El cine 4DX, lo hemos visitado y os contamos la experiencia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Llega el final del verano y volvemos con muchas historias por contar. Como fanático del cine no he podido evitar entrar a una sala 4DX para saber qué es lo que realmente podemos esperar de esta nueva modalidad. Ya en Xombit os habíamos hablado del tema, pero ahora es tiempo de salir de dudas con pleno conocimiento de causa. ¿Merece la pena ver una película en estas salas? Aquí os dejo mis impresiones y opinión al respecto.

Ya se lo preguntaba Miguel de manera muy atinada: el cine 4DX, ¿aporta algo a la película o simplemente convierte al cine en un parque de atracciones? Bueno, pues hemos aprovechado la veraniega oportunidad de viajar hasta México para entrar a una de estas salas y brindar nuestras impresiones de primera mano. Pero antes de entrar de lleno en ello hay que hablar un poco del contexto de la industria del cine en el país norteamericano (sí, de acuerdo a la geografía Norteamérica termina en México).

La empresa Cinépolis, la más grande e importante del país, es quien ha apostado por incluir la experiencia 4DX en sus complejos. Ésta se une a sus otras ofertas como el ya tan difundido 3D y sus salas VIP. Estas últimas ofrecen proyecciones digitales o en tercera dimensión con la peculiaridad de brindarte un asiento sumamente cómodo (basta ver la imagen abajo) y poner a vuestro servicio a un camarero que lleva hasta vuestras manos cualquier bebida o alimento de los disponibles en la carta (desde sushi hasta un bocadillo). El precio de una entrada regular es de 63 pesos mexicanos, unos 3,8 euros, mientras que la entrada a estas salas VIP tiene un costo de 6,5 euros si la película no es en 3D y 8 si la proyección es en tres dimensiones. Ya imagino lo que estaréis pensando comparando los precios con las salas de cine en España, pero guardemos las distancias y los contextos socioeconómicos.

Las salas VIP son muy cómodas

La compensación viene en las compras adicionales a la entrada. En México es impensable entrar a la sala con la bolsa del supermercado repleta de chuches o con todo lo necesario para hacerse un bocadillo dentro. Los alimentos que ingresan deben ser adquiridos en el mismo cine que, hay que decirlo, brinda una importante variedad de opciones y de muy buena calidad, pero eso sí, el precio estará por encima de lo que regularmente costaría un café, por poner un ejemplo. Aunque he de decir que la experiencia dentro de las salas no tiene comparación con lo que encontramos en España. Las butacas tipo estadio que evitan que el tipo alto de enfrente te haga ver su silueta toda la peli son prácticamente inexistentes de este lado del Atlántico (en donde el diseño de las salas puede ser realmente surrealista). Esto me lleva directamente al punto en cuestión de este artículo.

El cine 4DX supone un rediseño entero de la sala, pues no se trata simplemente de instalar las butacas móviles y vibratorias, sino que éstas deben estar en la forma tipo estadio ya mencionada y en grupos de cuatro separados a una sana distancia. Se agregan potentes ventiladores a la sala, luces y otros peculiares añadidos que harán que se experimente con todos los sentidos lo que la lente de la cámara busca transmitir. Ya puestas las cosas hay que decir que sin una buena proyección en la pantalla, es decir, sin una buena película, no hay elemento tecnológico que salve la tarde. En este caso El legado de Bourne ha quedado a deber bastante, y no porque no tuviera el formato 3D. Si alguien esperaba que dieran una vuelta de tuerca a la historia del agente casi inmortal, seguramente lo decepcionaran en lo que es una especie de mal refrito de la primera entrega de la saga.

Imagen de una sala de cine en formato 4DX

Una vez más, Miguel estaba en lo cierto al pensar que se trata de un formato que se adapta bien a los blockbusters americanos. Las persecuciones en motocicleta, los disparos, una feroz lucha con un lobo y la ambientación en una fría montaña con ventiscas están muy bien logradas. Pero también hay muchos movimientos innecesarios, como un vaivén constante en las tomas aéreas y vibraciones en la espalda en peleas cuerpo a cuerpo. Los movimientos no distraen realmente, pues la película en sí no es una que requiera de mucha atención, pero sin duda hará falta que los realizadores filmen pensando de antemano en lo que estas salas pueden ofrecer a los espectadores.

Una entrega más de la saga

Este último elemento es el que creo que puede generar un mayor debate. Después de unos años de la imposición del formato 3D para muchos de los títulos comerciales no creo haber visto películas que realmente exploten esta herramienta. Salvo el caso de Avatar y detalles puntuales en otras películas (sobre todo animadas), el 3D resulta realmente prescindible y en muchos casos totalmente innecesario. Después de experimentar el 4DX he de decir que la tónica parece ser la misma: en la medida en que desde la realización de la película no se busque explotar estos elementos, no pasará de un rato divertido nada económico. El precio en México es de 159 pesos, es decir unos 9,6 euros, ¿pagaríais una suma un poco más alta por ver una peli mientras te sacuden de un lado a otro?

En pocas palabras, el cine 4DX tiene el potencial de generar un ambiente que realmente te ponga en sintonía con lo que pasa en la pantalla. Entrar en el film es posible en un sentido casi literal con las herramientas que brinda, siempre y cuando la sincronización entre los estímulos y el argumento al que se está prestando atención sea buena. De otra manera no habría mucha diferencia entre estas salas y las turbulencias que me acompañaron en el vuelo de vuelta mientras veía de nuevo Los Vengadores. Para encontrar este equilibrio será fundamental que en el mundo del cine no se imponga desde las productoras o distribuidoras el empleo de esta tecnología, sino que los cineastas se acerquen a ella y hagan con la herramienta una experiencia más completa. ¿Os gustaría probar el cine 4DX o simplemente os parece un exceso?

Archivado en 3D, 4DX, Bourne, México
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Miguel Regueira dice:

    ¡Muy interesante! No creo que me gustase, pero me gustaría ver una película así. Pero con la situación de España, no creo que los cines vayan a invertir en algo tan arriesgado…

    • Carlos Girón dice:

      Quizá para el 4DX este sea el peor momento, pero no para mejorar lo que ofrecen los complejos en cuanto a infraestructura en España. Creo que podría ser un gran inicio y una muy buena oportunidad para una empresa como Cinépolis que tiene cines hasta en la India y, al mismo tiempo, abrir la puerta para este nuevo tipo de experiencia. Por lo pronto te digo que vale la pena entrar para saciar esa curiosidad.

  • Ricardo Cruz dice:

    El año pasado en los ángeles realizaron pases en cines 4DX de dos películas de Tim Burton durante unos meses, Pesadilla antes de Navidad y Alicia en el País de las Maravillas, y leí buenas críticas sobretodo en relación a Alicia pues utilizaron perfumes con olor a té, césped y demás en ciertas escenas donde salían estos elementos. Es decir, a parte del tema de butacas le añadieron también temas de olores y la gente salía con la sensación de que estuvieron dentro de la peli. Interesante tu experiencia!!

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion