Google, ¿demasiado permisiva con los Android de gama baja?

COMPARTIR TWITTEAR

No cabe duda de que resulta positivo que los consumidores dispongan de opciones muy asequibles en el campo de los smartphones, pero lo que no veo de recibo es que se vayan bajando continuamente los precios de los terminales de gama más baja, sobre todo cuando estos resultan claramente deficientes y en muchos casos decepcionan a sus compradores por su excesiva sencillez. Por ello, la marca del buscador debería hacer movimientos para poner el listón de características mínimas más alto.

Android-Jelly-Bean-4.2.15

De todos es sabido que la plataforma de los chicos de Mountain View destaca por su enorme libertad, por supuesto por el lado del software, pero también respecto al hardware que lo integra. Existen innumerables combinaciones por parte de los fabricantes, y muchos apuestan por ideas innovadoras. En general se puede decir que los dispositivos evolucionan a buen ritmo: la gama alta cada vez incorpora más avances, la media también mejora y la baja (en ocasiones) va haciéndose un poco más digna. Se trata de un proceso lógico que se da en todos los ecosistemas, pero que, por desgracia, en Android no funciona como debería a causa de la escasa supervisión de Google.

Y es que, según la tecnología se desarrolla y los componentes bajan de precio, cabría pensar que los dispositivos sencillos irían mejorando. Sin embargo, muchos fabricantes optan por seguir creando aparatos absolutamente básicos, y a cambio reducir cada vez más el precio. No es malo que los terminales resulten progresivamente más asequibles, pero cuando hablamos de dispositivos que apenas se ven capaces de realizar con soltura las tareas básicas, lo que procede es aumentar sus prestaciones para hacerlos decentes, no engañar a los clientes que piensan que por 100 euros se puede obtener un smartphone en condiciones.

Y, en último término, la culpable de la decepción de los consumidores será Google, que permite que prácticamente cualquier aparato obtenga certificación para contar con sus aplicaciones, incluyendo Google Play. Debería haber ido elevando los requisitos de los terminales para así ofrecer a los usuarios una experiencia aceptable. Puede que tengan que pagar más, pero al menos lo que estarán comprando servirá para algo más que chatear por WhatsApp. Ya que muchos usuarios adquieren un terminal para mensajería instantánea, y luego se decepcionan al ver que algo tan simple como la navegación web resulta insufrible.

Sin duda, considero de agradecer que los chicos de Mountain View hayan acercado los teléfonos inteligentes al gran público, pero va siendo hora de que acaben con la carrera por el precio más bajo, que está haciendo daño a su reputación y a los usuarios. Yo lo tengo claro, por muy barato que sea un móvil con pantalla de 320 x 240 píxeles, procesador de un solo núcleo y 200 MB de ROM, al final su compra se va a transformar en un pésimo negocio. Esperemos que Google se dé cuenta de esto, y haga movimientos al respecto.

¿Qué opinas del tema? ¿Crees que la multinacional de Larry Page debe tomar cartas en este asunto, o que los compradores tienen que responsabilizarse del producto que elijan?

    COMPARTIR TWITTEAR

    Comentarios

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs