Microsoft quiere ser la líder del ecosistema de tablets con Windows para 2014

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Parece que la empresa de Redmond no decidió lanzar su tablet, la Microsoft Surface, sólo como un ejemplo para otros fabricantes o como producto estrella que reste un poco de protagonismo a la gama Nexus o al iPad. Muy al contrario, tienen objetivos de ventas más que ambiciosos, y esperan que a mediados del próximo año sus productos sean líderes de su propio ecosistema. Por delante tienen un reto enorme, que se suma al de lograr mayor cuota de mercado frente a Google y Apple.

Puede parecer que la guerra de la empresa de Steve Ballmer está enfocada a lograr que Windows 8 obtenga aceptación por parte de los usuarios en portátiles y ordenadores de sobremesa (para lo que ayudará la actualización Windows Blue) y se haga un hueco frente a Google y a Apple en el segmento de las tablets. Pero, desde la aparición de Microsoft Surface, la multinacional de Redmond también se ha convertido en un fabricantes de hardware, y ahora tiene objetivos de ventas, como cualquiera de ellos. Y, en este caso, parece que son muy ambiciosos, y no se conforman con los 900.000 tablets comercializados este último trimestre.

Surface-pro-disponible

Según recientes filtraciones, Microsoft quiere transformarse en el líder en tabletas Windows con fecha tope 1 de julio de 2014. Para entonces, pretende dominar el 50% del mercado al menos, y haber vendido 25 millones de Microsoft Surface, siendo el primer proveedor para las empresas. También aspira a ser el segundo en presencia en las grandes cadenas de supermercados, y empezar a hacerse un hueco en el sector de la enseñanza. Además, quiere mejorar la distribución de su dispositivo, para lo que resulta clave la llegada a más mercados, y la inversión de fuertes cantidades en campañas de publicidad.

Para lograr estos objetivos la única posibilidad es restar cuota a sus socios del sector del hardware, lo que no sabemos como sentará a algunas compañías tan críticas con Windows 8 como Acer. Lo que está claro es que la nueva configuración del ecosistema de Redmond es de lo más extraña, siendo Microsoft al mismo tiempo un socio y un rival. Esperemos que este aumento de la competitividad en último término beneficie al consumidor final, pero lo cierto es que puede generar tensiones entre las distintas empresas que acaben en consecuencias graves. Por lo de ahora la multinacional de Steve Ballmer está decidida a hacerse un hueco como fabricante, y quedamos pendientes de ver cómo va su aventura.

¿Qué te parecen las intenciones de la compañía? ¿Ambiciosas pero realizables, o demasiado exageradas?

Archivado en Microsoft, Microsoft Surface, Tablets, Windows 8
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion