Siete pruebas de que te has convertido en un sonyer sin remedio

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Sonyer: dícese de aquel aficionado a los videojuegos que, cegado a causa de su entusiasmo por la marca japonesa, se niega a reconocer que existen más opciones interesantes en el mundo del ocio electrónico. ¿Crees que puedes haberte convertido en uno de estos peculiares personajes? ¿Tu aprecio a la multinacional de Kaz Hirai va más allá de la lógica? Pues hemos realizado un listado de síntomas, medio en serio y medio en broma, que te pondrá alerta respecto a si sufres esta “dolencia”. ¡Échale un ojo para ver si te encuentras afectado!

PlayStation 4 con su mando y su cámara

Sony representa una compañía ya mítica en el mundo de los videojuegos, que pronto lanzará su deseada PlayStation 4, y que tiene en el mercado la PS Vita, una consola portátil que no acaba de despegar. Resulta normal que tantos años en el mercado generen aficionados leales, pero algunos llegan a un grado de obsesión que les impide darse cuenta de que en el sector del ocio electrónico existen otras opciones igualmente atractivas, y estas personas nunca dejan de defender a su marca favorita y atacar a sus competidoras. Hablamos de los fanboys de Sony, conocidos como sonyers. ¿Eres uno de ellos? Si varios de estos indicios se dan en ti, probablemente sí:

  • Nunca has jugado entero un título clave de plataformas rivales. Ni un Legend of Zelda, un Mario relativamente reciente, un Halo o un Gears of War. Todos tenemos un tiempo y un presupuesto limitados, pero un verdadero aficionado siempre consigue probar alguna de las franquicias estrella de las consolas rivales por curiosidad.

  • Te gastaste casi 600 euros para comprar el día del lanzamiento una PlayStation 3, a pesar de que la competencia resultaba mucho más seductora, la nueva máquina aún no disponía de un catálogo aceptable y todo lo que ofrecía Sony en ese momento se limitaba a meras promesas.

  • Crees que el catálogo inicial de PlayStation 4 resulta mejor que el de Xbox One. Nadie duda que PS4 apunta alto y que la firma japonesa dispone de muchos grandes estudios que realizarán exclusivas, pero me parece evidente que en el lanzamiento se encontrará en una posición débil.

  • Tienes una PS Vita. Y estás contento con ella. Creo que encontrase satisfecho con el pobre catálogo de la portátil ya lo dice todo, porque representa un problema muy serio para la máquina.

  • No reconoces el mérito de la revolución de Nintendo Wii ni del interesante concepto de Kinect. No se trata de que tengan que gustarte, sino de que seas capaz de ver que se trataron de propuestas muy enriquecedoras, independientemente de que no se adapten a lo que tú esperas en un videojuego.

  • Te sentiste profundamente traicionado el día en que Sony perdió exclusividades como Final Fantasy o Metal Gear, y no quieres comprender que se trató de un movimiento puramente empresarial: PlayStation 3 se reveló incapaz de mantener la cuota de mercado de su antecesora, y dejó de representar un prioridad absoluta para los desarrolladores.

  • Le cuentas hasta a tu abuelita que te vas a comprar una PlayStation 4 nada más salir, que está llena de ventajas: precio, potencia, diseño, funciones onlineTodos tus amigos está hartos de oírte hablar del tema y, si encuentras un fan de Xbox One, el debate que organizas puede prolongarse durante horas.

Aquí termina nuestro breve listado de indicios de que tu pasión por la compañía creadora del Walkman ha ido demasiado lejos. Si te sientes identificado con varios de los puntos anteriomente expuestos, deberías empezar a pensar en agenciarte una temporada una consola de Microsoft o Nintendo para comprobar que en otros sistemas rivales también existen excelentes juegos y que, a pesar de que tengas una opción preferida, lo mejor resulta volverse abierto de miras y conocer al máximo el apasionante mundo del ocio electrónico.

Archivado en PlayStation, PlayStation 3, PlayStation 4, PS Vita, Sony, Videojuegos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion