USB-C, ¿el conector que hará que el iPhone deje de lado su cargador propietario?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cable USB Type-C

Hace un par de días Apple reveló su nueva revolución en el segmento de los ordenadores portátiles. Se trata del nuevo MacBook que ya te hemos presentado, que destaca por aspectos como su gran delgadez y ligereza, su pantalla Retina y su gran autonomía… aparte de por el nuevo puerto que incluye. El MacBook de 12 pulgadas sólo trae un conector (aparte de la salida de auriculares), que sirve para cargar la batería, conectar periféricos, sacar vídeo… Desde luego, un sólo puerto representa una apuesta arriesgada, porque todos esperábamos más. Pero no es eso lo que nos preocupa ahora.

Y es que Apple siempre ha tenido la costumbre de usar sistemas de conexión propietarios o muy poco comunes, como el de 30 pines del iPod, FireWire, Lightning o Thunderbolt. Sin embargo, ahora se decanta por un estándar que en poco tiempo será adoptado por toda la industria. Dado que se trata de un conector técnicamente muy capaz y de lo más cómodo, cabe hacerse la pregunta de si ha llegado el momento de que los iPhone dejen de usar su propio formato de cargador. Así que vamos a repasar qué es USB-C, veremos sus ventajas e inconvenientes, y luego intentaremos sacar conclusiones. Empieza nuestro análisis:

¿Qué es USB-C?

El nombre completo de este conector es USB Type-C, que está basado en la especificación USB 3.1. Eso supone que cuenta con cuatro canales independientes de datos, que le permiten transmitir hasta 10 Gbps, una cifra que es suficiente para la gran mayoría de las tareas actuales. Con esta velocidad podemos reproducir vídeo a 4K mientras transferimos archivos a todas velocidad, e incluso alcanzar la resolución 5K si dedicamos a ello casi todo el ancho de banda.

MacBook de 12 pulgadas

Por otro lado, el USB-C permite el paso de corriente de 100 vatios a 5 amperios, por lo que puede servir para cargar un móvil o incluso un PC. El flujo es bidireccional: un cable compatible podría hacer que nuestro portátil cargue un móvil, pero también que un televisor fuera el que diera energía al ordenador. El estándar es compatibles con los USB anteriores, pero serán necesarios adaptadores, que ya se empiezan a comercializar para todo tipo de formatos.

Sin embargo, la gran ventaja de USB-C es que resulta muy compacto (8,4 x 2,6 milímetros) y se puede conectar sin fijarnos en la orientación, porque encaja tanto en un sentido como en otro. Además, tendría que resultar capaz de aguantar al menos 10.000 conexiones/desconexiones antes de fallar.

¿Por qué debería incluirlo el iPhone?

Las ventajas técnicas del USB-C han quedado muy claras, pero lo cierto es que aporta poco frente a la la solución actual de Apple si no vamos más allá de estos datos. Lightning se trata de una tecnología muy capaz, y hemos de fijarnos en otros detalles para darnos cuenta de la buena idea que sería que los iPhone 6S llevaran un USB-C. Estos son los argumentos a favor:

  • Comodidad: quien tiene un móvil Android o Windows Phone puede pedirle un cargador a cualquier conocido si lo necesita. Ahora bien, tal vez se le agote la batería en casa de un amigo y no tenga ningún cargador Lightning. Al final, se trata de una molestia para el usuario, que sería un buen momento para dejar atrás.

  • Ventajas regulatorias: no es ningún secreto que la Comisión Europea se lleva mal con las grandes empresas tecnológicas estadounidenses. Hace años que leemos que quiere imponer un cargador estándar en toda la Unión Europea, que podría suponer un problema para la estrategia de Apple… a no ser que la marca se adelante y adopte por sí misma un conector como USB-C.

  • Costes: aunque las especificaciones de Lightning no son públicas, sí se sabe que usa un protocolo complejo. No se trata de un simple cable, necesita de chips que apoyen sus funciones, y eso sale caro. USB-C resulta más sencillo de producir y, cuando empiece a fabricarse por millones, su coste resultará muy reducido.

  • Compatibilidad: USB-C es muy avanzado, así que cubrirá las necesidades tecnológicas de los usuarios durante bastantes años. Sirve para cargar, para sincronizar el móvil en cualquier ordenador, para trasmitir vídeos, para conectar accesorios… Básicamente, ofrecerá una compatibilidad universal (mucho mayor que Lightning) y unas prestaciones más que suficientes, así que se trata de una apuesta con futuro.

Cable USB-C

Problemas que Apple le podría ver…

Sí, resulta evidente que USB-C tiene muchas ventajas pero, en realidad, el actual Micro-USB tampoco se trataba de una mala alternativa, y Apple siempre lo ha ignorado. Así que debemos tener muy en cuenta un par de inconvenientes que la marca de la manzana le verá formato, y que podrían provocar que lo dejara de lado. Son los siguientes:

  • Exclusividad: Apple quiere hacer las cosas de manera distinta al resto, aunque sólo sea por dar la impresión de ser una marca única. Usa conectores propios y formatos propietarios para diferenciarse y, además, para crear un ecosistema cerrado que nos anime a adquirir varios de sus productos. Obviamente, con el USB-C se transformaría en “un fabricante más” que usa el estándar.

  • Beneficios: la marca de Cupertino se ha hecho famosa por vender cables especialmente endebles a precios exorbitantes. Todo se trata de un negocio, que la empresa defiende incluso con medidas de seguridad en los cables. Obviamente, cambiar este modelo supondría dejar de ingresar mucho, mucho dinero por todos los cables, adaptadores y cargadores que comercializa.

Cable USB Type-C de Apple

Un futuro incierto

La verdad es que las ventajas del USB-C son bastante claras: en lo técnico representa un gran paso adelante, y en muchos otros aspectos también mejoraría el iPhone y la experiencia de sus usuarios. Las desventajas, por comparación, me parecen escasas, pero tocan un detalle clave: los beneficios de Apple. La multinacional de la manzana tiene una ambición desmedida por ganar dinero, y la venta de cables, cargadores y adaptadores puede representar un porcentaje pequeño, pero seguro que la cifra resulta jugosa.

Así que, en mi opinión, USB-C es el conector que necesita el iPhone, pero que nunca tendrá. La firma estadounidense sorprendió al incluirlo en el nuevo MacBook de 12 pulgadas, pero veo extremadamente improbable que lo vaya a extender a su línea de smartphones a no ser que algún organismo regulador la obligue.

¿Qué opinas de este asunto? ¿Te gustaría ver un iPhone 6S con el conector USB Type-C, o crees que Lightning representa una opción superior?

Archivado en Apple, iPhone, iPhone 6S, Lightning, USB Type-C
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion