¿Estamos ante el fin de los smartwatches?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cuando llegaron, muchos estaban seguros de que representaban la innovación, el futuro. A pesar de esto, durante los primeros meses, mientras salían la mayoría de los modelos, la acogida no fue como podría haberse esperado.

El año que viene será el año de los smartwatches, pensábamos. Nada más lejos de la realidad. Este 2016 podría haber sido el año en el que las ventas se recuperasen y estos dispositivos de muñeca se consagrasen en el mercado, pero la realidad está lejos de ser así.

Smartwatches

¿Es este el fin?

Aunque es cierto que prácticamente todo el sector de los wearables se encuentra de alguna manera perjudicado, hablaremos concretamente de los relojes inteligentes. Para hacernos una idea, durante el segundo trimestre de este 2016, las ventas de estos aparatos cayeron un 32%, bajando en casi 2 millones los ingresos por parte de las marcas.

Estos datos reflejan claramente que la sociedad no ha acogido a los relojes inteligentes como se esperaba. Uno de los principales indicadores es la aparente falta de interés por parte de los consumidores. Sólo hay que decir que la inmensa mayoría de la gente supo de la existencia de los smartwatches con la salida del Apple Watch, cuando ya existían otros modelos hacía meses.

Este último se ha consagrado prácticamente como el único referente, y aún así sus ventas siguen disminuyendo. Apple ha tenido que centrar las campañas publicitarias de su Apple Watch en el ámbito de la cuantificación, sabiendo que no hay mucho más que promocionar y que pueda atraer a los clientes.

¿Puede ser que simplemente no tengan mucha utilidad? Sinceramente, creo que es así de fácil. ¿Qué sentido tiene replicar una pequeña parte de tu teléfono móvil en un reloj? ¿Qué hay de bueno en mirar las notificaciones en una pequeña pantalla, en vez de en tu smartphone? No tener que sacar el móvil del bolsillo no es beneficio suficiente como para pagar 200 euros.

Parece entonces que el futuro de los wearables pasa por la cuantificación. Tiene mucho más sentido, y mucha más utilidad. Hace poco conocíamos la compra de Pebble por parte de Fitbit, expertos en el terreno de la monitorización deportiva. Quién sabe si esto les servirá para mantener las ventas y su puesto en el mercado.

Análisis de Fitbit Flex

Por lo tanto, como podemos ver, parece ser que el consumidor llega a la conclusión de que es más fácil comprar una pulsera cuantificadora, que desembolsar una gran cantidad en un reloj inteligente. Es posible que tú si veas las ventajas de adquirir un smartwatch. Es posible que tengas uno y estés encantado. Pero como los datos nos muestran, la mayoría de los consumidores no lo ven de esta manera.

Y tú, ¿qué opinas de los smartwatches? No olvides dejar tu comentario.

Archivado en Smartwatches, Ventas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion