El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Pocos autores con la calidad narrativa y estética de Oscar Wilde han llegado a alcanzar su fama y a cosechar el enorme éxito de público que le acompañó durante buena parte de su vida. Hombre de contradicciones profundas consiguió ser alabado por su obra y reprendido públicamente por sus conductas personales. Con “El retrato de Dorian Gray” (una obra muy diferente por su estilo y formato al resto de la producción de Wilde) consiguió crear un personaje imperecedero representación del hedonismo y la vanidad.

El retrato de Dorian Gray es un libro atípico dentro de la producción literaria de Oscar Wilde por varias razones: por tratarse de una novela (la única que llegó a escribir Wilde), por su extensión de más de doscientas páginas (bastante enfrentada a las creencias estéticas del autor que siempre defendió y cultivó narraciones más cortas) y por su proceso de creación dividido en varias etapas que transformó una novela corta en la obra que hoy conocemos.

La obra fue concebida originalmente como una novela corta y como tal se publicó en 1890. Posteriormente Wilde la revisó añadiendo nuevos capítulos, eliminando pasajes o frase que fueron considerados “poco decentes”, profundizando en la psicología e historia de los personajes hasta convertirla en la obra de 20 capítulos que todos conocemos hoy en día.

Toda la novela se estructura en torno a 3 personajes (el atractivo Dorian Gray, el pintor Basil Hallward y Lord Henry Wotton) y cómo a partir de su relación surge primero el retrato y, posteriormente, la evolución de la personalidad de Dorian Gray.

Considerada una novela de terror gótica, consigue aunar con maestría realidad y ficción, representando con acierto e ironía la sociedad victoriana de la época en que fue escrita y creando al mismo tiempo las condiciones para un ambiente de fantasía y sucesos inesperados.

Oscar Wilde

Al igual que ocurre con la mayoría de las obras de Wilde, esta novela se presta a segundas interpretaciones (muchas de ellas difíciles de conservar con la traducción), lo que convierte el aspecto sencillo de la novela en una trampa: no es tan simple como parece y algunos pasajes pueden ser extremadamente difíciles de entender en toda su profundidad.

En su momento fueron muy polémicas algunas de las escenas “homoeróticas” de la misma (algunas incluso fueron utilizadas contra Wilde en el proceso público que se abrió contra él en 1895), ampliando la leyenda de un escritor que hacía y decía siempre lo que le apetecía.

Con El retrato de Dorian Gray, Wilde consiguió crear un personaje imperecedero presente en la cultura popular y objeto de numerosas adaptaciones e interpretaciones a día de hoy a pesar de haber pasado más de un siglo sobre sus espaldas.

Una novela original, un autor irrepetible, un personaje enigmático y poliédrico. ¿Qué más tengo que deciros para que empecéis a leer ya?

Archivado en Literatura, Novela, Oscar Wilde
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion