Por qué las conexiones a 1 gigabit son la próxima revolución de Internet

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Imagen de fibra óptica

Puede parecer una obviedad que las mayores velocidades en Internet hacen que se desarrollen nuevos servicios y avancen los que ya existen, pero creo que, cuando la cifra mágica de los 1.000 megas (1 Gbps) se vuelva común, muchas cosas van a cambiar. Ya no en el campo de las telecomunicaciones, sino que todo el sector de la informática y la electrónica va a dar un salto adelante considerable.

Así que vamos a profundizar en el tema. En primer lugar veremos cómo se encuentra el desarrollo de las redes con esta capacidad, luego lo que es técnicamente posible hacer con esa velocidad y, por último analizaremos de qué manera cambiará la forma en la que trabajamos y nos entretenemos a día de hoy:

Google Fiber, el ejemplo

Seguramente, al pensar en conexiones de 1 gigabit te vendrá a la mente Google Fiber. Se trata de un experimento semicomercial de la marca del buscador que ya se ofrece en siete ciudades de los Estados Unidos, y que se expande lentamente. El precio del servicio es alto (a partir de 70 dólares al mes, sin incluir impuestos), pero perfectamente asumible para los consumidores. El año pasado, por estas fechas, se rumoreó que Google Fiber iba a trabajar en conexiones a 10 Gbps pero, por el momento, nada se ha concretado.

Google Fiber

Sin embargo, no hay que irse a Estados Unidos para ver este tipo de velocidades. La operadora portuguesa Zon instalaba 1 Gbps en el año 2009 (a un precio de 249 euros mensuales), aunque la crisis parece haber hecho que eliminase esa opción comercial, a pesar de la existencia de la infraestructura. En ciudades de Alemania se ofrece este ancho de banda en determinadas zonas, y en Hong Kong, Corea del Sur y Japón ya se ha vuelto bastante habitual.

Está claro que, a día de hoy, crear estas redes resulta técnicamente viable, aunque salga caro. Fibracat, un pequeño operador local, comercializa conectividad de 1000 megas de bajada y 300 megas de subida en Manresa. En septiembre del 2014 se leyeron rumores de que Movistar podría actualizar su red de fibra para ofrecer 1 Gbps. Por ahora no tenemos más noticias de esta posibilidad, que parece demasiado bonita para ser real.

¿Qué se puede hacer con 1 Gbps?

Desde luego, con esta velocidad podemos conseguir muchas cosas, pero vamos a analizar la calidad que podríamos obtener usando streaming, que se perfila como el futuro para disfrutar de todo tipo de contenidos. Un Blu-Ray tiene una velocidad de transferencia de 54 megabits por segundo, por lo que podríamos hacer un cálculo un tanto informal y multiplicarlo por cuatro. Así que con 216 Mbps lograríamos ver vídeo a 4K… ¡y lo disfrutarían cuatro personas en el hogar simultáneamente mediante una conexión de 1 Gbps!

Disco Blu-ray

Sin embargo, este cálculo resulta muy exagerado. Para el vídeo 4K se está usando el nuevo códec HEVC, que es bastante más eficiente que su antecesor. Eso quiere decir que podemos acceder a la resolución Ultra HD a 60 frames por segundo con sólo 50 Mbps, una diferencia abismal. Netflix incluso promociona su 4K, y usa un bitrate de 15 megabits por segundo, aunque tiene que hacer bastantes sacrificios. El caso es que, con estas cifras, todos los miembros de un hogar (de unas cuatro o cinco personas) podrían hacer un par de streamings y no se saturaría la conexión, sino que uno la tendrían disponible otros dispositivos domésticos. En el siguiente apartado veremos por qué este escenario no es nada absurdo.

Pero antes debemos hacer hincapié en que la velocidad de 1 gigabit se consigue sobre conexión de fibra hasta el hogar. Eso supone una latencia baja: es decir, la información tarda muy poco en llegar de un lado al otro, lo que hace que los servicios que necesiten una reacción rápida (como videollamadas o juegos) funcionen bien.

El futuro con Internet de alta velocidad

Cuando las conexiones de 1 Gbps se vuelvan comunes, muchos dispositivos que no se mueven del hogar dejarán de tener sentido. Nadie necesitará un ordenador potente, una consola de videojuegos o un reproductor de vídeo cuando este contenido puede llegar de Internet de forma instantánea.

Uso de Netflix

Respecto al vídeo, esto ya es una realidad. Servicios como Netflix cada vez representan una alternativa más popular para consumir películas y series. Eso sí, por ahora la empresa envía un streaming de calidad bastante escasa para ahorrar costes. Tendrá que mejorar mucho para ofrecer un bitrate digno de aprovechar conexiones de 1 gigabit, porque ahora trabaja con un máximo de 15 Mbps. En parte, es porque no todo el mundo tiene accesos a Internet veloces, pero también se ahorra muchísimo dinero con esta calidad baja.

Los videojuegos son los siguientes que se están moviendo a la nube. Sony ha demostrado con PlayStation Now, un servicio que ya te hemos presentado, que es posible jugar sin necesidad de un hardware potente en casa. Con un sencillo dongle conectado al televisor, o simplemente con este último aparato, disfrutaremos de títulos de primer nivel. Por ahora este servicio sólo funciona con juegos antiguos, pero encuentro el futuro de lo más prometedor.

El siguiente paso es el streaming de aplicaciones pesadas y sistemas operativos completos. Seguramente tardará un poco en hacerse real, porque ahora mismo los dispositivos móviles son los más demandados, y no contarán con conexiones a 1 Gbps en muchos años. Pero es cuestión de tiempo que Windows y OS X dispongan de una versión en la nube, que no dependa de nuestro ordenador de sobremesa, sino de un simple monitor con altavoces. A modo de ejemplo, Adobe Photoshop ya se ejecuta desde la nube en los Chromebooks, y la tendencia se encuentra en alza.

Fibra

Conclusión

Necesitamos un despliegue más rápido de las redes de alta velocidad. Está claro que todo esto que hemos presentado no se va a hacer una realidad hasta que las conexiones de 1 gigabit sean la norma, y que no se invertirá en servicios que las aprovechen de verdad hasta que la base de usuarios se vuelva muy grande. Ya sabemos que las mejoras en los accesos a Internet son rápidas en las grandes ciudades, llegan después a las pequeñas… y su disponibilidad en pueblos o el medio rural puede retrasarse muchos años.

El caso es que el streaming revolucionará la forma en la que vemos la televisión, usamos videojuegos o controlamos nuestro ordenador de sobremesa. Y ese futuro depende por completo de que nuestras conexiones mejoren lo antes posible.

¿Qué opinas de este tema? ¿Quieres cuanto antes una conexión a 1 Gbps, o no ves necesidad de un salto tan grande?

Archivado en Conexiones a Internet, Google Fiber
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion