Bruselas fijará este jueves los límites de la economía colaborativa

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Uber economia colaborativa

Hasta ahora, aplicaciones como Uber o Airbnb no tenían límites y parecía que no había ninguna norma que los regulase de manera correcta en toda Europa. Cada gobierno decide cómo actuar frente a estos casos y no hay ninguna norma europea que lo nombre. Este jueves, todo puede cambiar, ya que la Comisión Europea se reunirá para poder establecer unas normas comunes en los 28 Estados miembros.

La economía colaborativa se caracteriza por no tener una barrera clara entre la empresa y el cliente, ya que los consumidores que hacen uso de estos servicios, comercializan recursos que en un principio serían de uso personal. En esta reunión, los Estados miembros definirán la economía colaborativa y se hablarán sobre los requisitos de acceso al mercado (licencias, permisos,etc.), los responsables en caso de conflictos, la protección que recibe el consumidor, etc.

Airbnb logo

Unificación de normas

Hasta ahora, cada país ha sido el encargado de legislar por su cuenta este tipo de economía, por lo que se trata del primer intento de unificar estas reglas. Ni tan solo Estados Unidos, que es la casa y cuna de todas estas startups, tiene una regulación común. La Comisión Europea considera esta actividad como una gran fuente de crecimiento y de creación de empleo en una Europa que aún se encuentra estancada. No obstante, también nos encontramos con algunos colectivos como el del taxi que se opone a esto.

En España, no hay ninguna regulación general para estas actividades. Son tan solo las autonomías que tienen un enfoque restrictivo, sobretodo en el caso de Aribnb. También ha habido problemas con startups españolas que quieren poner en contacto a particulares. El ejemplo más sonado es el de Blablacar, que se ha visto implicado en juicios.

Chófer de Uber

Encontrar un punto medio

Pienso que algo importante en este aspecto es encontrar el punto medio en el que tanto las empresas que ya existen y tienen una regulación, como los nuevos negocios que salen estén contentos. Los sectores tradicionales deben modernizarse un poco en algunos aspectos, para poder jugar en un entorno cada vez más competitivo. No podemos quedarnos estancados en un mismo sitio, y esto es lo que defienden las startups de economía colaborativa.

No obstante, lo que no podemos hacer es dejar que los nuevos campen a sus anchas y sin nadie que les impida hacer lo que les dé la gana. Aquí es donde la Comisión Europea debe actuar para marcar unos límites. Tampoco hace falta ser muy restrictivos, pero lo justo para que se sientan cómodos y puedan competir con sus rivales. Al fin y al cabo, nos encontramos en una economía liberal y en la que los Estados deben actuar lo mínimo y dejar que el mercado haga el resto.

¿Qué opinas de este tema? ¿Crees que hay que establecer unos límites en este ámbito o que todos deben competir con sus recursos?

Archivado en Airbnb, Comisión Europea, Economía colaborativa, Uber
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion