Los Estados Unidos, incapaces de romper el anonimato de la red Tor

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Es triste, pero al final los paranoicos de la seguridad, aquellos que desconfian de todo y de todos, tenían razón. Los gobiernos nos espían con total impunidad, sin ofrecer garantías judiciales y haciendo gala de una enorme arbitrariedad. Si hace unos meses me hablaran de Tor, pensaría en un sistema para quien tiene cosas muy graves que ocultar. Pero, en realidad, esta iniciativa se trata de una de las pocas que nos permite mantener la seguridad y el anonimato en Internet sin que los Estados Unidos puedan hurgar libremente en nuestra navegación.

Logo de Tor

Para mí, el estallido del escándalo PRISM ha supuesto un antes y un después en el uso de Internet. En el pasado, como usuario que no tiene nada que ocultar, apenas me preocupaba por mi privacidad y no utilizaba ningún medio que protegiese mi navegación. Tras descubrir que la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos controla todas las actividades que puede, sin necesidad de que haya sospechas fundadas de un crimen, sin las preceptivas autorizaciones judiciales y sin respetar la presunción de inocencia, está claro que los que deberían velar por nuestra seguridad se han convertido en verdaderos criminales, y que debemos luchar en todos los frentes posibles para impedir que sigan con sus fechorías.

Y parece que hay una esperanza para navegar por la red de redes de forma anónima: la NSA lleva años intentado comprometer la red Tor sin éxito, según informa The Guardian. Su objetivo ya deja claro que las intenciones no son nada buenas. Pretenden comprometer la privacidad de la totalidad de los usuarios de Tor en cualquier momento. Pero han llegado a la conclusión de que eso resulta imposible, y tienen que conformarse con obtener la identidad de usuarios concretos tras un complicado análisis manual.

Esto incluye revisar los datos de los proveedores de Internet (que colaboran con ellos) para descubrir quién emplea Tor y compararlo con otros datos del usuario buscado. Una vez localizado el objetivo, se debe utilizar una vulnerabilidad de Firefox o engañar al afectado para que descargue un malware espía. Francamente, este método me parece más aceptable: si hay una sospecha sobre un potencial delincuente, debe iniciarse una investigación y recogerse datos sobre él puntualmente para obtener pruebas al respecto. Lo de tener la información previamente disponible representa un ataque a la privacidad que no resulta compatible con la idea de una democracia moderna.

¿Qué opinas tú del tema? ¿Crees que Tor se trata de un sistema realmente seguro, o que esta noticia puede tratarse de una falsa filtración de la NSA para atraer a esta red a más usuarios incautos?

Archivado en Estados Unidos, NSA, PRISM, Privacidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion