App Store, un modelo sólido, pero con carencias cada vez más evidentes

COMPARTIR 0 TWITTEAR

App Store

Cuando se presentó en el año 2008, la App Store del iPhone revolucionó la forma de obtener software. De pronto, todos los programas se encontraban en el mismo lugar, pasaban por un exigente control de calidad y se podían actualizar con facilidad. Además, la política de Apple siempre ha sido apoyar unos precios muy bajos. Tal ha sido el éxito de modelo que todos los sistemas operativos cuentan a día de hoy con tiendas de aplicaciones, tanto los móviles como los de escritorio.

La verdad es que algunos de los problemas de la App Store se percibieron desde el primer día, como la falta de libertad que supone depender de una tienda única, o la censura que Apple aplica sobre lo que no le agrada. Pero lo cierto es que el paso de los años ha ido revelando que el modelo sufre muchas carencias. No parece que la marca de la manzana tenga pensado solucionarlas en breve, pero no por ello debemos pasarlas por alto. Son las siguientes:

El problema del precio

Cuando Apple cambió para siempre el mundo de la música con iTunes, su fórmula del éxito se basaba en los precios bajos. Cualquier canción se podía adquirir por 1 dólar, y eso animaba a una compra impulsiva. Parecía lo lógico usar el mismo esquema en la App Store, pero esta vez no todo funcionó igual de bien. Un programa gratuito, de 1 euro o hasta de 5 euros puede no ser capaz de ofrecer una calidad aceptable debido a un precio demasiado reducido.

Una manzana con monedas en su interior

Algunos usuarios queremos gastar un poco más y recibir un producto superior, pero parece que el público se ha acostumbrado a los precios ridículos. Los desarrolladores intentan monetizar sus aplicaciones con microtranscciones y juegos free-to-play. El resultado es que, para quien no paga, la experiencia resulta mala, y el que desea el producto completo muchas veces no sabe cuánto le acabará costando en realidad.

Esta cultura del bajo coste, en realidad, genera usuarios insatisfechos con las apps y un catálogo inferior. Apple debería intentar cambiar la mentalidad de sus clientes, aunque resulte complicado.

El desastre el iPad Pro

Se supone que el iPad Pro está pensado para profesionales, así que harán falta apps de más de 1 euro, que satisfagan necesidades más avanzadas. El problema es que Apple, por algún motivo, no permite las versiones de prueba, aunque algunos desarrolladores se saltan en cierta medida esa limitación. Pero una app profesional puede costar cientos de euros… ¿qué sentido tiene comprarla sin un período de prueba en el que la podamos experimentar al completo?

Por otro lado, en la App Store no es posible cobrar por una actualización. Quizá sea lógico en un cliente de Twitter o un juego, pero un desarrollador que rehace por completo un potente editor fotográfico o una herramienta de diseño 3D debería ser capaz de rentabilizar su esfuerzo. La nueva app siempre se puede vender de forma independiente, pero surge otro problema, porque Apple no proporciona un sistema para que quien tuviera la versión anterior reciba un descuento.

iPad Pro de Apple

Comentarios limitados

Un tema molesto de la App Store es que los desarrolladores no cuentan con la opción de contestar a los usuarios. Eso significa que, muchas veces, reciben críticas que no tienen mucho sentido, y no se pueden defender. Por otro lado, algunos usuarios se quejan de cosas sencillas de resolver, o usan los comentarios cuando deberían contactar con el desarrollador para resolver un problema técnico. El resultado es que, a veces, los comentarios y las puntuaciones de las apps no resultan fiables.

La verdad es que el sistema de comentarios de la App Store representa una gran idea, pero se puede mejorar. Debe ser un lugar en el que se relacionen el desarrollador y el usuario. Sobre todo con la llegada del iPad Pro, en el que que los profesionales necesitarán un soporte más avanzado.

Libertad

Ya hemos profundizado en el tema de las restricciones de las tiendas de apps y las comisiones, pero vale la pena recordarlo. Las tiendas de aplicaciones, aunque nos parezcan infinitas, censuran determinados tipos de programas y ciertos contenidos. Puede que al gran público no le moleste mucho, pero algunas personas quieren acceder a aplicaciones avanzadas que no le interesan a Apple, y desean consumir contenidos de corte adulto.

Está claro que Apple no va a permitir, a estas alturas, la carga de las apps de fuentes externas. Y, aunque se ha vuelto más abierta de miras con su tienda en los últimos años, necesita seguir avanzando para ofrecer programas para todo tipo de usuarios, incluidos aquellos de perfil más empresarial o entusiasta. Por suerte, poco a poco se mejora en ese aspecto.

app-store

La verdad es que, tras la llegada del nuevo iPad Pro de 12,9 pulgadas, los errores de la App Store son más evidentes que nunca. No podemos negarle el mérito de revolucionar la distribución de software y de proporcionar una gran oportunidad a los pequeños y medianos desarrolladores. Pero tampoco debemos agarrarnos a eso para justificar el estancamiento de una plataforma que, a día de hoy, no tiene ni una versión web funcional.

Así que es hora de que la marca de la manzana le dé un empujón a una tienda que, en ciertos aspectos se ha quedado por detrás de Google Play y la Tiendas Windows… aunque no podemos negar que estos dos rivales también tienen cosas que mejorar. Sólo podemos desear que la próxima versión de iOS suponga un lavado de cara para la App Store.

¿Qué opinas de este tema? ¿Te parecen graves las carencias de la App Store, o crees que su modelo aún funciona a la perfección?

Archivado en App Store, Apps, Tiendas de aplicaciones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion