Micro USB, un estándar realmente útil

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Recordáis cuándo era habitual preguntar por un cargador de una determinada marca si nos encontrábamos fuera de casa y nuestra batería empezaba a agotarse? Muchas veces no apreciamos estas pequeñas mejoras, pero la imposición del conector micro USB como estándar para alimentar los móviles ha aportado mucha comodidad a los usuarios y además ayudará a reducir la cantidad de residuos electrónicos.

Hace unos años, cuando los samrtphones aún no eran algo cotidiano, existía gran variedad de cargadores de móviles, tantos como marcas competían en el mercado. El resultado era que si nos lo habíamos olvidado en un viaje, o se nos acababa la batería mientras visitábamos a un conocido, hacíamos la clásica pregunta: ¿Tienes un cargador para…? Y a continuación venía la marca, que si era Nokia casi nos aseguraba una respuesta afirmativa, pero de lo contrario se complicaba bastante. Obviamente, la falta de un estándar era un problema grave, en más de un aspecto.

Logo de SuperSpeed USB

Y es que resulta muy cómodo saber que cualquier cargador nos servirá para nuestro móvil, pero esta compatibilidad además puede lograr reducir en gran medida los residuos electrónicos que se generan, con claras ventajas desde el punto de vista ecológico y económico. Por suerte, ya existe este estándar, que a día de hoy es (en la práctica) el micro USB. Buena parte del mérito de que exista es de la Unión Europea, que consiguió poner de acuerdo a los fabricantes, aunque en ese momento ya parecía que la tendencia era ir adoptando ese formato poco a poco. A día de hoy lo podemos considerar ya completamente establecido.

Por desgracia, una compañía tan importante como Apple no trabaja con micro USB, obligando a sus clientes a emplear su conector propietario de 30 pines. Aunque está tan extendido que casi se puede considerar también un estándar, lo cierto es que la actitud de la compañía de Cupertino resulta bastante censurable. En sus ansias por crear un ecosistema de accesorios, se olvida de que muchos compradores ya tienen cables micro USB que podrían aprovechar, y les obligar a comprar los suyos propios si quieren tener uno de repuesto. Una decisión que por ahora no ha pasado factura a Apple, pero que puede volverse en su contra según la guerra por el dominio del mercado de los smartphones se recrudece.

De todas formas, todavía hay retos que este formato debe afrontar. El primero será lograr que con la venta de un aparato que se recargue con un micro USB compatible no venga nunca un cargador, puesto que lo más probable es que acabe cogiendo polvo en un cajón, ya que a día de hoy el usuario medio dispone de varios en su casa. Y sería bueno que al estándar se añadan nuevas capacidades (como el vídeo que ofrece MHL) y mayor potencia, para poder alimentar también tabletas o incluso portátiles ultraligeros de bajo consumo.

¿Qué opinas tú de este formato? ¿Crees que debemos agradecer la intervención de las autoridades comunitarias, o piensas que la industria habría sido capaz de alcanzar un acuerdo al respecto sin necesidad de ayuda gubernamental?

Sitio oficial | Un cargador para todos

Archivado en Cargadores, Micro-USB, Móviles, Smartphones, Unión Europea
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs