A Sony le cuesta 381 dólares fabricar PlayStation 4, ¿cómo la puede vender a 399 dólares?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

A algunos os sorprenderá que la marca japonesa tenga unos márgenes tan estrechos, pero los que llevéis años siguiendo la actualidad del mundo de la tecnología sabréis que la práctica resulta común: vender la consola por debajo de costes, para recuperar dinero con los juegos. Algo similar a lo que ocurre con las impresoras y los cartuchos de tinta, o las maquinillas de afeitar y las hojas de recambio. Sin embargo, en esta ocasión Sony no pierde tanto dinero como con PlayStation 3, cuyos costes de fabricación iniciales resultaban muy elevados.

Imagen de la PlayStation 4

Hay productos que sus creadores no rentabilizan de manera directa. Por ejemplo, una impresora y una maquinilla de afeitar resultan relativamente asequibles… pero cuando queremos comprar, respectivamente, los cartuchos de tinta y las hojas de recambio, nos damos cuenta de que hemos caído en una trampa, y que el precio de poseer ese objeto se dispara. Esta estrategia resulta muy común en el mundo del ocio electrónico. Aunque Nintendo intenta no vender por debajo de costes, en general todos los fabricantes suelen verse obligados a hacerlo, al menos durante los primeros años de vida de sus máquinas. PlayStation 4 no representa una excepción.

Sony ya dijo que iba a perder dinero con cada consola comercializada, pero menos que con PlayStation 3. Y así lo confirman los datos de la consultora IHS: fabricar el nuevo sistema cuesta 381 dólares, y se vende a 399 dólares, que en España se convertirán en 399 euros. Sin embargo, su sucesora se ofrecía en su lanzamiento de 2006 por 599 dólares, y manufacturarla salía por 805 dólares, según la misma consultora. Ya en 2009, la PlayStation 3 se ofertaba por 299 dólares, y fabricarla se estimaba que quedaba en 336 dólares. Como es obvio, la multinacional japonesa ha conseguido controlar mucho mejor los costes de cara a la nueva generación.

La mitad de los 381 dólares se van al tanden que forman procesador/gráfica y a la rápida memoria RAM. Y es que parece que la tasa de fallos en la fabricación de estos componentes resulta elevada, y eso aumenta los costes. Por ahora, no sabemos los márgenes de beneficio (o pérdidas) de Xbox One, pero seguramente no diferirán mucho de los de Sony. No debemos olvidar que la propuesta de Microsoft se comercializará por 499 euros, en buena parte debido a la inclusión de Kinect. Ahora lo importante se trata de que empiecen a lanzarse buenos juegos, para recuperar la inversión y tener contentos a los aficionados.

¿Qué opinas de este tema? ¿Crees normal vender a pérdida dentro de un modelo de negocio más amplio, o consideras que se trata de una estrategia injusta para compañías más pequeñas como Nintendo?

Archivado en Economía, PlayStation 4, Sony, Videojuegos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion