Sony sin televisores ni smartphones, ¿a dónde se dirige el gigante japonés?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Logo de Sony

La situación de Sony no es buena. Lleva años encadenando pérdidas, y una empresa no puede permitirse mantener esa situación por mucho tiempo. La multinacional ya ha llevado a cabo muchos recortes, efectuado despidos y vendido divisiones. No parece que eso haya saneado sus cuentas, por lo que ahora se van a dejar en segundo plano tanto los smartphones como los televisores y no se descarta abandonarlos por completo en el futuro.

Así que vamos a echar una ojeada a la trayectoria de la compañía, que en pasadas décadas representó todo un referente. Analizaremos qué es lo que ha provocado esta situación, veremos cómo de grave se ha vuelto el problema, y comprobaremos que las soluciones que se contemplan son drásticas. Empieza nuestro viaje:

Sony, un gigante venido a menos

Durante la década de los años 80, Sony fue la compañía líder en electrónica de consumo. Sí, era más cara que el resto, pero tenía una fama que le permitía poner precios por encima del mercado. Varios productos míticos le dieron prestigio, como el Walkman (un reproductor de cintas portátil), la creación del CD o los televisores de tubo Trinitron. En esta época Sony vivió fracasos, como el de la cinta de vídeo Beta frente al VHS, pero la empresa seguía con grandes beneficios. Su división de portátiles era muy prestigiosa, y sus productos de audio, los favoritos de los consumidores. Además, Sony contaba con dos divisiones clave, la discográfica y la cinematográfica, de éxito considerable.

Lo cierto es que las siguientes décadas Sony aún cosechó éxitos grandes, como el nacimiento de la línea de consolas PlayStation en 1994 o la imposición del Blu-ray frente a su rival en el 2008. Pero la empresa ya dejaba de ser líder. Samsung y LG competían muy fuerte en los televisores, los productos de audio pasaban a un segundo plano mientras el negocio discográfico decrecía, y los formatos físicos de vídeo iban quedando atrás. Se volvía difícil enfrentarse a las marcas chinas y surcoreanas en el hardware, y la empresa tardó en arrancar en el mundo de los smartphones, en el que vive bastantes altibajos.

Reproductor de música portátil Sony Walkman

Quizá lo más grave es que los negocios que de verdad daban dinero se controlaban desde Estados Unidos. Google, Microsoft y Apple eran las empresas que dominaban el sector tecnológico, y Sony dependía de ellas: sus móviles montan Android, sus portátiles usaban Windows, y la marca vende componentes para los iPhone. Sony pudo haberse convertido en un gigante así, pero no fue capaz de ver que el futuro del sector lo dibujaba el software de Silicon Valley y no el hardware asiático.

¿Cuál es el problema actual?

Básicamente, que Sony pierde mucho dinero, y esa situación no es sostenible. Una empresa tiene que dar beneficios, y Sony lleva 4 años con resultados irregulares. Los accionistas no pueden estar contentos, y la posición de Kaz Hirai como CEO de la multinacional podría correr peligro si no toma medidas muy serias. Desde luego, no estamos ante el primer recorte ni abandono de sectores de Sony, que ya lleva tiempo haciendo todo lo posible por ahorrar en sus costes.

Sony ya ejecutó despidos masivos en el 2010 (16.000 personas, el 10% de sus trabajadores), y el año pasado dejó de lado su gama de portátiles VAIO, que vendió a otra compañía japonesa. También se ha desecho de Sony Online Entertainment (los creadores del videojuego Everquest) e incluso ha vendido sus sedes de Nueva York y Osaka, que se encontraban edificios de un gran valor económico. En España también hemos notado los recortes en cierta medida, las tiendas físicas Sony Store echaron el cierre hace años. Está claro que la empresa se ha esforzado por volver a la senda de la rentabilidad, pero no es fácil.

Ahora bien, ¿qué es lo que ha provocado esta debacle?

Las compañías asiáticas y el software

Sony Xperia Z2 mojado por agua

Las compañías asiáticas siempre se han especializado en la creación de hardware de calidad a un coste ajustado, muchas veces inspiradas por tecnologías occidentales. Contaban con mano de obra barata de los países emergentes cercanos. Gracias a eso se levantó el imperio de Sony, y otras marcas como Samsung o LG han alcanzado el éxito recurriendo a la misma fórmula. Sin embargo, la capacidad de innovación de estos fabricantes es escasa, y finalmente eso ha supuesto consecuencias.

Grandes empresas como Google, Apple o Microsoft han apostado por el software en lugar del hardware, y ahora tienen una control mucho más grande del mercado, y sus beneficios resultan mucho más elevados y sostenibles. Y es que la fabricación de gadgets es un sector en el que existe mucha competitividad, y firmas como Xiaomi o Meizu están amenazando a las compañías tradicionales. Ofrecen productos similares a precios más ajustados, por lo que Sony, LG o Samsung poco pueden hacer para diferenciarse.

Si Sony hubiera sido valiente y apostara en su momento por el software podría seguir siendo un gigante. No le hubiera sido difícil crear un sistema operativo propio (móvil o para ordenadores) si dedicara a ello los numerosos recursos con los que contaba en su momento. Pero en la empresa no existía esa mentalidad, tenía muy claro que se especializaba en la fabricación de electrónica de consumo, y nunca vio la amenaza que llegaba de Silicon Valley. Ahora es demasiado tarde para actuar.

La solución de Sony

Kaz Hirai, CEO de Sony, asegura que los televisores y los smartphones no representan la prioridad de la empresa. Los móviles inteligentes dieron beneficios hasta hace poco, pero parece difícil competir en este mercado tan saturado. Así que pasan a un segundo plano, y podrían ser abandonados. Otras divisiones como las de audio y vídeo se volverán más independientes, con el objetivo de intentar que se vuelvan rentables.

Imagen de la PlayStation 4

Sony se va a centrar en lo que da dinero, y eso se resume en tres negocios principales: la división PlayStation de videojuegos, la de películas Sony Pictures y la que fabrica sensores de cámara fotográficas, que es rentable gracias a las ventas a empresas como Apple. El objetivo es mejorar los resultados, y en el año fiscal 2017 se esperan obtener unos beneficios de 4.000 millones de dólares.

A nadie le gusta hacer recortes, y menos abandonar segmentos, pero empresas rentables como Microsoft también han ejecutado despidos masivos. La situación en Sony es desesperada: hay que volver a los beneficios, aunque eso signifique empequeñecer la multinacional y se vuelva peligroso a largo plazo. No sabemos qué va a resultar de estas medidas, pero está claro que la empresa va a tardar en recuperarse de este bache.

¿Qué opinas del tema? ¿Crees que Sony acierta con esta reestructuración, o consideras que el segmento de los smartphones y los televisores podría ofrecer buenos resultados con el tiempo?

Archivado en Resultados económicos, Sony
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Laia Riu dice:

    Que dejen de sacar tarjetas de memoria de $150 e intenten abarcar a un público no tan exigente xD

  • Juan aldaba dice:

    Pues si es verdad o especulación que van a dejar el negocio de los smartphone y televisiones con estos comentarios solo consiguen que las ventas bajen aun más, estoy por cambiar mi televisor y pensé en un Sony para que interactue con mi teléfono Xperia Z2 que también estoy por cambiar pero con esto pienso que el soporte a estos artículos va a bajar o desaparecer, entonces tengo que recurrir a otra marca.

  • Fabian Quintana dice:

    Creo que empresas como Sony no deben perder la capacidad de innovación, pero.sin perder a su vez la capacidad de integrarse al resto. Televisores con Android,interconectados a PlayStation online es una ventaja importante a explotar.

  • Loneman dice:

    Si solo fuera eso, Sony con alguna otra representa la más casposa y retrograda empresa ambiciosa de conseguir el máximo dinero posible solo po el nombre. No se han dado cuenta de que eso ya no vale, estamos en una sociedad (gracias sobre todo a estas empresas) de consumo y los consumidores quieres cosas baratas y buenas, no caras y buenas. Estas empresas intentan mantener ese estatus perdido a base de represión (vease anticopias, en sus grabadoras todo son problemas a la hora de grabar, la division discográfica o de peliculas, etc). Así hoy en día es difícil mantenerse pues hay demasiada competencia. Y yo no tengo tan claro lo de la consola, como no se espabile ahora mismo microsoft (que lo compra todo) le compra su división de play y se acabó Sony. Yo hace años que no les compro nada, todo son problemas (pondría muchos ejemplos pero no hay espacio ni tengo ganas) con precio caro.

    • Andrés dice:

      Que la gente no quiere comprar cosas caras y buenas? Si fuera así Apple no se habría comido un rosco. Los productos caros venden un montón porque la gente tiende a creer que se están comprando algo mejor.

  • Mikel dice:

    Hasta hace poco le estaba hiendo muy bien con sus embellecedores teléfonos xperia, que es un interesante modelo de diseño y su sistema muy gustoso a los usuarios de sony xperia.Todo le sucedió apartir que empezaron ha sacar dos teléfonos en el mismo ano que eso lleva un gasto enorme y también encomoda a los usuarios porque su teléfono pasa de ser el nuevo tope de gama de sony ha ser el segundo y el tercero, etc.La otra es que el caso de ellos rebajaria un poco de precio los topes de gama xperia aunque pierda un poco pero por otro lado ganan más compradores, aparte que sus teléfonos son muy buenos yo lo afirmó porque empecé con un xperia z y tengo ahora un z2, y entodo estos 4 años de usar estos teléfonos estupendo no he tenido quejas de algún fallo y para mi siguen siendo una gran competencia en el mercado telefónico y ojalá sigan creando más teléfonos buenos xperia dejan sastifechos a sus usuarios y no es por nada siempre tienen encuenta las actualizaciones y están al día

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion