Directores: Takeshi Kitano (VI): Getting any?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El director retorna a su faceta como cómico rodando la primera película humorística de su filmografía. En ella seguiremos las absurdas aventuras que vive Asao, un joven de pocas luces al que de repente se le ocurre un plan perfecto para conseguir acostarse con una chica: comprar un coche.

He de reconocerlo, desde que empezó esta loca aventura de ver todos juntos la filmografía de un director a razón de una película por semana ha habido dos temores de los que no he podido librarme: que terminase por ver las películas yo solo y que llegase el momento de ver por segunda vez Getting Any?. El primero de ellos aún estáis a tiempo de quitármelo, el segundo era algo que sucedería tarde o temprano. Pues bien, ese momento ha llegado. Y he de decir que no estaba tan justificado.

Pero primero lo primero, Getting any? es una película de humor absurdo, así de simple. Esto ya conlleva ciertos problemas cuando el espectador (como es mi caso) no disfruta de este género, pero si a eso le añadimos que gran parte de dicha comicidad está basada en la cultura pop del país del sol naciente, es fácil entender por qué puede resultar una cinta muy difícil de digerir.

El argumento nos cuenta las descabelladas aventuras que vivirá Asao, un joven japonés interpretado por Minoru Iizuka (más conocido como Dankan, que también fué uno de los protagonistas en Boiling Point) al que de repente se le ocurre la más brillante de las ideas para tener sexo con alguna señorita: Comprar un coche.

Fotograma de Getting any?

Tras sus sucesivos fracasos a la hora de encontrar una compañera sexual (aunque por lo que su imaginación nos cuenta lo que Asao quiere es una especie de muñeca hinchable de carne y hueso) nuestro protagonista se verá envuelto en toda una serie de enredos que lo llevarán a ejercer desde de actor hasta de un famoso sicario Yakuza.

La trama en sí misma está dividida en partes bien diferenciadas, cada una de las cuales es una respuesta a la nueva idea que se le ocurre al infeliz personaje para conseguir “compañía”. Esto hace que muchas veces estemos viviendo una situación sin saber muy bien cómo hemos llegado a ella, gracias al modo fluido en el que la película nos guía. Sumado, claro está, a que estamos demasiado ocupados intentando asimilar lo que se nos presenta como para ser completamente capaces de seguir el hilo.

Fotograma de Getting any?

Y es que una de las cosas que debería hacer todo el mundo es grabarse la cara mientras está viendo esta cinta, ya que a veces te presenta situaciones tan absolutamente disparatadas que tu cerebro se colapsa, abres mucho los ojos e intentas buscarle una explicación a lo que está pasando. De todos modos este continuo estado de asombro no consigue que nos quitemos la sensación de que se nos está presentando una serie de gags, más o menos conectados entre sí.

Al fin y al cabo en eso se basa la idea que tenía el director sobre esta película, gags sobre gags; reirse sobre las cosas de las que la gente se ríe. Por ello son continuas las referencias que hace la película a personalidades japonesas, series de animación, películas, programas de televisión… Kitano se ríe en esta obra de todo y de todos, incluso de él mismo, parodiando sus propios números cómicos y su forma de hacer cine.

Fotograma de Getting any?

Es esta “segunda capa” la que hace que esta película sea un poco más que una película de humor absurdo del estilo de Austin Powers y otras de ese corte, acercándola a un humor más comparable al de los Monty Python. Humor absurdo al fin y al cabo, sí, pero con una capa más por encima, algo que no explica sólo la obra, que depende de su contexto. Y es en este contexto donde reside lo grande de esta historia, pero también su mayor detractor ya que para disfrutarla como es debido debemos ser conocedores de gran parte de la cultura japonesa.

De la extensa lista de guiños podemos destacar el despecho con el que se “resume” el argumento de las historias de El lobo solitario y su cachorro, la premonitoria referencia al personaje tradicional japonés Zatoichi o la muy poco estelar aparición de unos extraños Cazafantasmas. A pesar de que se nos escapen muchos de estos homenajes, la siempre servicial Wikipedia tiene una buena lista de ellos a lo largo de la película, lo que ayuda a que podamos entender mejor la película.

Para terminar podemos afirmar que Getting any? es una rareza en la filmografía que hemos visto de este director y esto es debido sobre todo a que la película carece casi por completo de la huella técnica a la que nos tiene acostumbrados su creador, lo que hace que pudiese estar dirigida por cualquier otro. Eso sí, el guión es cien por cien Kitano.

Fotograma de Getting any?

Pero lo que me importa es vuestra opinión. ¿Preferís al Kitano violento y serio, al contemplativo o a este cómico de lo absurdo? ¿Os ha gustado la película? ¿Habéis visto la escena de después de los créditos? ¡Animaos a comentar!

La semana que viene:

Kids Return

Poster de Kids Return

Archivado en Beat Takeshi, Cine Japonés, Directores, Takeshi Kitano
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion