La obsolescencia programada y la eliminación necesaria de algunas características

COMPARTIR 0 TWITTEAR

USB MacBook

El tema de la obsolescencia programada es algo que viene con fuerza desde hace ya bastante tiempo. Seguramente muchos ya habréis visto el documental “Comprar, tirar, comprar”, en el que se dan algunos ejemplos sobre cómo las empresas hacen los productos con una duración determinada para que al cabo de un ciclo de tiempo su vida útil se agote de manera que tengamos que comprar otro producto de la compañía.

Aún teniendo opiniones contrarias, estoy bastante de acuerdo con lo que se expone en el documental, ya que al fin y al cabo las empresas lo que quieren es ganar dinero –primera lección que aprendí en Administración y Dirección de Empresas–. No obstante, pienso que el documental deja a las empresas y su finalidad en una posición muy conflictiva, ya que alude a temas como la contaminación creciente que esto provoca e incluso la pobreza de los países pobres.

En mi opinión, creo que la obsolescencia programada tiene algunas ventajas para los consumidores y que no se mencionan, ya que la tecnología avanza y eso quiere decir que el nuevo producto que compremos será más eficiente que el anterior y podremos realizar algunas tareas con más facilidad. Puede que ahora no me explique demasiado, pero si continuáis leyendo os intentaré explicar mi punto de vista con más detalle.

Las características que voy a mencionar a continuación han sido duramente criticadas por ser eliminadas de algunos aparatos que tenemos hoy en día, y si que es cierto que alguna la puedo llegar a echar en falta, pero encontrar un sustituto a ello o una alternativa no es tan difícil. Lo cierto es que poco a poco vamos cambiando nuestra manera de utilizar los dispositivos electrónicos, y casi sin enterarnos aquello que hace unos años utilizábamos a diario, ahora gracias a las tecnologías sustitutas ya ni nos acordamos de ello.

El problema principal viene cuando eliminan alguna cosa que aún no hemos sido capaces de sustituir por otro tipo de tecnología, ya que nuestra velocidad de adopción a estos cambios puede no ser la misma que la velocidad a la que las empresas cambian las características de un producto. Hoy he decidido hablar sobre 3 cambios recientes que acumularon mucha polémica, pero que poco a poco se pueden intentar corregir y hacer que nosotros cambiemos nuestra manera de hacer las cosas.

Puertos USB

USB Tipo C

Quizá es el caso más reciente que podemos encontrar, ya que hace menos de un mes salió un nuevo MacBook, el cual solo incorporaba un puerto USB. De acuerdo que Apple quería hacer un ordenador muy delgado y fino, pero la supresión de todos los otros puertos generó una nube de quejas muy importante, ya que se tendría que utilizar el mismo puerto para cargar el ordenador, conectar una unidad de almacenaje o conectar un cable externo para un monitor, además era de tipo C, que aún complicaba más las cosas.

Algunos detractores podrían pensar que se había hecho porque así la empresa podría vender adaptadores y duplicadores de cables a los usuarios para así generar más ingresos, y tampoco lo niego. No obstante, creo que con el auge de la tecnología inalámbrica para cargar nuestros dispositivos; con el almacenaje en la nube para guardar nuestros archivos; y con dispositivos como Chromecast para emitir a una pantalla externa, pocos puertos nos pueden hacer falta.

Quizá estas características sustitutivas no estén aún muy presentes entre nosotros, ya que como he dicho, se trata de un cambio bastante nuevo, por lo que requiere un poco de tiempo para poder adaptarnos un poco. Sin embargo, los dos ejemplos siguientes van a reflejar muy bien lo que comentaba al principio: todo sigue una evolución y ahora veréis exactamente que es lo que quiero decir.

Batería extraíble

Batería no extraíble

Otro caso muy sonado desde hace unos años, y es que desde que salió el primer móvil al que no se le podía extraer la batería llegaron múltiples quejas. Algunas de las más sentidas fueron las que decían que no se podía cambiar en caso que fallase, o también que cuando se agotase en el día a día tendríamos que esperar a encontrar un enchufe para cargar el dispositivo y de esta manera seguir utilizándolo. La verdad es que, por lo menos en mi caso, nunca he tenido la necesidad de cambiar una batería de mi smartphone.

Siempre hay opciones para todo, pero en el peor de los casos, siempre podemos acudir al servicio técnico o a algún establecimiento especializado para que nos la cambien. Por otro lado, en el día a día, cada vez se hacen baterías que duren más, aunque si no tenemos duración suficiente para poder pasar el día, podemos comprar un Power Bank, ya que podemos encontrar algunos a unos precios muy competitivos y con una capacidad suficiente para cargar nuestro smartphone varias veces.

Ranura para tarjetas microSD

MicroSd

Para terminar, otra queja común entre los usuarios de teléfonos móviles que se lleva arrastrando también desde hace mucho tiempo es el tema del espacio para almacenar nuestros archivos, ya sean fotos, vídeos o canciones. Actualmente, la mayoría de móviles de gama alta ofrecen como mínimo 16 Gb de espacio total, que se ve reducido drásticamente porque se necesita instalar el sistema operativo y aplicaciones del sistema.

Se trata de un espacio muy limitado, que podría verse aumentado con la utilización de tarjetas de memoria, pero el problema es que muchas compañías han optado por quitar esta característica. Esto provoca que el teléfono vaya lento en algunas ocasiones o que tengamos que borrar archivos para hacer espacio si queremos hacer una foto. Tener la memoria limitada es un problema, pero que puede ser solucionado fácilmente si utilizamos servicios de almacenamiento en la nube o un Pen Drive especial para móviles para llevar nuestros datos de manera segura, yo utilizo uno así y va perfectamente.


Para terminar, y a modo de conclusión, no digo que todos estos cambios sean buenos, aunque sí creo que es la evolución lógica que se debe seguir en un futuro. Lo que comentaba al principio de tener unos dispositivos más eficientes casa con los argumentos expuestos anteriormente: utilizamos nuevas tecnologías que están evolucionando, reducimos los componentes que utilizamos y podemos acceder a nuestros datos de una manera más rápida y limpia.

Creo que poco a poco vamos a ir eliminando otras características que estamos muy acostumbrados a usar normalmente, pero está aún todo por ver. Lo que sí que hay que tener en cuenta es que siempre van a existir maneras de sustituir y reemplazar lo que ya tenemos, por lo que el cambio tecnológico se va a poder hacer de una manera gradual: no hace falta colgar todo a la nube si tenemos un Pen Drive, pero poco a poco nos vamos a ir acostumbrando.

Archivado en Apple, Google, Internet y redes sociales, Smartphones, USB Type-C
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion