Windows 8, una enorme oportunidad y un considerable riesgo para Microsoft

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El nuevo sistema operativo de la empresa de Steve Ballmer va a representar un cambio radical frente a la experiencia tradicional con un PC. Si la jugada tiene éxito, Microsoft podrá hacerse un hueco en el sector de los tablets pero, si las cosas van mal, puede verse perjudicada en el todavía amplio segmento de los ordenadores tradicionales, en el cual su posición actual es cómoda. ¿Valdrá la pena correr este riesgo, o lo verdaderamente peligroso es el inmovilismo?

No es ningún secreto que un cambio supone un riesgo, que adentrarse en lo desconocido es complicado e incierto. Y tampoco que implica que aparezcan nuevas posibilidades, que el resultado de esa evolución pueda ser una mejora, un nuevo paradigma en su campo. Microsoft, consciente de que el iPad y los tablets Android son los dispositivos de moda, ha decidido introducirse en este sector. En lugar de crear un software propio o una versión de Windows Phone 7, se ha atrevido a rediseñar Windows, su producto estrella, para adaptarlo a pantallas táctiles, aunque esto pueda causar el rechazo de los usuarios de otros factores de forma y de aquellos a los que los cambios profundos no les atraen.

Captura de pantalla de Windows 8

Quizá la multinacional de Redmond ha tomado nota de lo que le ha ocurrido a Nokia: permanecer impasible mientras el mercado va en nuevas direcciones resulta peligroso, por mucho que los números actuales sigan siendo buenos. El problema es que Windows es un producto tan extendido e icónico que cualquier cambio va a suponer polémicas. A un cliente empresarial la nueva interfaz no le interesa, quiere que todo siga funcionando igual que hasta ahora. Muchas personas poco hábiles en el campo tecnológico han tardado años en asimilar el funcionamiento de este sistema operativo, y van a acoger muy mal este nuevo estilo.

Probablemente Microsoft arriesga la satisfacción de los usuarios tradicionales frente a los nuevos por estrategia empresarial: el apetecible mercado de las tablets está dominado por Apple, mientras que en el de los ordenadores tradicionales no hay un competidor fuerte que pueda atraer a los consumidores descontentos. Aún así, creo que van a ser muchos los que no van a querer saber nada de esta nueva experiencia, y que van a seguir durante años fieles a los productos que ya conocen. Y pienso que Microsoft acabará por darles la razón.

Fotografía de un Lenovo IdeaPad Yoga con Windows 8

Considero que muchos clientes no aceptarán Windows 8, y que en ciertos dispositivos no va a tener sentido. Creo que Microsoft acabará cediendo a estas presiones, y Windows 7 convivirá mucho tiempo con su sucesor. No me extrañaría que la empresa de Steve Ballmer acabase por iniciar dos líneas separadas de producto, una basada en el escritorio tradicional y otra centrada en el nuevo aspecto que nos proponen. No creo que esto sea su objetivo, pero resultaría positivo para los consumidores, y opino que tendría bastante sentido a largo plazo. En cualquier caso, no será hasta dentro de mucho tiempo que podamos valorar la revolución de Windows 8 con perspectiva y objetividad.

¿Qué te parece el nuevo sistema operativo de la firma de Redmond? ¿Estás deseando que llegue cuanto antes, o consideras que a ti no te va a aportar demasiado?

Archivado en Metro, Microsoft, Software, Tablets, Windows 8
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion