Los Juegos del Hambre: Katniss reinventa los roles de género

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Katniss Destacada

Con la segunda parte de Sinsajo nos despedimos este año de la famosa saga Los Juegos del Hambre. Son muchos los detalles de estas películas que echaremos de menos, tras su fin. También son importantes sus aportaciones a la sociedad. Un tema subyacente en Los Juegos del Hambre es la perspectiva de género que aparece, los roles que se representan: el legado que va a dejar a los millones de jóvenes fans de esta saga.

El público objetivo de estas películas es adolescente, una etapa en plena formación. Los sociólogos señalan que la construcción del género se basa en la observación, tanto de modelos vivos como simbólicos (cine, televisión, literatura…). El personaje de Katniss Everdeen ofrece un nuevo modelo de género, rompedor en este tipo de cine de masas. María Menéndez, de la Universidad de Burgos, y Marta Fernández, de la Universidad de las Islas Baleares, han analizado en profundidad este comportamiento.

Los roles de género en el cine

En el cine suele haber dos roles de género. El masculino, encarnación del coraje, el poder, la ambición y la fuerza; hombres habitualmente destinados a ser héroes, a salvar al mundo. Mientras tanto, las mujeres tienen acciones secundarias, con poco importancia en la trama; el cuerpo femenino aparece cosificado, y su sexualidad aparece en función de la del varón, la mujer es un mero objeto de deseo. Estos patrones de comportamiento se extienden en la sociedad a través de la producción cultural, como el cine.

Katniss Gale

Cuando aparecen protagonistas femeninas en películas de acción o aventuras, están representadas como mujeres fálicas. Este concepto quiere decir que a la mujer se le asignan armas masculinas, como el deseo de venganza, de poder, el uso de la violencia… en lugar de ser seductoras y manipuladoras, recursos tradicionalmente asignados a las mujeres en el cine. Sin embargo, estos personajes femeninos aparecían muy sexualizados, con sus atributos ensalzados, sin separarse demasiado de lo que al final se esperaba de la feminidad.

Aunque para el patriarcado sea inaceptable asociar mujer y violencia, el concepto de mujer fálica no terminaba de ser aceptado por la crítica feminista. En esta coyuntura, unas pocas películas contribuyen a modificar el orden establecido en cuanto al género: Los Juegos del Hambre es una saga que aporta cierta evolución al respecto.

Por qué Los Juegos del Hambre es diferente

El personaje de Katniss Everdeen no se reduce a reproducir el rol tradicional de feminidad o masculinidad. Encarna unos contradictorios códigos de género, algo que la hace especial: es una luchadora, una estrella mediática, pero también es hermana, hija, e incluso novia potencial. Aunque la trama romántica está presente, no basa su personaje en ello. Katniss no muestra especial interés en los hombres (aunque se siente atraída por su amigo Gale, no se entrega por completo a una relación).

Es un personaje que asume responsabilidades familiares, de sustento (rol que tradicionalmente tienen los hombres) y no se abandona al amor ni a la feminidad normativa (no tiene especial interés por la moda y el aspecto estético, pero tampoco está masculinizada). Además, cuando emplea la violencia lo hace para defenderse, siendo capaz de desarrollar empatía de género (es destacable su relación con Ruth, del Distrito 11, en una de las primeras entregas). Lo que hace especial a Katniss, en definitiva, es que no se reduce a un papel femenino de madre o pareja, o masculino de héroe, sino que asume ambos.

Katniss Prim

El éxito que hay detrás de la construcción de este personaje, por parte de la escritora Suzanne Collins, radica en que Katniss es creíble. Es una figura con la que el espectador (o lector) se puede identificar. Este discurso de género podría resultar algo superficial, por eso no hay que olvidar que Los Juegos del Hambre tienen un público objetivo (principalmente) joven.

La película también ha recibido algunas críticas por no romper con la heteronormatividad: aunque el escenario es futurista, donde podría incluirse una libertad sexual más amplia sin que afectara a la credibilidad de la trama, se ha optado por seguir el canon heterosexual. Pese a esa y algunas críticas, los roles representados en Los Juegos del Hambre suponen una redefinición, algo de progreso frente a los comportamientos habitualmente representados en este tipo de películas. El éxito de la saga podrá extender este nuevo perfil heroico, poco explorado en la producción cultural contemporánea.

Imágenes | IMDB

Archivado en Cultura pop, Feminismo, Libros, Los juegos del hambre, Películas, Sociedad, The Hunger Games
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion