Compartiendo sangre regurgitada: la inquietante solidaridad entre murciélagos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Murciélago colgando de un techo

Nunca deja de sorprendernos el comportamiento de los animales, de hecho hace poco supimos que las elefantas son capaces de medicarse para provocarse el parto. La verdad es que los murciélagos no se tratan de las criaturas más populares, pero la especie Desmodus rotundus es bastante social y tiene un comportamiento solidario de lo más interesante. Claro que se alimenta de sangre, y eso le hace perder puntos, pero resulta poco probable que un ejemplar te vaya a morder, se contentan con clavarle sus colmillos a cerdos, cabras o vacas. Por desgracia, la caza no siempre tiene éxito.

Y ahí llega el componente social de la especie, que conocemos gracias a io9. Las madres regurgitan la sangre que han obtenido en la boca de sus crías (¡puag!), lo que no sólo las alimenta, sino que les aporta bacterias beneficiosas de la adulta. Pero este comportamiento también se da entre individuos no relacionados. Esta especie forma grupos de componentes femeninos, por lo que podría parecer extraño que se dé de comer a otras hembras que compiten por las presas y los machos. Pero, cuando uno de estos murciélagos no familiares no consigue sangre una noche, puede llegar a ser alimentado por otro.

¿Por qué unos sí y otros no? Pues por las razones más obvias que uno pueda imaginar: amistad y reciprocidad. Si el ejemplar ayuda con el cuidado de las crías del grupo tiene más posibilidades de recibir alimento. Lo mismo ocurre si en el pasado ha compartido la sangre obtenida con quien ahora puede alimentarlo. Desde luego, estas criaturas sí que se pondrían contentas si se enteraran de que se está trabajando muy duro para hacer realidad la primera sangre artificial. Por lo menos, cuentan con la solidaridad para asegurarse que no pasan hambre cuando la caza no va todo lo bien que debería.

¿Qué opinas de esta curiosidad? ¿Te parece desagradable, pero interesante, o simplemente asquerosa?

Imagen | David Dennis

Archivado en Biología, Comportamiento animal
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion