Life’s Too Short o la sublimación de la vergüenza ajena

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Ricky Gervais y Stephen Merchant son especialistas en lo que se ha dado en llamar humor incómodo, ese tipo de humor que explota el sentimiento de culpabilidad que golpea al espectador al reírse de las desgracias ajenas. Pero mientras que era relativamente fácil reírse del patetismo de David Brent (el jefe de la The Office original) o Andy Millman (el iluso actor de Extras), en Life’s Too Short todo es mucho más complejo.

Life's Too Short

Pero empecemos por el principio. Life’s Too Short es un mockumentary o falso documental coproducido por la BBC y la HBO protagonizado por Warwick Davis, actor conocido por participar en grandes producciones como Star Wars o Harry Potter y que en los ochenta protagonizó Willow de Ron Howard. Su época de esplendor, si es que se puede llamar así, hace años que pasó y ahora quiere (y necesita con urgencia) volver a hacerse un hueco en la industria.

Warwick Davis, Johnny Depp y Ricky Gervais

Hasta aquí no hay demasiada diferencia con Extras, la anterior serie de Gervais y Merchant, en la que sus protagonistas intentaban a toda costa meter un pie en el difícil mundo del espectáculo aceptado todo tipo de trabajos humillantes. Lo que pasa es que Warwick Davis lo tiene un poco más complicado ya que su enanismo le acota bastante sus posibilidades y tanto su gestor, como su ex-mujer y su secretaria parecen haberse puesto de acuerdo para amargarle la vida. Una pena ¿no?

Pues sí y no. En general, los espectadores tendemos a empatizar con los personajes pero es que Davis (el de ficción, claro está) es una mala persona. Es envidioso, prepotente y tremendamente mezquino, y aunque parezca cruel, cuando le humillan no podemos evitar pensar que en el fondo se merece todo lo que le pasa. Le utilizan como bola para jugar a los bolos, le obligan a disfrazarse con un peluche, Johnny Deep le hace bailar al son de su flauta y le mete en una taza de water con una excusa peregrina… y nosotros nos reímos, con mucha vergüenza, sí, pero nos reímos.

Pero no os penséis que esto es el bombero torero. En Life’s Too Short nada ni nadie se salva de la quema, ni siquiera el propio Ricky Gervais. El británico se retrata a sí mismo como una persona envidiosa e incluso cruel, y consigue que celebridades de la altura de Helena Bonham Carter, Sting o Johnny Deep (que venía de la polémica de la gala de los Globos de Oro del 2011) acepten reírse de sí mismos sin ningún tipo de piedad. Pero lo de Liam Neeson no tiene calificativo. Bueno, sí, hilarante.

Como ya comenté hace unas semanas a propósito del humor negro de Louie C. K., está claro que el humor incómodo y políticamente incorrecto no gusta a todo el mundo. O te encanta o te horripila, no hay término medio. Pero si eres de los que disfrutas con este tipo de humor no te puedes perder Life’s Too Short, y como su primera temporada consta de tan sólo siete episodios de media hora de duración no hay excusas que valgan. La tienes que ver y punto.

Archivado en BBC, HBO
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Sofia Martínez dice:

    Life’s Too Short es una historia sin mayor complicación, es sencilla y fácil de asimilar. Tal vez no ofrece nada nuevo pero como entretenimiento funciona bastante bien. Además hay varios elementos que destacar como; la participación de Stephen M. que para mí es sinónimo de éxito, con todo y que las producciones sean un churro.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs