El increíble caso de Phineas Gage

COMPARTIR 0 TWITTEAR

A veces, nos encontramos ante uno de esos casos curiosos e increíbles que han ocurrido muy de vez en cuando a lo largo de la historia. Estos, sirven de mucho para que avance la ciencia en diversos campos.

Hace un tiempo, os contábamos el inusual caso del llamado “hombre sin memoria”. Hoy os hablaré de un trabajador del ferrocarril, que sufrió una grave pero curiosa lesión.

tren-pasando-por-puente

Un accidente y una barra de metal

Phineas Gage era un capataz que trabajaba en la construcción de una línea de ferrocarril. Una de sus principales funciones era la de colocar cargas explosivas sobre huecos en la roca.

El 13 de septiembre de 1848, cuando sólo tenía 25 años, ocurrió algo. Como muchas veces había hecho, se encontraba llenando un agujero con pólvora.

Antes de detonarlo, debía colocar tierra encima y después una pesada barra de metal sobre ella. Sin embargo, esta vez, al colocar primero la barra, produjo una chispa que desencadenó la explosión. La barra salió disparada, atravesándole el cráneo.

Muchos podrían pensar que Phineas murió en el acto, pero no fue así. La barra entró por su mejilla, saliendo por la parte superior de su cabeza, atravesando la corteza cerebral. Sorprendentemente, además de sobrevivir, recuperó la conciencia al poco tiempo y pudo andar hasta que le trasladaron.

Un cambio radical

El joven capataz se recuperó de sus graves heridas, pero nunca volvería a ser el mismo. Era muy querido en su pueblo por ser un hombre amable y bondadoso. Sin embargo, tras el accidente se volvió caprichoso, antipático e inmaduro.

Comenzó a gastar dinero sin ningún reparo, a no pensar en las consecuencias de ninguno de sus actos, y a ser obsceno y vacilante. Nadie comprendía que era lo que había causado el radical cambio de personalidad de Phineas Gage, ni siquiera el médico que le había tratado tras el accidente.

Tras salir de su pueblo y vagar durante años por el país, moriría víctima de un ataque epiléptico doce años después de su accidente.

Mover objetos con la mente ya es posible

¿Qué le había ocurrido realmente?

Este caso ha sido muy importante para la historia de la neurociencia. Fue una de las primeras evidencias de que las lesiones en la corteza orbitofrontal y prefrontal del cerebro causan alteraciones emocionales y de interacción social.

Su personalidad cambió por completo por estas lesiones, lo que también resalta la importancia de estas estructuras en las funciones ejecutivas. Estas funciones son las responsables de planificar nuestra conducta, dirigirla y tener en cuenta las consecuencias que esta puede traernos.

Archivado en Curiosidades
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion