smartGyro es el hoverboard por excelencia, y no explotará mientras lo estés usando

COMPARTIR 0 TWITTEAR

SmartGyro-9

Durante estas últimas navidades hemos visto el auge de los hoverboards, esos patines eléctricos que se mueven inclinando el cuerpo. De todos los colores y a todos los precios, los hoverboards han conquistado medio mundo saliendo millones de unidades desde China. Nosotros hemos querido probar uno de ellos, el smartGyro, no ha explotado como tantos y tantos en Internet, pero un par de caídas buenas han habido.

Desde la pseudo-popularización del Segway hemos visto varios dispositivos de autoequilibrio, con manillas, sin él, con una rueda, con dos ruedas…, en general todos consiguen mantener tu equilibrio, pero no todos transmiten la comodidad que ofrece smartGyro —y sus similares— por ser pequeño, robusto y fácil de transportar.

Hay una serie de características destacables del smartGyro que hacen que su uso sea cómodo para el cliente. Por ejemplo consigue una autonomía de hasta 20 km y se carga en unas dos horas. Su velocidad punta es de 10 km y puede llevar a una persona de hasta 100 kg. En cuanto al dispositivo en sí, pesa unos 10 kg y tiene ruedas sin aire para una mayor protección así como una carcasa de aluminio que reduce peso y fibra de vidrio para protegerlo de arañazos.

 Cómo funciona exactamente

SmartGyro-6

El funcionamiento es muy sencillo, más sencillo en la práctica que en la teoría. Básicamente ponemos el hoverboard sobre una superficie plana y subimos a él como si de un escalón se tratase. Automáticamente smartGyro detecta la presión sobre su superficie y nos equilibra para no caernos. Esto se hace en cuestión de segundos, y sin siquiera darnos cuenta el patinete equilibra todo nuestro peso para que no nos caigamos y para que podamos movernos.

No nos vamos a engañar, al principio cuesta un poco de subirse, pues no estamos acostumbrados a que alguien nos equilibre e instintivamente vamos a intentar equilibrarnos —lo que solo consigue resultados desastrosos—. Por lo tanto se requiere de una pequeña curva de aprendizaje, que normalmente dura unos 5 minutos hasta que nos concienciamos de que smartGyro nos va a controlar para no estamparnos contra el suelo.

SmartGyro-2

Para movernos tenemos que realizar movimientos naturales e intuitivos, es decir, si queremos ir hacia adelante inclinaremos el cuerpo hacia adelante, si queremos ir hacia atrás lo inclinaremos levemente hacia atrás. Para girar basta con inclinar una sola pierna o las dos al mismo tiempo —una hacia adelante y otra hacia atrás— para conseguir un giro de 360 grados sin desplazamiento.

smartGyro consigue desplazarse muy bien en suelos lisos, pero también puede con baldosas o pequeñas inclinaciones, obviamente esto drenará antes la batería. Nosotros hemos probado en suelo liso, pero también en parque, donde realmente no ha tenido problemas para desenvolverse. Es decir, no es un dispositivo para ir de una punta a la otra de la ciudad, pero puedes dar una vuelta por el parque tranquilamente.

Qué hay que tener en cuenta

SmartGyro-4

El smartGyro viene con dos luces informativas, una de ellas se encenderá para indicarnos la batería disponible —en verde cuando hay suficiente y en rojo cuando está acabándose— y la otra se activará junto a un sonido para indicarnos que smartGyro se encuentra en una superficie plana y ha encontrado el equilibrio. Por otro lado, ten en cuenta que te vas a caer, quizás no te caerás al suelo literalmente, pero sí que el smartGyro saldrá rodando y probablemente se arañe. No te preocupes por ello, en la mayoría de ocasiones estos arañazos se limpian fácilmente, como hemos comentado, tiene una recubierta de fibra de vidrio

Qué utilidad tiene realmente

El uso principal que le vas a dar al smartGyro es el de entretenerte. Puedes dar pequeños “paseos” por la ciudad o simplemente dar vueltas por un parque o pista de patinaje. Lo puedes usar por casa para no caminar, aunque posiblemente no tengas una mansión en la que te cueste ir de un lado de la casa a la otra o lo puedes usar en tu empresa para ir de una oficina a otra, pero quizás te miren mal tanto tus compañeros como el jefe. En definitiva, lo usarás para divertirte y no como sustituto ni del coche, ni de la moto ni de la bicicleta.

Tranquilo, no explota

SmartGyro-3

La polémica de las navidades la han provocado las miles de copias que han surgido de estos hoverboards. Básicamente hay una serie de marcas que utilizan la patente original y materiales testados para fabricar los hoverboards. Pero por otra parte vemos hoverboards a precios que rondan los 50 euros y los 100 euros, estos son los que explotan. Y explotan porque utilizan baterías de poca fiabilidad y software no tetado suficientemente. Durante el tiempo que hemos probado smartGyro no hemos tenido ningún problema de calentamiento de su batería Samsung ni cualquier otro inconveniente. Por lo tanto, si quieres que tu hoverboard no explote, prueba comprando un smartGyro o por lo menos cualquier otro hoverboard que no tenga un precio de risa.7

Análisis en vídeo

Archivado en Análisis, Review
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion