¿Te molestan los sonidos producidos al masticar? Quizás seas misofónico

COMPARTIR 0 TWITTEAR

misofonia

¿No puedes soportar que alguien mastique chicle a tu vera? ¿Te resultan incómodas las comidas familiares? ¿Es complicado para ti ir al cine por los ruidos que hace la gente al comer palomitas? No estás loco ni eres un histérico sino que sufres de misofonía.

¿Qué es la misofonía?

La misofonía es un trastorno acuñado por los neurocientíficos americanos Pawel y Margaret Jastreboff que literalmente significa “odio al sonido” es una condición crónica en la que el individuo experimenta sensaciones emocionales intensas que le hacen sentirse molesto e incluso furioso ante sonidos comunes e inocuos. También es conocido como Síndrome de Sensibilidad Selectiva al Sonido, SSSS y fonofobia.

Se trata de una enfermedad poco entendida y la mayoría de los médicos nunca han oído hablar de ella, ya que fue descrita por primera vez en 2010.

No está claro de si se trata una afección psicológica o neurológica, pero diversos especialistas apuntan a que nuestro cerebro interpreta el sonido “gatillo” como dolor, desencadenando una respuesta de ira, rabia, agresividad e incluso miedo.

¿Qué lo desencadena?

Los estímulos desencadenantes o “gatillos” son sonidos repetitivos y sociales producidos por otro individuo, entre los que destacan los sonidos producidos por la masticación, la respiración, el clic repetitivo de un bolígrafo, el sorber la sopa o el golpeteo con los dedos.

Estas sensaciones y experiencias provocan que la víctima huya y evite situaciones en las que dichos sonidos son producidos, lo que limita su capacidad para interactuar con los demás y le conduce a problemas en su vida social y profesional. Aquí te dejamos un vídeo en el que se observa la percepción y reacción de una persona misofónica.

Escala de activación

Existen distintos grados de misofonía. Su gravedad puede medirse a través de una escala de activación de la misofonía (Misophonia Activiation Scale o MAS-1, en inglés), en la que se diferencian 11 niveles.

  • Nivel-0: Persona afectada de misofonía oye un sonido gatillo, pero no siente ninguna molestia.
  • Nivel-1: Persona afectada de misofonía es consciente de la presencia de una persona gatillo conocida, pero no siente ninguna ansiedad o esta es mínima.
  • Nivel-2: Un sonido gatillo provoca malestar psíquico: irritación y/o molestia en el paciente aquejado de misofonía. No hay síntomas de pánico o respuesta de lucha o huida.
  • Nivel-3: Persona con misofonía siente crecientes niveles de malestar psíquico pero no se involucra en cualquier respuesta física. La víctima puede estar vigilante a estímulos audiovisuales.
  • Nivel-4: Persona con misofonía se involucra en una mínima respuesta física sin confrontaciones o conductas de afrontamiento, tales como pedir a la persona que le molesta que deje de hacer ruido, discretamente cubriendo un oído, o por pasar tranquilamente lejos del ruido. No hay pánico o síntomas de pánico.
  • Nivel-5: Persona con misofonía adopta mecanismos de supervivencia más polémicos, como cubrirse las orejas, imitando a la persona que le causa la molestia o mostrar irritación manifiesta.
  • Nivel-6: Persona con misofonía experimenta malestar psíquico considerable. Comienzan los síntomas de pánico y una respuesta de lucha o huida.
  • Nivel-7: Persona con misofonía experimenta malestar psíquico considerable. Uso creciente de los mecanismos de supervivencia y confrontación. Puede haber excitación no deseada. La víctima puede volver a imaginar el sonido que le molesta o las señales visuales, una y otra vez.
  • Nivel-8: Persona con misofonía experimenta malestar psíquico considerable. Se presentan ideas de violencia.
  • Nivel-9: Pánico/reacción de rabia en pleno apogeo. Decisión de no recurrir a la violencia en la persona que causa la molestia. Imaginación del uso de la violencia física sobre un objeto inanimado. Irritación de pánico, una grave ira puede manifestarse en la conducta de la víctima.
  • Nivel-10: Nivel máximo de misofonía. Uso real de la violencia física contra una persona o un animal. La violencia puede ser infligida a sí mismo (auto-daño).
Archivado en Sonido
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion