La distribución digital, ¿un mal negocio para los usuarios de videojuegos?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Es innegable que la distribución digital representa un importante avance técnico frente a los soportes físicos, y que supone una serie de interesantes ventajas. Pero, si nos paramos a reflexionar, nos daremos cuenta de que este nuevo sistema puede acarrear problemas graves, que muchos jugones, llevados por las ansias de progreso tecnológico, no estamos valorando de forma adecuada.

La distribución digital se nos presenta, en muchas ocasiones, como una panacea que resolverá todos los problemas de los que el actual modelo de venta de software adolece. Nos permitirá adquirir programas en cualquier lugar y a cualquier hora del día, sin necesidad de desplazarnos ni enfrentarnos a inconvenientes como roturas de stock o descatalogación de productos. Por no hablar de los precios, que siempre serán más bajos si la tienda física es apartada de la ecuación. Sin embargo, yo pienso que este nuevo sistema presenta una serie de inconvenientes, que en cierta medida nos afectan a todos, pero que los entusiastas de los videojuegos sufrirán de forma bastante más acusada.

Fotografía de videojuegos en una estantería de una tienda

El problema principal es que un juego, una vez terminado, no resulta de ninguna utilidad para muchos aficionados. Poseer una copia física significa tener la posibilidad de venderla, recuperar parte de su coste y, con ello, acceder a otro título. Y esto es lo primero que se pierde si nos hacemos con la edición digital, y uno de los motivos por los que muchas compañías, enfrascadas en una lucha contra la segunda mano, desean que este sistema se imponga. Con lo que este nuevo modelo de distribución, en último término, implica que los jugadores disfruten de menos horas de diversión por más dinero.

Antes hablábamos de que los costes se reducían cuando no hay que otorgar un margen al minorista ni asumir costes de fabricación y distribución. Iniciativas como las de Steam demuestran que se pueden lograr precios muy agresivos gracias a esto, pero Sony con su PS Vita apenas realiza un descuento testimonial, lo que hace temer que una vez las opción digital sea un estándar, los precios pueden volver a ser los que conocíamos hasta ahora. Otro tema controvertido es el DRM: a muchos nos inquieta que los títulos descargables provoquen que esta lacra se extienda, y que las condiciones para el disfrute de nuestros juegos según transcurran los años y cambiemos de máquinas resulten inaceptables.

Logo de la tienda digital Steam

En definitiva, hay buenas razones que hacen pensar que con el paso del formato físico al descargable las editoras querrán aprovecharse de la circunstancia para empeorar significativamente los productos que ponen en nuestras manos. Por suerte, este sistema facilita que las desarrolladoras independientes puedan llegar al gran público, lo que quizá resulte en un aumento de la competitividad en el sector, que evite todos los inconvenientes que hemos detallado. En cualquier caso, todo esto lo comprobaremos en unos años, porque parece que este cambio de modelo es ya imposible de frenar.

¿Qué te parece a ti la distribución digital? ¿Consideras que aportará fundamentalmente ventajas en todos los campos en los que se aplique, u opinas que en algunos contextos las mejoras que pueda suponer son menores que los inconvenientes?

Imágenes | wlodi y theaucitron

Archivado en Distribución digital, DRM, PlayStation Network, Software, Steam, Videojuegos, Xbox Live
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Jose Antonio Carmona dice:

    Llamadme antiguo, pero pienso más en negativo. Veo una estandarización de precios (estilo PSVita), DRM y como quieren llevarnos por el camino para eliminar la compraventa entre particulares. Veo más inconvenientes que ventajas… eso sin contar con la perdida de puestos de trabajo de las cadenas de venta…

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion