El USB-C no es todo ventajas: Os contamos algunos de los problemas más comunes

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hace ya más de un año que conocemos al llamado USB tipo C. Poco a poco se está instaurando en nuestro día a día y ya es casi un requisito indispensable el hecho de los nuevos productos tecnológicos –y con esto me refiero tanto a teléfonos móviles como ordenadores y otros– vengan equipados con este sistema.

En él encontramos multitud de ventajas como su mayor capacidad para transmitir electricidad o la mayor velocidad con la que trata los datos. Tampoco debemos olvidar la mayor facilidad que presenta al conectarlo. Con el USB-C no volverás a fallar. Sin embargo, como todo, también tiene algunas desventajas. Hoy en Xombit te contaremos algunos de los problemas más comunes que puedes sufrir con él.

Conector USB Type-C

De una forma u otra

No vamos a engañarnos. Cuando llegó el USB tipo C su principal atractivo, lo que más nos llamó la atención, no fue su mayor velocidad de transferencia. Podías conectarlo de cualquier manera, dejando atrás los numerosos intentos fallidos que podíamos experimentar con un USB convencional, y eso nos gusta.

Sin embargo, como ya he dicho, esta ventaja no viene exenta de algunos inconvenientes. El primero de todos y el más sufrido es su “batalla” con el microUSB que poseen la mayoría de terminales. Seguro que tienes la casa llena de cargadores y ninguno vale si adquieres un nuevo producto con tipo C. Hay que comprar adaptadores, y aunque no sean caros, pueden fallar.

Además de esto, debemos tener en cuenta que existen distintos tipos de USB-C, y con esto me refiero concretamente a su calidad y protocolo. Por lo tanto, no todos los cables que compremos funcionarán de la misma manera y esto puede dar lugar a grandes diferencias. Como leemos en Hipertextual, podemos encontrar cables que cargan más rápido que otros incluso siendo físicamente idénticos.

¿Cómo puede solucionarse esto? Los fabricantes deben advertir adecuadamente qué protocolo usa cada conector USB-C. No debemos olvidar que un conector es distinto a un protocolo. Mientras que el primero simplemente es la estructura física, el segundo conlleva distintas tecnologías, pudiendo ser más veloz o más potente que otros.

Si quieres saber más: El mayor problema de USB-C comienza a hacerse evidente.

Y tú, ¿qué opinas del USB-C? No olvides dejar tu opinión en los comentarios.

Archivado en USB Type-C
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion