Los cinco “secretos públicos” de Apple

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cría cuervos y te sacarán los ojos, esto podrían pensar en Apple de algunos de sus ex empleados. Resulta que muchos, al dejar su trabajo en la compañía de la manzana mordida no tienen ningún reparo en hablar a los medios sobre las maneras de hacer de su ex compañía. Técnicas o ideas que todos, en parte, conocemos. Sin embargo, que vengan de personas que han trabajado para los de Cupertino toman más valor. ¿Repasamos cuáles son los “secretos públicos” de Apple?

Son muchos los empleados que han pasado a lo largo de la historia por los distintos centros de trabajo de Apple. Algunos pasarán a la historia como grandes artífices de los exquisitos diseños de los productos de la compañía o como responsables de la evolución de muchos de ellos.

Manzana de Apple en Edificio

Sin embargo, a pesar de que Apple cuida y mima mucho sus diseños, no hace lo propio con sus empleados, ya que al parecer, muchos de sus ex trabajadores no tienen reparo alguno en sentarse frente a los medios y airear lo que ellos han experimentado con los de Cupertino.

En este caso, ha sido The Wall Street Journal el que a través de su blog sobre mercados, MarketWhatch y tras haber entrevistado a varios ex empleados de la compañía ha recopilado lo que yo he querido llamar “los secretos públicos de Apple”. En ningún caso desvelaron secretos industriales, sólo lo que ya muchos sabemos, intuimos o creemos. En particular, he querido resumir todas estas conclusiones a las que llegan estos antiguos empleados tras su experiencia laboral con la compañía de la manzana mordida y resumirla en sólo cinco puntos aportando, además, algunos datos que justifiquen estas afirmaciones.

1. “Los productos no serán punteros por mucho tiempo”

Esta es la primer conclusión a la que se puede llegar tras algunos comentarios de los diversos ex empleados de Apple. Si hay algo que molesta sobremanera a los consumidores es la constante obsolescencia de los productos de la compañía de la manzana mordida. Sin embargo, aunque esta no sea una práctica exclusiva de Apple sí que llama la atención la cantidad de dispositivos lanzados por esta compañía en los últimos años, como bien explica en su web el consultor tecnológico Patchen Barss, que durante los últimos 25 años ha probado más de 20 dispositivos fabricados por los de Cupertino:

Siempre que compro algo de Apple está a punto de ser obsoleto. Desde 2001 han salido siete iPods, tres iPod Mini, siete iPod Nano, cinco iPod Shuffles y cinco versiones del iPod Touch. Además han lanzado seis modelos de iPhone y tres modelos de iPad en sólo dos años“.

De esta manera, lo normal es que el cliente sólo pueda disfrutar de lo último que su marca preferida ha lanzado apenas unos pocos meses, ya que en cuestión de seis u ocho meses, Apple ya habrá desarrollado exactamente lo mismo pero quizás un poco más pequeño, tal vez un poco más rápido y seguramente algo más caro.

Infografía de distintos productos de Apple

2. “Con los productos de Apple los clientes gastan más”

Este es uno de los pilares marketinianos que Apple ha sabido inculcar muy bien al consumidor, gracias en parte, a que han entrenado a sus empleados para que en su psicología de venta lo den por hecho y hagan que el cliente lo acepte hasta tal punto, que hoy por hoy el que se compra un iPhone también da por hecho que todos los accesorios serán más caros y lo aceptan porque es parte de lo que conlleva tener un artículo Apple.

Es un hecho probado que los clientes de Apple tienden a gastar más dinero que el resto de consumidores de otras marcas (hasta un 10% más) y no sólo porque los productos de Apple sean, por norma general, más caros que lo de la competencia. Según un artículo en la web de analistas Morningstar, se calcula que el usuario común de smartphone gasta alrededor de 81$ dólares al mes a través de los servicios que le ofrece su teléfono inteligente, sin embargo, usuarios de iPhone se gastan de media 90$ al mes a través de los servicios que se le proporcionan a través de iTunes. Otro dato significativo es que los propietarios de un iPad gastan de media 158$ por los 105$ que gasta el usuario de cualquier otro tablet de la competencia.

Llegados a este punto, nos podríamos hacer la siguiente pregunta: ¿por qué los llamados “maqueros” gastan más que los otros consumidores? Hay dos posibles respuestas para esta pregunta, por un lado, Apple asegura que la explicación está en que “el software es sencillo, todo el mundo sabe manejarlo. Es fácil para cualquiera entrar a una tienda online y comprar un producto que, dicho sea de paso, luce en la pantalla de un iPad mejor que en otro sitio”. Por otro lado, también existe la explicación de que tanto el iPad como el iPhone son productos caros que atraen a clientes con un poder adquisitivo más elevado, lo que repercutiría en el gasto en aplicaciones y comercio online, yo no termino de estar del todo de acuerdo con esta última afirmación aunque la comparto en parte.

3. “Los inversores dudan de la capacidad de innovación de Apple”

Sí, se que el valor de la compañía es el más alto de su historia, actualmente es la empresa más valorada en bolsa y no hace mucho que repartió dividendos, pero en este caso, se trata de un dato que los ex empleados relacionados con las altas esferas si manejan. Estos basan sus afirmaciones en que la no presencia de Steve Jobs al frente de la innovación de los de Cupertino ha hecho que los inversores no crean fuertemente en la capacidad “revolucionaria” que tenían antaño, por cierto, algo a lo que ya apuntaban nuestros compañeros de Capitalibre en un artículo anterior.

Gráfica del valor actual de Apple y aumento en el último año

Desde el fallecimiento de Jobs, la compañía sólo se ha dedicado a actualizar sus productos ya existentes y no ha aportado ninguna novedad relevante ni innovadora, al fin y al cabo, esas eran las bases en las que se apoyó el desaparecido Steve para hacer de Apple la compañía que es hoy en día.

Si hay algo que realmente preocupa a los inversores es el dato que se desprende de un estudio llevado a cabo por el banco de inversiones Piper Jaffray donde se muestra que casi el 50% de los beneficios obtenidos por los de Cupertino en el último año provienen de la venta del iPhone, es decir, la compañía depende prácticamente de un sólo producto, al que además, sólo se han dedicado a actualizar y equiparar con los de la competencia, sin aportar ninguna novedad que lo haga destacar por encima del resto de smartphones del mercado.

4. “El iPhone tiene un precio muy superior al de su valor real”

Esto no lo digo yo, es otra de las conclusiones a las que llega The Wall Street Journal tras varias entrevistas con diversos ex empledos de Apple, donde uno de ellos dice lo siguiente:

“Fabricar un iPhone cuesta cientos de dólares menos que un iPad, pero al consumidor final le cuestan casi lo mismo. Esto es porque la compañía maneja un margen de beneficio mucho mayor en los teléfonos que en la tabletas”.

Para comprobar si esto que dicen es cierto, tendremos que entrar en aburridos datos. En el último año Apple aumentó sus beneficios en un 58% en EEUU gracias a las ventas del iPhone, pero entre abril de 2010 y marzo de 2012, tiempo de andadura del iPad su beneficios han sido de entre un 23% y un 32%. Con lo que se puede llegar a la conclusión de que la afirmación anterior es totalmente cierta.

Para ampliar un poco más estas cifras, recientemente IHS iSuppli, ha calculado que a Apple le cuesta 217$ fabricar un iPhone 5 de 32GB, es decir, alrededor de una tercera parte de su precio de venta al público. Mientras, fabricar un iPad con similar almacenamiento le cuesta a los de Cupertino unos 375$, la mitad de lo que saldría puesto en una Apple Store.

Entonces, ¿en relación a el coste de su fabricación, es caro el iPhone? Yo diría que sí. ¿Como consideran algunos de sus ex empleados, tiene un precio exageradamente superior al de su valor real? Creo que no hay dudas, pero los consumidores muchas veces creen que están pagando un precio bajo por sus iPhone subvencionados por una operadora, cuando en realidad ésta sólo está absorbiendo una parte de los dos tercios de beneficio de Apple. Por lo tanto, el precio de los iPhone es sobreelevado para que los de Cupertino sigan manteniendo su margen de beneficios a pesar de que compañías telefónicas lo comercialicen subvencionado a un precio, a priori, más económico.

5. “Te quieren enganchar de por vida”

Este es el último concepto que se desprende tras lo hablado por los ex empleados de Apple. Los de Cupertino han concebido un ecosistema que atrapa a los clientes. Un ejemplo de ello sería su iCloud, el cual ofrece 5GB de almacenamiento gratuito en la nube, pero sólo para iDevices, por lo que si queremos acceder a los datos que tengamos guardados desde un dispositivo distinto a los de Apple no nos será posible.

Representación gráfica del funcionamiento de iCloud

Hay otros programas con problemas similares, como puede ser iTunes, donde como dice un ex empleado de la compañía: “[…] las canciones son tuyas, has pagado por ellas, pero no puedes llevártelas a ningún sitio. La única opción es emplear programas de terceros para facilitar la tarea, programas que Apple desaconseja utilizar, por cierto“.

¿Qué pensáis de estas cinco conclusiones? ¿Estáis de acuerdo con ellas? ¿Estos conceptos son sólo exclusivos de Apple o los podemos extrapolar a más compañías? ¿Os parece profesional que antiguos empleados expongan lo que han experimentado en sus años en la compañía?

Fuente | Market Watch

Archivado en Apple, iPad, iPhone, iPod, iTunes, Sociedad, The Wall Street Journal
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Miguel dice:

    Algunas cosas de apple dan miedo, tanto como las de facebook… son los “monstruos” como ya lo fue microsoft, que parece se esta “rehabilitando” … Google también es un monstruo, pero digamos que personalmente me da menos miedo…

    • Ricardo Cruz dice:

      Hay que entender que para estas compañías no sólo somos clientes. Somos sus “productos”. Toda la información que nosotros les proporcionamos (vía iTunes, vía Gmail o vía Hotmail) es recopilada por ellos que luego se la venden a empresas que necesitan de esa información para incrustarnos la publicidad de sus productos según lo que saben de nosotros. Así que no somos más que un productos que ellos (las tres compañías que has nombrado) venden a sus “clientes”. Así que sólo queda aceptarlo y perder el miedo.

      Gracias por tu comentario!

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion