En China siguen las restricciones a la circulación para combatir la polución

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La calidad del aire que respiran los ciudadanos chinos deja mucho que desear, especialmente en las grandes ciudades, a causa de la producción industrial y del tráfico rodado. Con el objetivo de reducir la polución cuando alcanza niveles críticos, se ha desarrollado una nueva estrategia: permitir que sólo los coches con matrículas pares circulen un día, y al siguiente los impares. La medida parece surtir efecto, y cada vez son más las poblaciones que recurren a este sistema tan curioso.

Imagen de un bus urbano contaminando

Aparte de con las lamentables condiciones laborales, el gigante asiático se está encontrando problemas con el ritmo tan rápido de industrialización que lleva. Y las ciudades se han convertido en lugares con un aire insalubre, debido al elevado tráfico rodado. En Londres se intenta atajar este inconveniente cobrando una tasa por acceder al centro de la ciudad en coche, pero en los Juegos Olímpicos celebrados en Beijing en 2008 se tuvo que recurrir a medidas más radicales, ya que el nivel de contaminación resultaba muy elevado. Un día podían circular los coches con una matrícula par, y al día siguiente los de matrícula impar.

El periódico China Daily ha informado de que se ha realizado una prueba de este sistema, los pasados viernes y sábado en la ciudad de Baoding, desde las siete de la mañana hasta las ocho de la tarde. Handan y Xingtai también han llevado a cabo experimentos en octubre, pero no se ha confirmado si se van a mantener. Lanzhou, en cambio, va a prolongar la iniciativa hasta el próximo 10 de enero, en un esfuerzo por perder el título de la población con el aire más sucio del mundo. En general, las autoridades chinas están presionando a las ciudades para trabajar en este aspecto.

Sin embargo, hay quien apunta a que la quema de carbón tiene más que ver con el problema que el tráfico rodado. Pero, en el ensayo de Baoding, en pocas horas se logró controlar el nivel de polución. La polémica surge ahora con el reparto de las matrículas, realizado mediante un complicado sorteo, y que pueden costar más que el propio coche. Algunos afortunados se permitirán poseer dos vehículos, los demás deberán recurrir al transporte público, que no se suele ver afectado cuando estas restricciones son impuestas. Desde luego, una solución extrema para un asunto de lo más grave.

¿Qué opinas de este tema? ¿Crees que las autoridades chinas están enfocándolo bien, o crees que deberían repensar todo el sistema de movilidad urbana?

Imagen | DucDigital

Archivado en China, Coches, Ecología, Sociedad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion