La historia del pulpo que incubó sus huevos durante cuatro años y medio, ¡qué paciencia!

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Pulpo

Seguro que al ver esta foto ya estás pensado en preparar un sabroso pulpo (no busques más, aquí tienes la receta del pulpo a la gallega), pero el tema que hoy nos ocupa es muy diferente. Todos sabemos que las elefantas sufren un embarazo muy largo (hasta 21 meses), y animales como las salamandras alpinas tienen una gestación de hasta 48 meses. Pero… ¿cuatro años y medio incubando unos huevos? Pues sí, y además evitando que cualquier residuo se deposite sobre ellos, dándoles con las patas para que se oxigenen y sin moverse del sitio, ni para comer.

Conocemos la historia gracias a IFLScience: un equipo del Monterey Bay Aquarium Research Institute encontró a mediados de 2007 un ejemplar de Graneledone boreopacifica a casi 1.400 metros de profundidad en la costa de California. Y lo volvieron a visitar un total de 18 veces para saber lo larga que era la incubación, identificando al animal por una cicatriz distintiva y porque los huevos iban creciendo. Y el proceso duró unos 53 meses, lo que representa un récord, y la primera vez que se comprueba el tiempo exacto. Este proceso tan largo permite que los pulpitos nazcan ya desarrollados, más preparados para enfrentarse a las amenazas de su medio.

Y lo necesitarán, porque la mayoría de los pulpos hembras mueren tras el nacimiento de sus descendientes, algo que no sorprende cuando han tenido que cuidarlos y defenderlos de depredadores durante cuatro años y medio sin comer prácticamente nada. En una laboratorio, la incubación más larga que se había visto en estas criaturas duró 14 meses. Si las chicas se quejan por sus embarazos (que hasta provocan más riesgos al volante), ¡qué cara pondrían si fuéramos pulpos! Y es que estos animales se pasan aproximadamente una cuarta parte de sus vidas incubando sus huevos.

¿Qué opinas de esta curiosidad? ¿La naturaleza nunca dejará de sorprendernos, o ya nada te extraña cuando se habla de animales salvajes?

Imagen | Joe Parks

Archivado en Biología, Comportamiento animal, Pulpos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion