Sin Ballmer, Gates ni Jobs la tecnología se vuelve más insípida

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Eres lo suficientemente mayor para que los nombres de Steve Ballmer, Bill Gates o Steve Jobs te suenen a emprendedores de la informática y no sólo a acomodados directivos de grandes multinacionales? Porque lo cierto es que estas personas levantaron sus imperios de la nada, con mucho trabajo, buenas ideas y un poco de suerte. Y resulta especialmente triste que el último miembro de la vieja escuela vaya a retirarse, como va a pasar en menos de un año con Ballmer, actual CEO de Microsoft.

Steve Ballmer

Ayer la noticia alegró a muchos pero también cayó como un jarro de agua fría a bastantes: supimos que Steve Ballmer se retirará en los próximos meses para dejar paso a una nueva Microsoft. El cofundador de la multinacional, Bill Gates, ya le había cedido el puesto de mando en el año 2008, y Paul Allen (su socio inicial) hacía tiempo que se había desentendido. No son los únicos personajes históricos de la informática que han abandonado su puesto, desgraciadamente Steve Jobs falleció el año pasado y Steve Wozniak hace mucho tiempo que tiene un puesto en Apple meramente testimonial.

Para mí, este movimiento tienen una fuerte carga sentimental: representa la jubilación del último gran directivo que se ganó su puesto empezando desde abajo, creando una empresa de cero. Tanto su sucesor como Tim Cook pueden resultar excelentes gestores, seguro que su formación y carácter son más adecuados para sacar adelante una gran multinacional. Pero les falta ese ímpetu propio del emprendedor que crea su propio negocio, esa determinación por sacar adelante sus ideas aunque no sean la estrategia más correcta comercialmente. La diferencia me parece clara, no se puede comparar a un eficiente gestor con un hombre que ha levantado un imperio de la nada.

Aún quedan en la industria personas peculiares, fundadores de sus propias empresas. Por ejemplo, Larry Page, CEO de Google, que además aún es muy joven. Pero le tocó vivir en una época en la que el sector ya estaba muy avanzado, y además siempre ha tenido un perfil muy bajo, lo más alejado posible de los medios. Sí que se debe mencionar que permite a su empresa iniciar muchos proyectos arriesgados, sin ningún miedo a que fracasen. Sin duda, quedan nuevas compañías por fundar y nuevos directivos por hacerse famosos, pero no puedo evitar dejar de sentir nostalgia por unas compañías que pierden a las personas que las vieron crecer y las amaron.

En mi opinión, y aunque la bolsa ha reaccionado positivamente a la retirada de Ballmer, creo que a largo plazo esto resulta malo para las empresas. Eliminar a personas con talento nunca representa una buena idea, y en muchos casos las nuevas directivas son mucho más conservadoras. Ahí tenemos a Tim Cook, que se ha limitado a lanzar todo lo que pide el mercado (productos que Jobs no hubiera permitido) sin arriesgarse a hacer propuestas propias. Sin duda,el día en que se vaya Steve Ballmer será triste para la tecnología en general.

¿Qué opinas tú? ¿Sientes nostalgia por este paso del tiempo, o crees que la renovación generacional resulta inevitable?

Archivado en Apple, Bill Gates, Microsoft, Steve Ballmer, Steve Jobs
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion