Model S es que le llegue por una actualización vía OTA como si de un smartphone se tratase. Para realizar ésta operación, el coche debe tener bien definido el hueco, ser en paralelo y haber un bordillo, y gracias a su cámara y sensores aparcará sin intervención humana.

En cuanto a las colisiones laterales, simplemente detectará otros vehículos que estén muy cerca de nuestro Tesla por sus costados, a lo que responderá aplicando una fuerza en la dirección contraria a la del vehículo que esté cerca de chocar con nosotros.

La asistencia en pendientes por su parte se encargará de jugar con el freno en situaciones de pendientes complicadas para liberarnos trabajo a nosotros, aunque hayamos soltado el pedal del freno.

Archivado en Actualización, Coche autónomo, Coche eléctrico, Tesla Motors
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion