La leyenda de Isis, Osiris y Horus: el Templo de Horus en Edfú

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Templo de Horus en Edfú, es el mejor conservado del mundo antiguo. Es uno de los cuatro templos o lugares donde se desarrolla la leyenda de Isis, Osiris y Horus. De los hijos del dios Ra nacieron dos divinidades: Geb y Nut. Ellos engendraron a cuatro hijos: Osiris, Isis, Seth y Nefthis. Osiris, Isis y Nefthis simbolizaban el bien, mientras que su hermano Seth simbolizaba el mal. Como primogénito, Osiris fue el elegido para reinar en la tierra y enseñarles a los humanos la agricultura, la escritura y la civilización. Su hermano Seth, movido por la envidia, conspiró contra él, para así poder gobernar sobre Egipto. ¿Quieres descubrir el desenlace de esta historia?

Egipto

Cuentan los antiguos egipcios, que el dios Osiris hijo de Geb y Nut, divinidades de la tierra y del cielo, gobernaba sobre Egipto antes que los primeros faraones. Osiris fue un gran rey, dio a sus súbditos leyes justas y les inculcó el amor y el respeto por los dioses.

Osiris se casó con su hermana Isis, que le ayudó mucho en las labores diarias. Pero tenían un hermano muy envidioso, Seth, quien pasaba todo el tiempo conspirando contra él.

Un día, Seth hizo fabricar un cofre muy decorado. Celebró un banquete en honor a su hermana, al que invitó a su hermano y a setenta y dos invitados, que eran, en realidad, sus cómplices. En el momento en que estaban más alegres Seth propuso un juego en el que todos deberían meterse en el cofre y se llevaría el premio aquél que lo llenara completamente.

Nadie dio la medida a excepción de Osiris, pero, cuando éste estaba metido dentro del cofre, todos se lanzaron sobre él, cerraron la tapa, lo clavaron y arrojaron el cofre al Nilo. Conforme avanzaba sobre las aguas, los restos del cuerpo del dios difunto iban fertilizando las tierras por las que pasaba.

egipto

Isis comenzó a buscar desesperadamente el cuerpo de su esposo. Por fin lo halló y Osiris decidió que volvería a ser rey, pero no de los vivos, sino del reino de los muertos. Isis, que estaba embarazada, permaneció en la Tierra y resucitó a su marido en Abydos (primer templo del mito) y luego se refugió en la isla de File (segundo templo del mito) para criar y proteger a su hijo Horus, quien desafió a Seth y le venció en Edfú (tercer templo del mito). Finalmente, Horus se casó con Hathor, que vivía en Dendera (cuarto templo del mito). De Horus descendió el primer faraón egipcio.

El texto de la leyenda se encontró en las paredes de las pirámides y en el templo mejor conservado en el que transcurre esta historia, el templo de Horus en Edfú, el segundo en tamaño, uno de los cuatro templos de la leyenda de Isis.

Está orientado al sur probablemente por el terreno. Levantado sobre las ruinas del templo de Tutmosis III en la época Photolemaica, desde 237 a. C. a 57 a. C. Comenzado por Photolomeo III, concluido por Photolomeo IV y decorado por Photolomeo VIII.

Se trata de una típica construcción de los templos con pilono. Un gran edificio de 137 metros de largo, con un pilono de entrada de 79 metros de ancho y 36 de altura, que hacen de él el segundo en tamaño después del de Sheshonk I en Karnak, cuenta con dos salas hipóstilas, una cámara de ofrendas, la sala central y el santuario.

Egipto

Es muy característica la iluminación del templo, las habitaciones cada vez más pequeñas y con menos luz, que se filtra por pequeñas aberturas que existen entre las columnas y el techo, hasta llegar al oscuro santuario donde se encuentra la estatua del dios y recibe la iluminación solo desde su eje.

Las dos torres del pilono se dividen en cuatro pisos, unidos por una larga escalera, decorados con imágenes de Photolomeo XII, el patio es espacioso con columnas a los dos lados de capiteles diferentes.

La primera sala hipóstila (mañana o purgatorium) se destina a la purificación de los sacerdotes, incluye doce columnas en grupos de tres. La sala de la izquierda, biblioteca con textos sagrados. La segunda sala es la más antigua del templo, compuesta de 12 columnas decoradas con motivos vegetales en su parte inferior, incluye tres primeras salas destinadas a ofrendas, secas y líquidas, al laboratorio y la cámara del tesoro.

Tras la sala hipóstila se encuentra la cámara de los alimentos, que comunica con dos escaleras a las terrazas, tras esta sala central se accede al santuario. El Naos se comunica con un pasillo que contiene diez pequeñas salas para acoger a las divinidades invitadas.

Egipto

En el interior del recinto hay un edificio aislado, el Mamisi, en el que se celebra el nacimiento del hijo de Horus (representa la regeneración del faraón). La sala central rodeada de columnas con capiteles compuestos.

A pesar de ser uno de los templos mejor conservado, hay zonas donde las construcciones no se conservan y no ha sido posible recuperarlas.

En su interior todavía queda parte de la policromía original que recubría paredes, techos y columnas. Los colores están muy apagados, debido a que los ingleses utilizaron este templo como cuartel, e incendiaron el templo mientras intentaban no pasar frío, causando grandes daños en los colores de paredes y techos que, pese a los esfuerzos en su restauración, se perdieron para siempre.

En su interior también podemos encontrar la réplica de una barca sagrada, que los franceses la tomaron prestada, al gobierno egipcio para hacer una réplica. Una vez terminada la réplica, en lugar de devolverles la original, les enviaron la copia (esto no se supo hasta años después). La original la podréis encontrar en el Louvre.

¿Qué información histórica crees que se puede obtener de esta leyenda? ¿Te parece comparable con historias de otras civilizaciones? ¿Creéis que Egipto sufrió un saqueo a manos de los pueblos que lo conquistaron?

Archivado en Egipto
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion