Apple presenta el MacBook Pro con pantalla Retina, a la industria le toca mover ficha

COMPARTIR 0 TWITTEAR

No cabe duda de que la marca de la manzana mordida es una referencia para el sector de la electrónica de consumo. Una vez asimiladas las novedades que han presentado en el evento de la WWDC 2012, cabe preguntarse en qué medida van a afectar a las empresas competidoras. ¿El nuevo portátil profesional de Apple será imitado en sus aspectos clave, o las demás marcas tienen sus propias prioridades?

En la pasada reunión de desarrolladores de Apple (la WWDC 2012) la exitosa multinacional ha realizado varios anuncios de interés, pero el que más influencia tendrá en el mundo tecnológico será el esperado MacBook Pro con pantalla Retina. Se trata de un portátil de marcado carácter profesional, como demuestran sus especificaciones: como mínimo un procesador Intel de cuatro núcleos a 2,3 Ghz, tarjeta gráfica dedicada, 8 GB de RAM y 256 GB de veloz almacenamiento flash, pero sin lector de DVD. Todo esto contenido en 1,8 cm de grosor y dos kilogramos de peso, y manteniendo la batería en siete horas de autonomía. Y haciendo gala de una espectacular pantalla de tecnología IPS, con resolución de 2880x 1800, mostrando una densidad de 220 píxeles por pulgada.

Fotografía del nuevo MacBook Pro con pantalla Retina

Ahora los demás fabricantes se encuentra ante la disyuntiva de seguir los pasos de Apple o hacer sus propias propuestas. Con el problema añadido de que la creación de los chicos de Cupertino cuesta casi 2.300 euros, y cualquier competidor tendría que lograr un precio muy inferior si quiere ser una alternativa a una marca célebre por su calidad y diseño. Aumentar la densidad de píxeles de las pantallas es posible, de hecho Windows 8 facilitará especialmente esta labor, y los fabricantes ya han mostrado modelos con resoluciones 1080p. Pero me parece dudoso que se vaya a apostar en breve por llegar a los niveles del MacBook Pro con pantalla Retina.

Lo que sin duda va a quedar desterrado es la unidad óptica, cada vez menos popular. Tema aparte es la considerable potencia del producto de Apple: ahora mismo los Ultrabooks parecen entregados a una carrera por ser el más delgado, y opciones relativamente “gruesas” suelen quedarse atrás. Así que no creo que se vayan a empezar a montar mejores procesadores y más RAM de forma habitual, porque además esto subiría el precio final, algo poco recomendable en este contexto de crisis. Otro aspecto a considerar es la conectividad: seguro que muchas marcas se esforzarán, e incluirán más puertos USB, Thunderbolt e incluso Ethernet en sus próximas creaciones.

Fotografía del MacBook Pro pantalla Retina que Apple acaba de lanzar

En definitiva, creo que la influencia del nuevo dispositivo de los chicos de Tim Cook va a ser bastante limitada en el ecosistema Windows. El aumento de densidad de píxeles en pantalla era algo que iba a ocurrir de todas formas, y es dudoso que se vaya a acelerar en gran medida, puesto que implica costes importantes. Lo mismo se puede decir con el tema de la potencia: el nuevo MacBook Pro es un portátil para un uso profesional, y la mayor parte de los usuarios no desean pagar por unas características técnicas que no necesitan. Eso sí, lo que parece claro es que las baterías de gran duración se van a transformar en un estándar, una mejora muy necesaria.

¿Qué opinas de este tema? ¿Te parece que la última creación de Apple va a tener fuertes influencias sobre el PC, o crees que el resto de los fabricantes seguirán con las estrategias que ya tenían previamente diseñadas?

Archivado en Apple, Portátiles, Ultrabooks
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Complicado predecir qué va a hacer la competencia, pero que van a sacar uno o dos modelos con pantalla vitaminada seguro.

    A parte he estado leyendo no me acuerdo donde que el nuevo MacBook Pro no es tan Pro como venden: el panel que monta es bastante malo y no reproduce los colores con exactitud.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion