Las radiofrecuencias no afectan negativamente a nuestra salud

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Durante los últimos años, y muy probablemente por el masivo aumento de aparatos electrónicos que usamos, se ha extendido la creencia de que las radiaciones que estos producen son perjudiciales para nuestra salud. Las ondas a las que estamos expuestos constantemente podrían por tanto, alterar procesos en nuestro organismo.

Sin embargo, y como todo, esto es algo que debe estudiarse y demostrarse científicamente. No pueden sacarse conclusiones a la ligera, y menos en aspectos relacionados con la salud de nuestra sociedad. Hoy aquí, en Xombit, hablaremos de una reciente investigación que ha logrado arrojar luz sobre este tema.

antena-movil

Sin ningún efecto nocivo

Un grupo de investigadores españoles, pertenecientes al Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud, ha decidido llevar a cabo una gran revisión. Examinando un total de 350 estudios, con sus respectivos resultados, los expertos han podido llegar a una conclusión.

Como podemos leer en El País, no existen pruebas que indiquen que la exposición a radiofrecuencias es perjudicial, ni siquiera en las personas conocidas como “hipersensibles” o “electrosensibles”. Un sujeto que sufre de electrosensibilidad siente malestar, angustia e incluso dolores, al encontrarse expuesto a ondas como las producidas por el wifi.

Para comprobar qué ocurría realmente con estas personas, una científica húngara, Zsuzsanna Domotor, llevó a cabo un curioso y revelador experimento. En él participaron 72 voluntarios, la mitad de ellos, se consideraban electrosensibles. Todos debían expresar lo que sentían al ser expuestos a un campo electromagnético.

Mientras que los sujetos que no sufrían problemas no experimentaron ninguna sensación, los restantes experimentaron síntomas como mareos, angustia, e incluso fuertes dolores. ¿Dónde está lo especial? En realidad no existía ningún campo de radiación, todo era un montaje.

El porqué de sus sensaciones, por lo tanto, es algo totalmente independiente y que tendrá que ser estudiado en nuevas investigaciones. Sin embargo, todo parece apuntar a una experimentación física de un proceso únicamente psicológico, es decir, lo que conocemos como procesos de somatización.

Dolor-de-cabeza

De esta manera podemos comprobar la escasa validez científica que poseen muchos de los hechos que damos por conocidos. Todo debe estudiarse y comprobarse debidamente, de lo contrario, corremos el riesgo de caer en la ignorancia.

También puede interesarte | La globalización y su impacto en la calidad del aire.

¿Qué te ha parecido lo revelado por esta investigación? No olvides dejar tu opinión.

Archivado en Investigación, Salud
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion