La cuarta parte de los errores quirúrgicos están relacionados con un fallo tecnológico

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El avance de la medicina resulta imparable, y en buena parte sus logros se basan en los de la tecnología, que crea aparatos sofisticados que realizan tareas imposibles para un cirujano normal. Por desgracia, utilizar estos dispositivos añade una capa extra de complejidad a operaciones que, en muchos casos, ya son complicadas de por sí. El resultado es, según un estudio reciente, que cerca de la cuarta parte de los errores en procedimientos quirúrgicos están relacionados con las máquinas que se emplean en ellos.

Dispositivo médico

No cabe ninguna duda de que la tecnología ayuda a hacer nuestro día a día mejor en todos los aspectos (aunque también tenga un lado oscuro) y el sanitario también representa uno de ellos. La medicina se aprovecha de los avances científicos, pero también de los puramente técnicos: y es que hay muchos procedimientos en los que intervienen máquinas, capaces de realizar tareas imposibles para un cirujano, o que sencillamente las hacen con más precisión y calidad. Pero a veces le echamos una ojeada a lo que damos por seguro y nos encontramos con sorpresas completamente inesperadas.

Y es que, según un estudio de BMJ Quality & Safety, los dispositivos tecnológicos están detrás de la cuarta parte de los errores que se dan en una operación quirúrgica. Al parecer, de media ocurren quince fallos en cada intervención, y el 24% se atribuye a los aparatos que intervienen. Los investigadores indican que son necesarias comprobaciones más exhaustivas antes comenzar las operaciones, y que resulta imprescindible mejor formación del personal, lo que podría hacer que los errores se quedaran en la mitad. Básicamente, el problema está en que el uso de tecnología incrementa la complejidad del procedimiento, y por lo tanto la posibilidad de que haya un error debido a las máquinas.

Por categorías, el 37% de los errores se atribuye a que el dispositivo deja de funcionar, el 44% tiene como causa de que está mal configurado y el 33% se debe a que hace su labor de manera incorrecta. La verdad es que la colaboración de la tecnología para mantener nuestra salud resulta clave, pero este tema lo veo grave. Sobre todo porque un error de un cirujano resulta inevitable y propio de un ser humano, pero las máquinas pueden ofrecer mucha más fiabilidad si se trabaja correctamente en su mantenimiento y se ofrece una adecuada formación sobre su uso.

¿Qué opinas del tema? ¿Te inquieta más entrar en el quirófano sabiendo que los fallos tecnológicos también representan un peligro extra?

Imagen | US Embassy Manila

Archivado en Salud
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion