Acercándonos al arte: el Neoclasicismo (Goya)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

En “Acercándonos al arte”, una vez más trataré de aproximar a un genio de la pintura. Goya es una de las figuras más enigmáticas en el arte. Este maestro fue pintor de la Corte y del pueblo, de lo religioso y lo místico. Atrapado entre la belleza y el erotismo de La maja y el horror de Los fusilamientos del 3 de Mayo. Pintor polifacético en cuanto a temática y técnica. Utilizó con gran maestría el óleo. Fue dibujante y grabador. Perseguido por la inquisición. Supuesto amante de Doña Cayetana (Duquesa de Alba), torero ocasional y posiblemente envenenado. ¿Quieres conocer al artista?

Goya

Nació en 1746. Se inicia en el arte de la mano del aragonés padre Joaquín, y en la escuela de dibujo de José Ramírez, con apenas doce años ingresa en el taller de José Luzan, donde conoció a los hermanos Bayeu, muy importantes en su carrera profesional. Goya se traslada en 1763 a Madrid, se instalará en el taller de Francisco Bayeu durante cinco años. Viaja a Italia, donde según dicen llegó a hacer de torero para obtener dinero. En 1771 en Parma, obtendrá el segundo premio en un concurso de pintura, la estancia italiana fue corta e intensa.

En1771 reside en Zaragoza, recibirá sus primeros encargos de temática religiosa y estilo académico.

El 25 de julio de 1773 Goya contrae matrimonio en Madrid con María Josefa Bayeu, hermana de Francisco y Ramon Bayeu. Recibe encargos de la Corte, gracias a su familia política. Realiza cartones para la “Real Fabrica de Tapices”. Permanece 18 años y en ellos realiza encargos importantes, en 1780 ingresa en la Academia de San Fernando.

Se iniciará como retratista en el verano de 1783, retrata a toda la familia del hermano menor de Carlos III, sirviéndole para abrirse camino en la Corte y en las casas nobiliarias.

Cuando Carlos IV sucede a su padre en diciembre de 1788, la relación de Goya con el nuevo monarca será muy estrecha. Es nombrado pintor de cámara, la mayor parte de la Corte madrileña pasa por su estudio para hacerse retratos.

En 1792 el pintor enferma y queda sordo. Algunos historiadores piensan que se envenenó por las toxinas de sus pinturas, el artista mezclaba sus pigmentos hechos de plomo, cadmio y mercurio. Consideran que esto formó parte de sus alucinaciones y genialidad, aunque fue sin duda lo que le provocó su larga enfermedad. En Andalucía se recuperará durante seis meses, esta dolencia hará mucho mas fuerte su carácter. Su estilo suave dejará paso a una nueva manera de trabajar más agresiva. Al fallecer su cuñado en 1795 ocupará la vacante de director de pintura en la “Academia de San Fernando”. Este mismo año se iniciará la relación con los Duques de Alba, especialmente con Doña Cayetana, cuya belleza y personalidad cautivarán al artista.

Goya

Cuando ella enviudó, se retiró a Sanlúcar de Barrameda y contó con la compañía de Goya, realizando varios cuadernos de dibujos en los que se ve a la Duquesa en escenas comprometidas. De esta relación surge la hipótesis de que Doña Cayetana fuera la protagonista del famoso cuadro La maja desnuda.

En la serie de grabados Caprichos, critica la sociedad de su tiempo influenciado por su ideología ilustrada. En 1798 el artista realiza la llamada Capilla Sixtina de Madrid: los frescos de San Antonio de la Florida. El contacto con los reyes va en aumento hasta llegar a pintar La familia de Carlos IV, con gran realismo, sin ningún tipo de idealización.

Los primeros años del siglo XIX vive la Guerra de la Independencia, lo que supone un grave conflicto interior para el pintor por su ideología liberal que le acerca a las posiciones francesas, mientras que su patriotismo le atrae hacia los que están luchando contra estos. Esta lucha interna se reflejará en su pintura, triste, negra, como muestran El coloso, o la serie de grabados Los desastres de la guerra. Su estilo se hace más libre, suelto y empastado.

Al finalizar la contienda pinta sus famosos cuadros sobre el dos y el tres de mayo de 1808. Como pintor de cámara retrata a Fernando VII quien evitará el proceso contra él por la Inquisición, por haber realizado láminas y grabados inmorales y por pintar La maja desnuda.

Goya

A pesar de este gesto, la relación entre el monarca y el artista no es muy fluida. La Corte madrileña gusta de retratos detallistas y minuciosos que Goya no realiza, por su pincelada suelta. Esto provocará su sustitución por el valenciano Vicente López.

Goya inicia un periodo de aislamiento con sucesivas enfermedades que le obligarán a recluirse en la “Quinta del Sordo”, a las afueras de Madrid, en la que realizará su obra más sorprendente: las Pinturas negras, en las que recoge sus miedos, sus fantasmas, su locura. Le acompaña su ama de llaves, Leocadia Zorrilla Weis, con quien tendrá una hija. De su matrimonio anterior había nacido su heredero, Francisco Javier.

Goya

Goya, cansado del absolutismo de Fernando VII, se traslada a Francia en 1824, en teoría a tomar las aguas al balneario de Plombieres pero en realidad permanece en Burdeos, hasta sus últimos años de vida. Donde se reúnen liberales exiliados y realizará, La lechera de Burdeos, en la que se inicia en el Impresionismo.

Goya fallece en Burdeos en la noche del 15 al 16 de abril de 1828, a la edad de 82 años. Sus restos descansan desde 1919 en la madrileña ermita de San Antonio de la Florida. Le falta la cabeza, ya que el propio artista la cedió a un médico para su estudio.

La gallina ciega pertenece a la etapa de cartones para tapices que servían como modelo para la “Real Fabrica de Tapices de Santa Barbara”. Tapices destinados a la decoración.

El cuadro es de estilo Rococó y representa a las clases altas disfrazadas al modo popular, haciéndose pasar por majas y majos, jugando al aire libre a la gallinita ciega, un juego típico del pueblo.

De composición simétrica. El centro lo ocupa la mujer vestida de rojo y blanco, colores que atraen la mirada.

Goya muestra influencia de Velázquez por el dinamismo y las curvas. En esta obra predominan los colores claros, como amarillo gris y blanco, en tonos pastel. El cuadro está creado con su característica pincelada suelta. Utiliza una luz que ilumina todo el cuadro. La perspectiva aérea nos muestra los objetos borrosos y azulados según la distancia, creando un ambiente vaporoso. Juega con la colocación de sus personajes creando mas amplitud en el cuadro, como ya hacia Velázquez. Las figuras se muestran idealizadas, con gestos aristocráticos y una expresividad contenida.

¿Te imaginas a Goya de torero? ¿Crees que la maja es en realidad la Duquesa de Alba? ¿Su periodo de pinturas negras, podría ser consecuencia de alucinaciones causadas por su enfermedad?

Archivado en Acercándonos al Arte, Goya
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion