Imágenes de ultratumba: los Ushebti

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Los “Ushebtis” son unas figuras momiformes fabricadas en fayenza, cerámica, piedra o madera, entre otros materiales, que representaban a los sirvientes de la persona enterrada. Con estas figurillas se pretendía que el difunto dispusiera de una serie de sirvientes en el más allá, para que no tuviera que realizar ningún tipo de trabajo en los cultivos de Osiris. Fueron los sustitutos de los sacrificios humanos. ¿Te apetece conocerlos?

Egipto

Los antiguos egipcios desarrollaron prácticas del sacrificio. En la región de Abydos el arqueólogo E. Amileneau entre 1896 y 1902 excavó varias tumbas de la I dinastía (3100 a. de C.), unas treinta y seis anexas a la tumba del faraón Horus Aha, en donde reposaban los restos de todos sus sirvientes.

Los estudios realizados por el francés no dejaron dudas acerca de aquel macabro descubrimiento. Habían sido sacrificados para acompañar a su señor en el más allá. Las estelas que acompañaban a los enterramientos ofrecieron información sobre los restos de los sirvientes, había muchos enanos, muy considerados para el servicio doméstico, mujeres e incluso algunos perros.

El sucesor de Horus Aha, el faraón Djer (3050 a. de C.) continuó con la misma tradición. Alrededor de su tumba de Abydos había 338 enterramientos con los cuerpos de otros tantos sirvientes sacrificados. La mayoría de ellos eran mujeres y junto a sus cuerpos se descubrieron estelas con los nombres grabados.

Esta práctica, que seguirá hasta finales de la I dinastía (2900 a. de C.), podría enlazar con otra tradición mucho más antigua descubierta por Flinders Petrie en la región de Hieracómpolis. El arqueólogo británico descubrió en un yacimiento del 3500 a. de C. (Naqada II), varias necrópolis de notables y en una de ellas, el llamado “cementerio T”, fue donde dio con pruebas de que en esos sepulcros se habían realizado ritos de canibalismo y desmembración de cuerpos.

Egipto

Estas tradiciones se perpetuaron de alguna forma a través de los “Ushebtis”, que fueron sustituyendo a los sacrificios humanos.

Los “Ushebtis” en ocasiones, iban cubiertos con textos religiosos, fórmulas mágicas como instrucciones para uso del difunto de estos siervos en el más allá. La más común, la del pasaje número VI del conocido Libro de los Muertos. En ella podemos leer:

¡Oh, shauabti a mí designado! Si soy llamado o soy destinado a hacer cualquier trabajo que ha de ser hecho en el reino de los muertos, si ciertamente además se te ponen obstáculos como a un hombre en sus obligaciones, debes destacarte a ti mismo por mí en cada ocasión de arar los campos, de irrigar las orillas, o de transportar arena del este al oeste: “Aquí estoy”, habrás de decir.

Esta fórmula mágica deriva a su vez del pasaje 472 de los Textos de los Sarcófagos, un poco anteriores en el tiempo a la aparición del Libro de los Muertos en el Imperio Nuevo. Además de estos textos funerarios, los “Ushebtis” también solían llevar el nombre del difunto vinculado casi siempre con el dios Osiris. De esta forma, en muchos de ellos podemos leer la inscripción estandarizada “Sejd Wsir N”: “que brille (o resplandezca) el Osiris N (el nombre del difunto)”. a lo que solía seguir bien el pasaje número seis del Libro de los Muertos descrito arriba o la filiación del difunto aportando los nombres del padre o de la madre.

Al igual que sucedía con los escarabajos, los “Ushebtis” se fabricaron en gran cantidad en el Imperio Medio (2033-1710 a. de C.). Estas pequeñas estatuillas que se depositaban en la tumba del difunto. La mayoría, se realizaron en fayenza (un material cerámico de acabado exterior vítreo), madera o piedra; los ejemplares más valiosos son los tallados en lapislázuli.

egipto

Los “Ushebtis” eran generalmente figuras momiformes, a imagen del difunto portando una azada y a veces un saco a la espalda. Su función era trabajar en lugar del difunto.

En 1920, el norteamericano Herbert Winlock encontró en la tumba de Meketre, en una pequeña cámara las figuras de todos sus servidores y varias maquetas. Son millares de pequeñas estatuillas de barro y madera, con maquetas de madera reproduciendo aspectos de la vida cotidiana en Egipto. Fueron recuperadas 24 recreaciones completas, compuestas por barcos, casas, animales y personas, Se encuentran en museos de Nueva York y El Cairo.

En la tumba de cualquier personalidad no podían faltar los “Ushebtis”. Se solían colocar en diferentes lugares de la tumba. Dentro del ataúd, a un lado o en una caja especialmente hecha para ellos (sobre todo en el Imperio Nuevo).

Ha llegado a nuestros días gran cantidad de esta estatuaria funeraria. Dentro de cada período de la historia de Egipto podemos encontrar “Ushebtis”. Uno de los detalles más característicos son las vestiduras, que permiten a los investigadores facilitar la cronología de estas piezas, cuando la inscripción jeroglífica que los acompaña no resulta útil en este sentido.

Normalmente las figuras funerarias presentan el aspecto de una momia, la del dios Osiris identificada en cada caso con el difunto. No obstante, a partir del Imperio Nuevo y en especial tras el reinado de Amenofis III, es más común que estas estatuillas luzcan vestidos de la vida cotidiana. Así, los trajes plisados con el faldellín trapezoidal en el frente son muy comunes en “Ushebtis” de finales de la XVIII y comienzos de la XIX dinastía. Esta costumbre irá desapareciendo en la Época Baja cuando las figuras funerarias vuelven a tener el aspecto momiforme de siempre.

Para la elaboración de estas piezas se utilizaron casi todos los materiales conocidos en la época. De la madera, conocemos servidores funerarios de tamarindo, acacia, sicómoro o ébano. De la piedra: piedras duras como el granito, la grauvaca, dioritas u otras más fáciles de trabajar como la calcita o la caliza.

Egipto

El empleo de la piedra desaparece en la dinastía XXV dando paso de forma espectacular a la fayenza. La ventaja de este material cerámico es su amplísima variedad de color. Esencialmente la fayenza es una pasta de arena, agua y sales de cobre que una vez horneada, adquiere un color entre azul y verde dependiendo de la cantidad de cobre que se haya empleado en la mezcla. Es muy conocido el llamado “azul egipcio”, un color característico en los “Ushebtis” del Tercer Período Intermedio.

Los “trabajadores faraónicos para la eternidad” portaban diferentes herramientas, para desarrollar los trabajos agrícolas en el más allá en lugar de su señor. Al contrario los “Ushebits” reales en los que la figura solamente lleva en cada mano los cetros de poder. Algunas figuras no reales portaban en las manos símbolos mágicos como el pilar “djed de Osiris” o el nudo “tyet” de la diosa Isis, elementos protectores de extraña interpretación, muy comunes en la tipología de amuletos en todos los períodos de la historia de Egipto. Algunos con una pequeña bolsa para las semillas, grabada sobre la espalda de la estatuilla funeraria.

La evolución de las tipologías generó la aparición en el Tercer Período Intermedio de la figura del contramaestre, el jefe de un grupo de “Ushebtis”, que controlaban el trabajo de diez de sus compañeros, llevaban en su mano un látigo como símbolo de jerarquía.

También se encuentran ejércitos de “Ushebtis”, procedentes de dos tumbas de Baja Época, como las de Neferibreemheb y Horemakhbit. Los “esclavos” eran agrupados en cofradías lideradas por contramaestres que bajo el título de “Grande de Diez” estaban encargados de liderar a un grupo, precisamente, de diez “Ushebtis”.

El inglés Howard Carter descubrió la tumba de Tutankhamón en 1922 en el Valle de los Reyes de Tebas, se encontró con un ejército de 471 estatuillas funerarias de este tipo. Estaban en el interior de varias cajas en diferentes salas. Pero los casos más espectaculares son los de faraones kushitas de la dinastía XXV, como Sheskemanesken quien depositó en su pirámide nubia 1.277 de unos “Ushebtis” de gran tamaño hechos en piedra de más de 20 centímetros de altura.

Los últimos ejemplos de ushebtis los encontramos en el siglo I de nuestra era, momento en el que, debido al cambio generalizado de las ideas funerarias en el país, su utilización ya no tenía sentido.

¿Conocías estas prácticas funerarias de los egipcios? ¿Crees que el precedente de los “Ushebtis” estarían en los primitivos sacrificios rituales?

Archivado en Egipto, Imágenes de ultratumba
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion