Habitaciones seguras, miedo, y los límites del pensamiento irracional

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Habitación segura

A estas alturas de la historia, todos deberíamos saber de sobras que no hay ningún sitio en el que nos encontremos seguros al 100%. Se pueden dar diferentes situaciones que provoquen no estar seguros ni en nuestras casas. Lo cierto es que no podemos pararnos a pensar en esto demasiado a menudo, porque la paranoia mental que nos crearía sería enorme y no pararíamos de preguntarnos cuál es el sitio más seguro que conocemos y en el que no nos va a pasar absolutamente nada.

Existe un estudio de hace unos años que afirma que los humanos nos sentimos más seguros si creemos que podemos hacer algo para evitar que un desastre suceda. Da igual la magnitud que tenga: puede tratarse de un ataque terrorista o de un simple tiroteo en una calle de nuestra ciudad, ya que si no sentimos que podemos protegernos, ambas situaciones nos afectarán de manera parecida.

construcción habitación segura

La importancia de la protección de uno mismo

En otro estudio de los años 80, se realizó una prueba a unos alumnos de universidad en Los Angeles en el que los investigadores ofrecían la misma información en dos escenarios distintos. Se presentaba una alta probabilidad de un terremoto en el área a estudiantes viviendo en una nueva residencia construida siguiendo unos estándares de seguridad y a estudiantes viviendo en edificios antiguos que no habían seguido estas medidas de seguridad.

El resultado no fue sorprendente, y es que los estudiantes que vivían en los edificios más antiguos tenían más miedo que los otros. Además, descubrieron que estos estudiantes no se preocupaban tanto de la posibilidad de un terremoto, sino de la seguridad de sus casas en general. Esto sucede porque estos estudiantes no tienen ninguna opción para protegerse, ya que mudarse de casa puede ser en muchas ocasiones poco práctico. Para reducir el miedo que provoca vivir en un espacio inseguro, los estudiantes se convencieron que el peligro era más bajo de lo normal.

El investigador del estudio más reciente, Elliot Aronson describe que muchos experimentos han encontrado la formula para hacer que las personas se comporten de manera responsable en muchas áreas. Los expertos en marketing lo utilizan para promocionar sus productos de una manera que afecta a nuestro comportamiento: primero generando miedo y luego creando productos para que los humanos se protejan de ello. Un ejemplo sería lavarse los dientes, ya que si no lo haces puedes tener caries. Las personas tienen miedo de que sus dientes no estén sanos y por ello nos protegemos comprando los productos más novedosos anticaries de las compañías.

Habitacion de IKEA

Las habitaciones seguras como protección al miedo

Hay una cosa que se está poniendo de moda entre las personas adineradas de Nueva York, y se trata de las habitaciones seguras. Son espacios que cuestan 20.000 dólares al mes y que contienen todas las comodidades necesarias para vivir allí y sentirse seguros delante de cualquier catástrofe que pueda ocurrir. Para ellos, una alarma o una persona encargada de no abrir la puerta a quien no está autorizado no es suficiente, y necesitan los materiales y los diseños más avanzados para poder sentirse seguros.

Durante siglos, la mejor manera que tenían los ricos para sentirse protegidos, o para al menos dar esa impresión, era utilizando vallas, muros, o hasta grandes equipos de seguridad. En Manhattan esto no es práctico, y tampoco en las otras grandes ciudades donde se concentra la mayor parte de la población. Cada vez más nos sentimos atados a los objetos que nos pertenecen y, arriesgarnos a perderlo todo, supone demasiado esfuerzo.

Estas habitaciones se esconden en cualquier lugar de nuestras casas, y son muy difíciles de ver a simple vista. Hay personas que aseguran sus baños o armarios, mientras que otros aseguran sus dormitorios. Gracias a esto, ver una habitación asegurada puede ser muy difícil, incluso para los encargados de los edificios en la ciudad, que no tienen ninguna estadística acerca de cuantas habitaciones seguras existen. No obstante, según las afirmaciones de un propietario de este negocio, el número de habitaciones seguras construidas aumentó después de los ataques del 11 de septiembre, y pasó de construir 1 o 2 al año a una docena.

habitacion segura espejo

No hay duda que, aunque nos esforcemos en ver al ser humano como individuo racional, lo cierto es que el comportamiento no casa con esta afirmación. La racionalidad de los individuos es un tema muy complejo, y cuya definición varía mucho a través de culturas y niveles socioeconómicos. Ciertamente, vivir en una habitación segura no va a cambiar el riesgo que la ciudad sufra una catástrofe, pero sí que servirá para que nos sintamos mejor con nosotros mismos y seamos más felices.

¿Te construirías una habitación segura o no crees que vaya a tener ningún efecto en tu felicidad?

Archivado en Curiosidades, Estados Unidos, Seguridad, Sociedad, Viviendas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos