Hemos probado el Samsung Galaxy Note II y estas son nuestras impresiones

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El esperado Samsung Galaxy Note II ya está entre nosotros y desde Xombit queremos ser de los primeros en contarte qué tiene de bueno y qué no tanto el nuevo teléfono gigante de Samsung. Un duro rival, para competir con todos los lanzamientos que nos abruman este año, que probablemente saldrá ganador entre otras cosas, en ventas. Si quieres saber si está a la altura de todo de lo que se espera, no tienes más que seguir leyendo.

Samsung Galaxy Note II de cerca

Galaxy. Ya son unas cuantas las veces que hemos tratado un producto con este nombre en su etiqueta. Si con el lanzamiento del Samsung Galaxy S III ya realizamos un artículo para mostrar sus virtudes y sus defectos, en esta ocasión vamos a centrarnos en el nuevo producto de Samsung, el Galaxy Note II.

Los coreanos sacan al mercado la esperada evolución de su móvil. ¿O quizá debería decir tablet? De hecho se ha popularizado un término que califica como phablet a este tipo de dispositivos, a medio camino de uno y otro lado. En este caso llegó a mis manos el pasado miercoles día 3 de octubre el nuevo Samsung Galaxy Note II y desde Xombit voy a tratar de comentar qué tiene de nuevo, de bueno y de no tan bueno.

Primeras impresiones

La presentación de la que hace gala el nuevo modelo de Samsung es muy similar a la del resto de los productos de la marca, en lo que a telefonía se refiere, claro. Todo en un espacio muy reducido, pero al igual que en otros casos, echo de menos el toque más cuidado que le otorga Apple a la forma en la que presenta sus productos. Me refiero a que, una vez hemos sacado el móvil de la caja encontramos los distintos accesorios, como auriculares, cable USB, batería, etc., pero sin ir colocados con el mimo con que lo hacen en los productos de la manzana mordida.

Por lo demás, la caja en color blanco me recuerda mucho a los productos de Apple. Al abrirla encontramos el terminal en primer plano, con los plásticos protectores y un pequeño manual de instrucciones. Una vez en la mano, con la batería puesta, vemos un terminal grande, que sin embargo no resulta molesto de agarrar ni tiene excesivo peso. El plástico, aunque de calidad, es la nota dominante. Prefiero un acabado similar al que HTC le da a sus modelos de gama alta.

Especificaciones

  • Procesador Exynos 4412 Quad-core Cortex-A9 a 1,6 GHz
  • Memoria RAM de 2 GB
  • Cámara trasera de 8 MP con Autofocus y LED Flash, disparo en ráfaga (20 disparos), con 3,3 fotos por segundo
  • Grabación de vídeo en full HD a 1080p a 30 FPS con estabilizador de imagen
  • Cámara frontal de 1,9 MP con grabación de vídeo HD a 720p
  • Almacenamiento interno de 16 GB, 32 GB y 64 GB, expansibles mediante tarjetas microSD
  • Bluetooth 4.0
  • Wi-Fi: 802.11n, 802.11g, 802.11b, 802.11a
  • Sensores: GPS con soporte GLONASS, acelerómetro, LED de notificaciones RGB, brújula digital, proximidad, barómetro, giroscopio
  • Sin salida HDMI, deberás comprar un adaptador o trasmitir contenido multimedia en DLNA/MHL
  • Soporte para NFC
  • Dimensiones y peso: 151,1 x 80,5 x 9,4 mm y 178 gramos
  • Batería de 3.100 mAh

Disponibilidad

Desde el día 2 del mes de octubre está disponible de forma oficial en todo el mundo. En dos tonalidades: una blanca que es la que en mi caso he elegido y otra gris, y lo podemos adquirir en multitud de páginas y tiendas especializadas. Los precios en los que se mueve se corresponden, como se aprecia en sus especificaciones, con los de un terminal de alta gama. Podemos encontrarlo desde 569 euros en su precio más económico hasta cifras que llegan a los 700 euros y que son la nota predominante en las comercios que todos podemos tener en mente.

Respecto a la posibilidad de adquirirlo con alguna operadora, ya sea mediante contrato nuevo o fidelización, puedo decir que en el momento de redactar el artículo, no hay ninguna de las que trabajan en España que lo tenga en su catálogo, si bien es previsible que no tarden mucho en incluirlo. Personalmente lo prefiero libre, pues buscando en la red se puede encontrar a precios interesantes, y no estar así atado a las abusivas cláusulas y precios de las compañías de telefonía de este país.

Hardware

Samsung Galaxy Note II por dentroMientras procedía a conectarlo y, como poseedor anteriormente de un Samsung Galaxy Note y un Samsung Galaxy S III, esperaba un cruce entre ambos terminales. Al encenderlo, la pantalla Super Amoled HD de 5,5 pulgadas luce impresionante. Ha crecido en 0,2 pulgadas respecto al modelo anterior y es 0,7 pulgadas más grande que la que posee el Samsung Galaxy S III, la cual ya tenía unas proporciones generosas. Incluye una cobertura en la parte frontal de Gorilla Glass 2, lo que le da durabilidad y resistencia. Los colores, como suele ocurrir en las pantallas de Samsung, están ligeramente saturados.

El corazón de la maquina es un procesador Exynos 4412 Quad-core Cortex-A9 a 1,6 GHz y su RAM de 2 GB, a diferencia del Samsung Galaxy S III, que cuenta con 1 GB de RAM y el mismo procesador pero a 1,4 GHz. Decir que vamos sobrados de potencia parece obvio con semejantes cifras. Si en el Samsung Galaxy S III ya sorprendió la capacidad de usar vídeo superpuesto a otras aplicaciones mediante una ventana reducida, en este caso hice una prueba que iba más allá. Estaba actualizando e instalando aplicaciones de Google Play Store en segundo plano, escuchando Spotify, escribiendo correos y en ese instante me fui a la aplicación de vídeo. Se mostraban todas las miniaturas que tengo en la tarjeta de memoria y que no son pocas, en movimiento, sin saltos ni cortes. Y se trata de vídeos en HD en muchos de los casos.

El sonido también ha mejorado con respecto al modelo anterior, y mucho. El volumen es más elevado y más claro, aunque en este punto no entiendo como los fabricantes, primero, no sitúan el altavoz en otro lugar que no sea la parte trasera del terminal y, en segundo lugar, porque no implementan un doble altavoz stereo. En ese caso ganaría muchos enteros.

Otro objeto de mejora ha sido la cámara. Ahora usa la misma que la que incorpora el Samsung Galaxy S III. Pese a mantener la resolución, 8 megapíxeles, la calidad ha subido muchos enteros. La novedad, algo que ya incluye el también el Samsung Galaxy SS III, son nuevos modos de fotografía como el disparo múltiple y selección de la mejor foto, disparo compartido, etc. y la inclusión de nuevos efectos. El vídeo mantiene la calidad y puede grabar en 1080p a 30 fps. La cámara delantera es igualmente destacada, no tanto por sus especificaciones sino porque, con 1,9 megapíxeles y grabación a 720p, cumple de sobra con sus funciones.

El modelo que ha salido a la venta es el que tiene 16 GB de memoria interna, si bien está previsto que aparezcan otros dos modelos, con 32 y 64 GB de memoria de almacenamiento respectivamente. A diferencia de otros terminales como el HTC One X o el Sony Xperia S, Samsung ha dotado a sus productos con la posibilidad de usar tarjetas de memoria. En mi caso he probado con una SanDisk Ultra de 64 GB y la maneja sin problemas.

Software

SoftwareSe trata del primer modelo de Samsung en incorporar de serie la última versión de Android. Jelly Bean corre por sus venas en su versión 4.1.1 y, además de algunas novedades menores, destaca sobre todo por la inclusión del conocido Project Butter, la depuración que desde Google han hecho en esta versión de Android, lo que posibilita una fluidez aún mayor y menor consumo de recursos. Junto al ya conocido asistente de voz S Voice, que por otro lado, es uno de los principales atractivos, el Samsung Galaxy Note II incorpora una serie de funciones específicas para aprovechar el uso del S Pen. Ahora Samsung ha rediseñado el stylus para que ofrezca más puntos de presión, hasta 24.

Las funciones nuevas permiten combinar texto manuscrito con contenidos digitales directamente sobre la pantalla. Con sólo pulsar el botón del S Pen, el dispositivo reconoce automáticamente que el usuario desea recortar el contenido seleccionado en la pantalla. Si seguimos viendo novedades, Idea Visualizer posibilita añadir texto manuscrito e ilustraciones, haciendo que estas se correspondan con los términos escritos a mano. La función Easy Clip permite recortar la pantalla en el formato deseado para luego editarla ya sea con colores o escribiendo.

La función Paper Artist permite tomar fotografías con filtros y que luego con el S Pen pueden ser editadas hasta obtener unos resultados más que llamativos. Air View es otra función nueva y viene a tratarse de una previsualización de contenidos, pues solo con colocar el S Pen sobre una foto o correo podemos ver una vista previa del mismo. Debemos destacar también otras funciones como Quick Command para abrir aplicaciones de forma rápida con el S Pen o Screen Recorder, que va un paso más allá de las capturas de pantalla y permite grabar pequeñas secuencias de vídeo de la pantalla.

Aunque la función más deseada es la que espero estos días con la próxima actualización y que no es otra que la posibilidad de dividir la pantalla en dos para poder trabajar de forma más eficiente. Incluye, a diferencia del modelo anterior, la tecnología NFC para transmisión de datos, que en mi caso he podido usar poco. El proceso resulta sencillo, solo requiere acercar la parte trasera de ambos móviles y tocar la pantalla.

Interfaz

La nueva interfaz TouchWiz NatureEn este aspecto no hay mayores novedades y Samsung se sirve de una capa de personalización llamada TouchWiz, que recubre la versión 4.1.1 que lleva de Jelly Bean. Siempre he sido usuario de launchers alternativos, sobre todo “Launcher Pro”, pues no me gustan las capas que los fabricantes añaden a los terminales. En este caso, al igual que en el Samsung Galaxy S III, he decidido darle una oportunidad a TouchWiz, pues ahora, sin ser una maravilla, ha mejorado de forma importante con la versión que han dado en llamar Nature.

El teléfono va muy fluido, como cabía esperar, aunque creo que con Android nativo por el hardware que tiene podría dar mucho más de sí, pues cuando accedo a la pestaña de widgets hay una pequeña relentización inicial. En cuanto al cajón de aplicaciones, el desplazamiento es horizontal, y en él tenemos agrupados los widgets que podemos añadir. Estos, además, son redimensionables, factor de agradecer a la hora de usarlos.

Batería

La batería ya era buena, dentro de lo que cabe, en el Samsung Galaxy Note original. En este caso han aumentado la capacidad de la misma llegando a los 3100 mAh, lo que le da una duración adecuada a la pantalla que incluye y que supone el mayor gasto energético en cualquier terminal. Aún estoy empezando a usarla, por lo que habré de completar algún ciclo de carga más hasta poder tener una opinión formada. Por ahora, y tras 10 ciclos de carga, he obtenido una duración de un día y una horas, empleando 3G, Wi-Fi, navegando, usando una hora el GPS y oyendo algo de música. El tiempo en reposo casi no gasta nada de batería, cosa que en otros terminales no sucede.

Conclusiones

97

El mejor terminal que nunca ha pasado por mis manos. Reúne todo lo que cualquier usuario exigente puede buscar en un smartphone y a la vez se adapta a cualquier nivel de exigencia. Es cierto, el tamaño puede condicionar a algunas personas y yo con el primer Samsung Galaxy Note pensaba eso mismo. Pero cuando pasas a tenerlo en las manos, la pantalla y las posibilidades que ofrece hacen que las dimensiones caigan en el olvido. Sirve para realizar tareas diarias, como reproductor multimedia de gran calidad e incluye una cámara que podríamos decir que es de las mejores del mercado. En mi caso lo tengo claro. La única pega es que debemos esperar las actualizaciones por parte de Samsung, aunque parece que por ahora no lo están haciendo mal. Si fuese de Google ya sería la… repera.

Galería de fotos

Archivado en Análisis, Móviles, Samsung, Samsung Galaxy, Samsung Galaxy Note II
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs